Pasar al contenido principal

Liberty Walk Lexus LC500. ¿Le harías esto a tu coche?

Sinceramente, yo ya no sé si es un horror o una genialidad.
Lexus LC500 Liberty Walk

Independientemente de sus prestaciones, que no son malas, los modelos que fabrica Lexus, refiriéndome siempre a sus coches deportivos, suelen estar entre los mejores coches híbridos que puedes comprar en este momento. Por fiabilidad y también por imagen. Porque es innegable que sus modelos son muy atractivos, con un diseño muy afilado y agresivo. Ahora bien, lo que se ha hecho con este Lexus LC500 Liberty Walk ha sido llevado al extremo. Y yo, si te digo la verdad, no sé si me gusta o me horroriza. Estoy bastante confundido.

Lexus LC500 Liberty Walk: ¿qué es esto?

Apuesto a que el Lexus LC500 de Liberty Walk es un Lexus LC500 que jamás podrías haber imaginado en tu cabeza. Resulta complicado determinar si se trata de una 'masterclass' de tuning o de un ejemplo de cómo desperdiciar mucho dinero en un tiempo récord. De todas formas, no creo que haya mucha gente por ahí que piense que este coche tiene un aspecto soso o poco llamativo.

Lexus LC500 Liberty Walk

Hay unos grupos ópticos delanteros muy puntiagudos con una firma luminosa LED reconocible, una parrilla frontal enorme, unos faros traseros realmente atractivos y un sabor generalizado a Lexus LFA a lo largo y ancho de toda su carrocería. ¿Quieres que sea sincero? Me encanta. Me parece que es uno de los coupés más trabajados que hay en la actualidad si hablamos puramente de diseño.

Entonces, ¿qué debería pensar del Lexus LC500 de Liberty Walk? Pues no lo sé. No tengo ni la más remota idea. Con el preparador japonés basado en Nagoya no hay medias tintas, y en este trabajo queda patente. Los pasos de rueda con remaches que hacen que la carrocería sea más ancha, faldones por todas partes, unos neumáticos con un ángulo de caída extremadamente negativo... no hay por dónde cogerlo. ¿O sí?

Lexus LC500 Liberty Walk

También incorpora una suspensión neumática, por cierto. Ah, y el kit puedes pedirlo para recibirlo en tu propio domicilio y montarlo tú. Hasta en el híbrido. Pero por favor, no lo hagas. Además, te costará una pasta. Los paneles son de plástico reforzado con fibra de vidrio o CFRP, y el precio final va desde más o menos 11.000 hasta aproximadamente 16.500 euros, dependiendo del alerón que elijas y de las opciones. No es para nada barato, pero bueno, si quieres destacar entre la multitud ahora mismo no se me ocurre nada mejor.

Y además