El DS7 Crossback E-Tense podría ser su coche híbrido más importante

De los primeros en enchufarse

El primer modelo nacido como DS

El DS 7 Crossback E-Tense será el SUV híbrido que llegará en 2019 y que se convertirá con toda probabilidad en uno de los coches híbridos más importantes. Si no en general, sí al menos para la propia DS. 

Porque, para empezar, el DS 7 será el primer SUV premium (llámalo crossover premium si quieres) de su tamaño que tendrá una versión híbrida enchufable, lo que le permitirá ganar bastantes enteros para todos aquellos que busquen un modelo en la parte alta del segmento SUV compacto, vivan en ciudad y padezcan las regulaciones anticontaminación que se están activando cada vez en más ciudades y con más asiduidad.

Vídeo: cómo funciona el DS 7 Crossback híbrido

En cuando a híbridos, DS ya anunció, durante la presentación en la que pudimos probar el nuevo DS 7 Crossback, que toda su gama tendrá una versión eléctrica o electrificada. El primero en llegar será precisamente el DS7 E-Tense, un enchufable que, según nos dijeron conseguirá unos 50 km de autonomía en modo eléctrico.

El tiempo de carga del DS 7 PHEV será de siete horas en un enchufe normal, cuatro horas en uno de 14,4 amperios y tan solo 90 minutos con un 'wallbox' de 32 amperios. Le pregunté a un ingeniero si pensaban poner varios modos adicionales como un 'battery hold' o un sistema de carga en marcha, pero me dijo  que lo estaban estudiando. Me sonó a un "¿Sabes contar? Pues no cuentes con ello"...

Motor del DS7 híbrido

Los motores de gasolina de la gama del DS 7 son, en realidad, uno (llegará un tres cilindros de 130 CV en octubre de 2018). Me explico: se trata de un PureTech 1.6 de 180 o 225 CV, aunque en DS 7 E-Tense utilizará una versión de 200 CV. Reconozco que no pude averiguar si se trata del THP que montaban otros modelos de Peugeot o una variante de los nuevos propulsores, pero sí que estará a ayudado por dos propulsores eléctricos de 13 kWh y 90 kW de potencia.

El motor eléctrico delantero se sitúa junto a la caja de cambios, mientras que el posterior está en el eje trasero. Con esta configuración se consigue además otro beneficio: convertir al SUV de DS en un modelo 4x4. El principio de funcionamiento de la tracción integral es idéntico al del Peugeot 508 RXH Hybrid: un motor eléctrico impulsará las ruedas de atrás y, en caso de que se quede sin carga, será el bloque de combustión el que actuará como generador, por lo que la tracción integral queda garantizada en todo caso.

El DS 7 Crossback no es un modelo campero, por lo que no hace falta que te preguntes si irá bien en campo. El plus que aportan las cuatro ruedas motrices a este coche híbrido se podrá aprovechar mucho mejor a la hora de circular por terrenos húmedos, resbaladizos o helados, pero poco más. Eso sí: al menos no se reduce la altura libre al suelo, que es de 190 mm.

Y no puede ser de otro modo: el DS 7 Crossback híbrido necesitará un buen pack de baterías: en este caso irán colocadas bajo el asiento posterior sin quitar demasiado espacio (o eso prometen) al maletero. Eso sí: pesan 120 kilos, a lo que habrá que sumar unos cuantos más de los motores eléctricos y todos sus sistemas de control. Clacula que, en total, debería pesar entre 250 y 300 kilos más que una versión de 225 CV.

 

Lecturas recomendadas