Pasar al contenido principal

Alfa Romeo da la espalda a la pasión y abraza los SUV

Se rinde a la lógica racionalidad del mercado.

nuevo modelo compacto italia diseño rojo

El futuro de Alfa Romeo se ha vuelto a escribir. Hace unos meses os hablábamos sobre la llegada de un nuevo Alfa Romeo 8C y de un sedán deportivo de más de 600 CV, poniendo sobre la mesa que Alfa Romeo, sobretodo, es una marca apasionante y que ama los coches deportivos. Pues bien, hoy todas nuestras esperanzas se han ido al traste: el futuro de Alfa Romeo pasa por los SUV. Fin de la historia.

Y es que el Grupo FCA ha replanteado la estrategia de futuro de Alfa Romeo y ha decidido optar por la lógica y el sentido común, en un mercado donde el dinero se consigue en ciertos nichos muy claros y concisos. Después de que el Alfa Romeo Mito y el querido Alfa Romeo 4C dejaran de fabricarse, el próximo podría ser el Alfa Romeo Giulietta. No, sabemos que un Giulietta basado en el Giulia podría ser fantástico, pero por el momento no está en los planes.

Los planes hablan exclusivamente de SUV, SUV y más SUV. En 2020, la gama de Alfa Romeo se reducirá previsiblemente a dos modelos: el Giulia y el Stelvio. En 2021, ambos modelos serán actualizados para seguir siendo atractivos en la segunda mitad de su vida útil. Pero en 2021 llegarán nuevas novedades más interesantes.

 

En 2022 el 75% de los Alfa Romeo serán SUV

El primero será el Alfa Romeo Tonale, el esperado SUV de tamaño medio con el que Alfa Romeo quiere competir en el segmento premium dominado por el Audi Q3 o el BMW X1. Será sin duda un coche importante para la marca, ya que se espera que sea estéticamente espectacular y con un rendimiento dinámico de primer nivel.

 

 

Después, ya en 2022, se espera la llegada de un Alfa Romeo del segmento B, un B-SUV pensado para competir contra súper ventas como el Nissan Juke, el Mini Countryman o el Renault Captur. Dicho de otra manera: el Alfa Romeo Mito y el Giulietta dejan paso a sus equivalentes en forma de SUV. Una estrategia que les puede salir bien o les puede salir bastante mal.

¿Por qué? Pues porque Alfa Romeo es una marca que debe seguir apostando por la pasión por conducir, por el diseño y por el buen gusto. Con esta decisión, Alfa Romeo se rinde a las decisiones del mercado, pero llega tarde y mal. Todos sus competidores ya están perfectamente posicionados en estos segmentos de moda y quizás cuando lleguen estos modelos al mercado, será el turno de otros conceptos, como los coches eléctricos con carrocerías cada vez más prácticas, como el Volkswagen ID.3 o el Seat El Born.

En definitiva. Con estos cambios de rumbo imprevisibles, FCA deja claro que Alfa Romeo es más un problema que una solución y no está claro cuál tiene que ser el rol de la marca de Arese. Hasta hace cuatro días, el objetivo era convertir a Alfa Romeo en una marca 100% premium, con modelos deportivos de altísima gama y un nuevo SUV de lujo. Hoy el futuro de Alfa Romeo parece destinado a ser una marca generalista con protagonismo dentro de Italia y poco más. Esperemos que no la dejen morir como hicieron con Lancia.

Más:

SUV

Y además