Pasar al contenido principal

¿Por qué son tan largas las rectas de las autopistas alemanas ?

¡Ay, estos alemanes!

Imagen de perfil de Javier Prieto
Autobahn

¿Por qué las autopistas alemanas tienen rectas tan largas? Esa es la pregunta que nos hemos traído después de recorrer (casi) los 7.000 km de las llamadas Autobahn y que hoy trataremos de responder. 

Mira a este: Mercedes AMG E63 S a 300 km/en una recta alemana 

 

El embrión 

Los orígenes de las Autobahn y de sus rectas, claro, hay que buscarlo a finales de los años 20, durante la República de Weimar. Fue en aquella època cuando se gestó la idea de crear autopistas que conectaran ciudades del modo más rápido posible en Alemania.

Y claro como dice un amigo, la línea recta es el camino más corto entre dos puntos. Pues así nació el primer tramo comprendido entre Colonia y Bonn en 1932.

 

Hitler y el asfalto

Cuando el genocida Adolf Hitler llegó al poder en 1933 abrazó con entusiasmo el proyecto de la República de Weimar y lo hizo suyo. Con esta iniciativa quería mostrar la grandeza de su país (presuntamente) ario e insuflar entre todos sus súbditos ciudadanos el orgullo nacionalista.

 

Las Autobahn y Hitler

 

Así las cosas, se puso como un loco -algo que no nos extraña dado el personaje- a construir una extensa red de carreteras. Quería que los alemanes pudieran viajar por su tierra en el menor tiempo posible, ah y disfrutar del paisaje. Esto último no es una broma. 

Pues en ese momento de la historia es donde comienzan a multiplicarse los tramos en línea recta como si del milagro de los panes y los peces se tratara.Y es que a la mínima posibilidad que tenían, te plantaban una sección sin curvas allí donde la orografía lo permitía. 

 

Récords de velocidad en las Autobahn

Como los teutones son de darle mucho a la cabeza y aprovecharlo todo, pronto pensaron en una nueva función para esas rectas eternas de las Autobahn.

Se les ocurrió crear unas competiciones de coches para batían el récord mundial de velocidad. Mercedes y Auto Union eran los fabricantes que se disputaban la gloria, un buen premio en metálico y los favores del Káiser . Sí, sí. Como lo oyes... en ¡autovías públicas!

A tal fin, eligieron como recinto la primera sección construida (Francfort - Darmstadt), que además era una de las más largas. Por cuestiones de seguridad, cerraban al tráfico en esos tramos. Solo faltaba.

 

El piloto Rosmayer en la Autobahn

 

Pasado un tiempo se les fue la cabeza dando gas y uno de los pilotos más conocidos de la época, Bernd Rosemeyer, se mató el 28 de enero del 38 al estamparse con su Auto Union Type C.

Aquel día trataba de batir la marca de 432,7 km/h lograda unos minutos antes por Rudolf Caracciola a lomos de un Mercedes W125. Por cierto, dicho registro sigue vigente a día de hoy. 

 

 

Pues sí, a los asesinos del régimen también les molaban las pruebas de velocidad...aunque solo fuera como elemento de propaganda. Tanto es así que Hitler impulsó el desarrollo de coches de carreras.

 

Autovías transformadas en aeródromos militares

Ya metidos en plena II Guerra Mundial a los colegas del sátrapa se les ocurrió darle una utilidad bélica a esas generosas rectas de las Autobahn. Se convirtieron en pistas de despegue y aterrizaje auxiliares para los aviones de la Luftwaffe.

 

Munich-Salzburgo

 

Y es que estos alemanes no dejaban pasar la oportunidad de convertir cualquier infraestructura civil en un arma al servicio del mal.

Afortunadamente todo aquello pasó y hoy constituye una de las redes de carreteras más eficientes del mundo que mantiene unidas las urbes principales del país.

 

Lecturas recomendadas