Pasar al contenido principal

Este es el nuevo juguete de Jon Olsson: un Rolls-Royce Wraith salvaje con 810 CV

Él mismo dice que jamás lo invitarán al Club Rolls-Royce. Al menos lo tiene claro.

Lo ha bautizado como George The Rolls y la verdad es que el nuevo Rolls-Royce de Jon Olsson mola. Es genial ver a gente buscando siempre dar su toque en los coches que posee y sin lugar a dudas, Jon Olsson es el mejor ejemplo de un petrolhead con mucha personalidad. ¿Recuerdas su Lamborghini Huracán con portaesquís, más de 800 CV y un sistema de escape absolutamente escandaloso? Este esquiador sueco siempre ha optado por este tipo de coches, pero hoy nos ha sorprendido a todos con su última adquisición: ¡un Rolls-Royce Wraith! De primeras parece que le pega poco, pero ya se ha encargado él de mandar al cuerno cualquier atisbo de aburrimiento que pueda tener el coche.

Te interesa: así suena un Rolls-Royce Phantom a escape libre y dándolo todo

Y es que, leyendo el blog de Jon Olsson, es interesante comprobar la bendita locura que tiene en su cabeza. Su primera idea era crear una especie de Rolls-Royce con estética off-road: es una pena que entre una cosa y otra no llegara a concretarse, aunque promete novedades en este apartado de cara al invierno. Como eso no le ha dado tiempo, ha decidido modificar su Rolls-Royce Wraith de cara al verano, con una baca en la parte superior para la tabla de surf y muchos caballos bajo el pedal derecho.

810 CV para ser más exactos. El bloque V12 biturbo ha visto aumentada su potencia en casi 200 CV, gracias a la modificación de la sobrealimentación: en otras palabras, al modificar la presión del turbo. Olsson siempre da más potencia a sus coches, así como un sonido mucho más espectacular: ¿un Rolls-Royce para hacer ruido? ¿En Serio? ¿Por qué no?

 

 

No obstante, aunque mecánicanicamente ha sido modificado en profundidad, los principales cambios son estéticos. Los faros extra tanto en la calandra como en la parte superior le dan un aire aventurero muy interesante, como aquellos viajeros de principios de siglo que recorrían mundo con su Rolls-Royce. Además, también recuerdan la procedencia sueca de Olsson, donde este tipo de faros son más que habituales. Mención aparte también merecen las enormes llantas de 24 pulgadas obra de Forgiato.

Otra de las novedades estéticas afecta a la pintura, en acabado de camuflaje blanco y negro con muchos elementos de la carrocería pintados en color negro para aumentar la sensación de agresividad: los faros o la calandra son buenos ejemplos: todo está a juego con la nueva colección de maletas que ha creado para este coche. La verdad es que no necesita mucha más presentación, simplemente debes dirigirte a la galería y echar un vistazo a las fotos y al vídeo. ¿Deberían matarlo por hacer esto a un Rolls-Royce? ¿O le deberíamos aplaudir? Lo que está claro es que Jon Olsson y su George The Rolls no deja a nadie indiferente.

Lecturas recomendadas