Pasar al contenido principal

Vídeo: un Rimac Concept_One arrancándole las pegatinas a un Bugatti Veyron

Ahora, sí: quiero un coche eléctrico...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Es muy posible que seas de esas personas que jamás creyeron posible que un coche eléctrico pudiera llegar a ser más rápido que un deportivo de pura raza. Y también es posible que creas que jamás aparecerá un vehículo propulsado por este tipo de energía capaz de plantarle cara al espectacular Tesla Model S P100D, el automóvil de producción más rápido en la actualidad. Seas del lado que seas, te equivocas: échale un ojo al vídeo que te dejo a continuación en el que podrás ver a un Rimac Concept_One arrancándole las pegatinas a un Bugatti Veyron

¿No conoces a Rimac Automobili? Se trata de una compañía croata especializada en los superdeportivos de alta gama... y alto voltaje: en estos momentos sólo dispone de dos modelos dentro de su gama y en ambos casos se trata de vehículos propulsados por energía eléctrica. ¿Sus nombres? Rimac Concept_S... y el protagonista del vídeo de hoy: el Rimac Concept_One. 

La historia de los deportivos de Koenigsegg

La unidad dorada que ves en el vídeo del Rimac Concept_One arrancándole las pegatinas a un Bugatti Veyron tiene un total de 1.100 CV y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos, hasta una velocidad máxima de 355. Si aún no te ha causado demasiada impresión, déjame que te haga partícipe del dato de par motor que ofrece: 1.600 Nm. Mil seiscientos. ¿Aún sigues sin sentir curiosidad? Pues sí que eres difícil, ya que el mismísimo Christian Von Koenigsegg -el director de una de las compañías de hiperdeportivos más brutales creadora del Regera o el One:1 en cuya fábrica nos pudimos colar hace muy poco- se quedó prendado de sus ideas y colabora estrechamente con ellos. 

¿Todavía sigues creyendo que el coche eléctrico no tiene futuro? Reproduce el vídeo del Rimac Concept_One arrancándole las pegatinas a un Bugatti Veyron y comienza a convencerte de lo contrario. Una pista: como es eléctrico no importa que su matrícula sea par o impar...

Lecturas recomendadas