Pasar al contenido principal

Así es el sistema ISA que limitará a los coches nuevos a partir de 2022

Alta velocidad

Su objetivo, reducir los accidentes y la mortalidad

Los cambios en el automovilismo están a la orden del día y uno de los más llamativos llegará en 2022. Se llama sistema ISA -Intelligent Speed Assistance- y se implementará de forma obligatoria para los coches homologados en Europa a partir del próximo año. ¿Su objetivo? Ayudar al respeto de los límites de velocidad y disminuir los accidentes de tráfico.

Forma parte de un grupo de normativas de seguridad aprobadas por la Comisión Europea en 2018 y en esencia consiste en un software que lee las señales de la carretera y avisa al conductor de los límites establecidos en cada vía, animándole a no superarlos. Para ofrecer esta información con la mayor precisión posible, el sistema ISA también se servirá de una base de datos y del GPS.

Funcionamiento del sistema ISA

Esta es la explicación general, pero ¿cómo funciona el sistema ISA? En primer lugar, se recibe la información de la posición del coche desde el GPS y el sistema obtiene el límite de velocidad de la vía mediante un mapa digital y una cámara que reconoce las señales. Así, posteriormente se muestra el límite al conductor en el cuadro de instrumentos y el sistema podrá incluso limitar la potencia de nuestro vehículo para impedir que superemos la velocidad permitida.

Esto no querrá decir que en ningún caso podremos sobrepasar estos límites, eso sí, ya que ese límite de potencia se eliminará si aceleramos más nuestro coche. Además, también tendremos la potestad de pausar el sistema o incluso apagarlo si lo deseamos, lo cual puede ser útil si necesitamos realizar algún adelantamiento en carretera. No obstante, veremos una advertencia en el cuadro de mandos y escucharemos un sonido de aviso si superamos el límite durante un tiempo prolongado.

Niveles del sistema ISA

Según ha especificado la Comisión Europea en este sentido, contaremos con tres niveles del sistema ISA:

  1. ISA informativo: recibiremos un aviso visual o auditivo si superamos los límites establecidos para la vía.
  2. ISA de apoyo: el sistema presionará el pedal del acelerador hacia arriba para que disminuyamos la velocidad. Pisando el pedal con fuerza, podremos anular temporalmente este efecto.
  3. ISA interviniente: puede actuar directamente sobre la centralita del coche y tendremos que dar un acelerón si necesitamos superar el límite por alguna razón.

Estas serán las funciones que desempeñará el sistema ISA, por lo que en ningún supuesto llegará a frenar nuestro vehículo, aunque sí podrá limitar su aceleración. En cualquier caso, la responsabilidad final recaerá sobre el conductor, que será decidirá si desea cumplir o no los límites establecidos.

Con este nuevo elemento, la Comisión Europea considera que se ayudará a reducir el número de colisiones en carretera hasta un 20%, y las muertes en carretera, en un 30%. Así, el sistema ISA se unirá a otros obligatorios para los coches nuevos como la cámara trasera con detección de tráfico, el detector de fatiga y somnolencia, la caja negra, la frenada de emergencia, el aviso de cambio involuntario de carril, la alerta de cinturón desabrochado en las plazas traseras y el bloqueo del vehículo mediante un alcoholímetro.

Buscador de coches

Y además