Pasar al contenido principal

Prototipos olvidados: Jaguar Kensington, el que terminó siendo un Daewoo

lujo sedan prototipo olvidado concept car
Si nunca has oído hablar de él, tranquilo, es normal.

El Jaguar Kensington es uno de los prototipos más raros que se recuerdan. Un vehículo que pasó por la vida sin pena ni gloria y sin cumplir sus objetivos marcados: ser un auténtico soplo de aire fresco en el diseño de las berlinas de lujo de Jaguar. Sin embargo, tampoco se puede decir que fuese un Jaguar, ya que en realidad fue un proyecto de Italdesign.

A ver, vayamos por partes. En los años 80 y 90, las empresas de diseño se encargaban de imaginar conceptos que más tarde debían vender a las marcas. El Jaguar Kensington se presentó en el Salón de Ginebra de 1990 como una maqueta, con el objetivo claro de mostrarse como la berlina de lujo del futuro. Elegante, proporcionada y sofisticada.

Jaguar Kensington, la berlina del futuro

El proyecto primero se presentó como maqueta, pero Italdesign tenía un objetivo claro: debía convencer a Jaguar que necesitaba un cambio de aires a nivel estético. Para ello, fue al Salón del Birmingham con un Jaguar Kensington plenamente funcional, utilizando un Jaguar XJ12 Series III como coche donante. Es decir, un sedán con un pedazo V12 bajo el capó.

 

 

El chasis y otros componentes técnicos se mantuvieron sin cambios, las novedades afectaban a la estética y al interior. Bajo el motor se encontraba un V12 de 5.3 litros capaz de desarrollar 300 CV y que permitía a este grandullón poder acelerar de cero cien en menos de ocho segundos. La velocidad máxima rozaba los 250 km/h. Y todo rodeado de un gran lujo.

Un diseño demasiado diferente

Jaguar durante el Siglo XX fue una de las marcas más conservadoras y poco innovadoras en el apartado estético. Todas sus berlinas tenían que ser iguales: faros redondos, parrilla prominente y una caída elegante de la zaga. Lo que propuso Italdesign con el Jaguar Kensington era algo nuevo y revolucionario.

 

lujo sedan prototipo olvidado concept car

 

Líneas más finas, elegantes y alargadas. Con una gran distancia entre ejes que permitía un interior muy amplio. El frontal dejaba de lado el clásico diseño de la marca para apostar por unas ópticas minimalistas y que recuerdan a las del BMW Serie 5 de 1995, un lustro después de la presentación de este Kensington.

La zaga era bastante curiosa, con los pilotos completamente colocados en el interior del portón, aunque con un diseño que sí recordaba a otros Jaguar de la época, como el XJ Series 3. Elementos como las llantas de plato ponían su punto futurista. Demasiado para una marca tan conservadora como Jaguar.

¿Qué pasó con él?

Como era de esperar desde Coventry no hicieron ni caso a Italdesign y en 1994 presentaron la nueva evolución del Jaguar XJ, con sus cuatro faros delanteros y su diseño clásico. No fue hasta el año 2010 cuando la marca decidió eliminar los faros redondos y apostar por un diseño mucho más afilado e innovador.

 

Italdesign diseno lujo generalista

 

¿Qué hizo pues Italdesign? Pues buscó nuevos clientes para esa berlina. El objetivo era ofrecérselo a marcas premium pero finalmente terminó en las manos de una marca coreana con mucha ambición en esa época: Daewoo. Y así, amigos y amigas, nació el Daewoo Leganza, el intento de berlina premium coreana de bajo coste para mejorar la imagen de marca.

Lo más curioso de todo es que Italdesign solo necesitó tres meses para diseñar esta versión para Daewoo, por lo que si os fijáis bien, las similitudes con el Kensington son muchas. ¡Y esta es la historia del Jaguar del futuro que terminó siendo un Daewoo! Curioso, ¿Verdad?


 

Y además

Buscador de coches