Pasar al contenido principal

El peso de un nombre: ¿por qué Caterham fracasó en la Fórmula 1?

Una triste historia que no hace honor a su nombre.

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Caterham F1

Hablar de Caterham es hablar de emociones. Sin embargo, la compañía no logró que esas sensaciones llegaran al Gran Circo y fracasó en la Fórmula 1. Pero, ¿por qué? ¿Cómo una marca que es capaz de transmitir tanta deportividad y diversión al volante -como comprobamos en la prueba del Caterham Seven 310R- no logró estar a la altura?

No te pierdas: ¡Top Secret! El deportivo de Caterham que nunca existió

Todo es mucho más complejo que eso... El Caterham F1 Team inició su andadura en el año 2009 y aunque te parezca extraño, detrás de él estaba el Gobierno de Malasia y algunas grandes compañías como AirAsia, por ejemplo, lo que demostró desde un primer momento que ahí tomaban un peso especial los negocios.

Sin embargo, cuando en 2010 estaba listo para participar en su primera temporada, no lo hizo bajo el nombre de Caterham, sino como 1Malaysia F1 Team, aunque más tarde pasaría a llamarse Lotus Racing, ya que el responsable del equipo, Tony Fernandes, era el propietario de Lotus. Aquel año, sus pilotos fueron Jarno Trulli y Heikki Kovalainen y no lograron más que un décimo puesto cuando acabó el campeonato.

 

Caterham Seven SuperSprint, ¡el más retro mola más!

 

Y es que la polémica estuvo presente en el equipo prácticamente desde su fundación. En ese mismo año, Proton, empresa asociada a Lotus, decidió abandonar el proyecto y por tanto, el nombre de Lotus ya no podía ser utilizado. Pero para referirnos al equipo como Caterham todavía hubo que esperar un poco más...

Fernandes se unió entonces a 'Team Lotus Venture' y pasó a llamarse 'Team Lotus', pero ni el nuevo nombre le trajo cambios al equipo, que tampoco logró superar su resultado del año anterior ni marcar ningún punto debido a la gran cantidad de problemas que se sucedieron durante toda la temporada.

 

¿Sería el nombre de Caterham la solución?

En 2012, el nombre de Caterham saltaría finalmente a la palestra. Tony Fernandes, harto de contratiempos con el tema del nombre Lotus -recuerda que Proton había entrado a formar parte de Renault y quería usar Lotus de nuevo, decide que ya que Team Lotus Venture ha comprado 'Caterham Cars', es hora de utilizar esta ventaja.

Nace entonces Caterham F1 Team, un equipo que además llega con muchas novedades técnicas como por ejemplo, la incorporación del KERS. ¿Suficiente para triunfar? No. Tampoco la llegada de Vitaly Petrov, que trajo capital fresco al equipo en forma de patrocinios, lograría situar a Caterham en una situación decente.

 

 

Es por eso que en 2014, Tony Fernandes lo vendió -cediendo previamente la dirección del equipo a Cyril Abiteboul (que hoy está al cargo del equipo Renault F1 Team)- a un conglomerado de empresas suizas y árabes, que lejos de sacarlo de la zona de cuidados intensivos, lo llevaron hacia el abismo, donde volvería a perderse el nombre de Caterham. 

En 2015, pasaría a llamarse 1Malaysia Racing Team, aunque no llegaron a competir y diríamos adiós a Caterham en la Fórmula 1 de manera definitiva. Esta historia no tiene final feliz; es más, nos parece injusto que un nombre así quedará reflejado en los anales de la categoría del automovilismo de esta forma. Pero por suerte, Caterham sigue ofreciendo coches nuevos con los que pecar, como el Caterham Seven... 

Todo lo que debes saber sobre Caterham está en nuestras fichas

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear