Pasar al contenido principal

¿Sabes por qué suena así de rara la marcha atrás?

No, nosotros tampoco

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ferrari California cambio manual transmisión interior lujo cuero

Ya es bastante complicado es explicar lo que es el par como para meterse en otras peleas. Pero es probable que hoy te hayas despertado con ganas de saber por qué suena así la marcha atrás.

No, no vayas por donde no debes, que hablamos de coches. La marcha atrás es superútil cuando quieres hacer alguna carrera, hacer un cambio de sentido en la autopista sin necesidad de utilizar una salida y, bueno, también para aparcar.

Vídeo: cómo se fabrica una caja de cambios

El caso es que cuando vas andando por la calle y se te acerca un coche por la espalda, sabes si viene hacia adelante o marcha atrás. Esto es debido al sonido.

Curiosamente, lo que oyes no es el motor. Tampoco tu hermano pequeño/hijo/sobrino simulando el ruidillo ese. Son, sencillamente, los engranajes de la caja de cambios.

Y es que la explicación es tirando a sencilla... dentro de un orden. En los coches de calle los engranajes de esa obra de la magia negra que es la caja del cambio son heliciodales. Al tener esta forma se consigue, entre otras cosas, que sea más suave y también silencioso. A cambio, hay que añadir elementos como los sincronizadores para que no rasque al cambiar de marcha. 

Engranaje helicoidal

La marca atrás suena así porque los dientes de los engranajes son rectos. Esa solución les gusta a los del departamento de finanzas porque son más baratos de producir. Ten en cuenta que el motor siempre gira hacia el mismo sitio, por lo que si quieres variar el sentido de la marcha, tienes que meter piñonería de por medio para conseguirlo. Hay que ahorrar como sea.

Dientes rectos

Aparte de baratos, los dientes rectos tienen otra ventaja: no necesitan sincro. En las marchas hacia adelante los engranajes van unidos y son los diversos ejes los que van transmitiendo el movimiento. En el caso de la marcha atrás, los engranajes de dientes rectos se engranan directamente entre sí. De ahí la razón por la que suena así la marcha atrás. En realidad es una especie de clac, clac, clac producido miles de veces por minuto.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear