Pasar al contenido principal

La increíble historia de la plataforma UKL de BMW por la que nadie daba un duro

¡Las primeras impresiones a veces engañan!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
BMW Serie 2 Active Tourer

Seguro que te acuerdas de la llegada del BMW Serie 2 Active Tourer… ¡Ah! ¿Cómo no? Fue el primer BMW con tracción delantera y el comienzo de la increíble historia de la plataforma UKL de BMW. O al menos, la primera vez que comprobamos que BMW iba en serio con ella.

Sin embargo, para ponernos en situación tenemos que remontarnos al año 2012, pues fue ahí cuando se habló de los planes de futuro de la plataforma UKL de BMW, que iba destinada nada menos que a 12 modelos de tracción delantera. “¡Sacrilegio!”, pensamos. ¿Qué hace BMW renunciando a su espíritu deportivo? Las críticas no tardaron en llegar. 

No te pierdas: ¡Los 3 BMW más baratos que puedes comprar ahora!

La plataforma UKL suponía una ruptura total con la historia de una firma como BMW, marcada por la propulsión. Sin embargo, Ian Robertson, responsable de ventas y marketing de la marca, hizo una llamada a la calma por aquel entonces, hablando de las múltiples ventajas que una plataforma así podría tener.

En primer lugar, porque permite lanzar a la vez muchos modelos diferentes, ya que todo el proceso de ingeniería es común y se hace de una misma vez. Este tipo de estructuras ayudan, por tanto, a reducir los costes de producción ya que, al ser muy flexibles, pueden servir como estructura de infinidad de modelos que a priori no parecen tener nada que ver. 

 

 

De hecho, en los próximos años podríamos ver coches nuevos de BMW con la plataforma UKL (UKL significa ‘UnterKlasse’) como el BMW Serie 2 Gran Coupé, el BMW X2 2018 e incluso el propio BMW X1, todos ellos ofrecidos como tracción delantera y total. Pero también el nuevo BMW Serie 1, único compacto a propulsión, correrá la misma suerte y entrará a formar parte del grupo de coches de BMW que montan la plataforma UKL.

¿El objetivo? No quedarse fuera de un segmento en el que la gente busca mayor practicidad y un precio más asequible ya que los vehículos de tracción delantera no son tan caros como los de propulsión.

Se gana además espacio en el habitáculo y para los ocupantes, el maletero también aumenta su capacidad y la empresa puede a su vez ahorrar dinero. Por tanto, ¿ha sido la historia de la plataforma UKL tan desastrosa como se esperaba? Desde luego que no, aunque será más bien cuestión de gustos. 

Sigue siendo una plataforma versátil, con una variante conocida como UKL2 para versiones híbridas enchufables y con tracción total xDrive. En ellas, por ejemplo, permanece aún (aunque de manera discreta) su herencia de propulsión gracias al motor eléctrico montado sobre el eje trasero o al envío de potencia en las versiones de tracción integral. Y este parece ser es el futuro de los de Múnich... ¡Dale una oportunidad! 

Lecturas recomendadas