Pasar al contenido principal

¿Por qué el Mercedes GLB es mejor que un Mercedes Clase B?

No me digas que no te parece molón.

Mercedes GLB 2019

El Mercedes GLB ha supuesto un soplo de aire fresco en la oferta de Mercedes. El fabricante de Stuttgart parece tener una obsesión por fabricar un modelo para cada cliente, a medida. Su gama es la más amplia de todo el sector mundial de la automoción, y ofrece desde compactos hasta camiones, pasando por SUV, berlinas de lujo, todoterrenos de verdad, deportivos... en fin. Todo lo que alguien necesite en términos automovilísticos está en Mercedes. Y el nuevo Mercedes GLB es la mejor prueba de ello, pues su hueco estaría cubierto por el Clase B a priori. Pero solo a priori.

¿Por qué comprar un Mercedes GLB?

Sería un necio si dijera que el nuevo Clase B es un mal coche. Este monovolumen compacto cubre las necesidades de prácticamente cualquier familia de cuatro o menos miembros. Sin embargo, tiene al enemigo en casa, y ese no es otro que el Mercedes GLB. El nuevo SUV urbano de la firma alemana llega pisando fuerte, y la primera razón por la que elegirlo con respecto a un GLB la tengo bastante clara: su estética. Salvando las distancias, sus formas cuadradas me recuerdan a las de un Clase G, y eso siempre es bueno.

Mercedes GLB 2019

Además, al contrario de lo que parece el resto de su competencia, el Mercedes GLB no tiene un aspecto de todoterreno inofensivo. Viéndolo por primera vez parece que tiene incluso aptitudes offroad. Es rudo. Me encanta. ¿Lo mejor? Que a pesar de todo no pierde esa sofisticación que tienen los últimos lanzamientos de la compañía a germana. Sí, también utiliza algún que otro motor derivado de Renault, pero eso no tiene por qué ser malo, ni mucho menos. Prueba un Mercedes con motor Renault y me cuentas qué tal la experiencia. Ni lo notarás.

En cuanto al interior no tengo quejas, pues estamos hablando de un coche que presume de espacio. Y de tecnología. En este punto sí que está más igualado al Clase B, ya que el monovolumen también está repleto de adelantos como las dos pantallas de instrumentación e infoentretenimiento. Eso sí, el maletero del Mercedes GLB es mayor: tiene una capacidad de 560 litros, 105 litros más que el Clase B en su configuración interior más generosa para rascar el máximo espacio detrás.

Mercedes GLB 2019

Para terminar, todo el mundo sabe ya a estas alturas lo fácil que es entrar y salir de un SUV debido a que son coches más altos. E igualmente sencillo es meter y sacar equipaje del maletero, o instalar el sistema de retención infantil de tu hijo o hija. Eso por no mencionar que la visibilidad es mayor al ir sentado más alto. Señoría, he terminado con mi argumentación.

Y además