Pasar al contenido principal

Los vehículos del Desembarco de Normandía: héroes sobre ruedas del Día D

Una fecha histórica en la que el mundo del motor se puso al servicio de la lucha por la paz.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Actualizado
Los vehículos del Desembarco de Normandía

Con motivo del 74 aniversario del Día D, te presentamos los vehículos del Desembarco de Normandía Operación Overlord. ¿Sabías que ese comando de camionestodoterrenos y motocicletas fueron esenciales en el éxito de la ofensiva del Ejército Aliado?

Sin ellos, el movimiento de tropas, la atención de los heridos, así como el suministro de combustible y materiales de guerra, habrían resultado imposible. Por tanto, se convirtieron en los protagonistas mecánicos de la considerada mayor operación logística y bélica en la historia de la Humanidad. 

 

D Day

 

No hay que olvidar que a las playas de Omaha, Utah, Sword, Juno y Gold, llegaron el 6 de junio y en fechas posteriores, unos 50.000 héroes de dos, cuatro y seis ruedas que acompañaron a un contingente de 175.000 hombres. 

 

Jeep Willys, la estrella de 'Overlord'

El modelo icónico de los vehículos del Desembarco de Normandía lo representa el Jeep Willys, uno de los primeros 4x4. Su versatilidad, agilidad y robustez en (casi) cualquier superficie, lo convirtieron en uno de las piezas clave de la Operación Overlord en la costa francesa. Fabricado por Willys-Overland y Ford Motor Company (ésta última bajo licencia), hizo gala de una sencillez mecánica muy valorada en las actividades operativas de la II Guerra Mundial.

 

 

Montaba un motor Overland (L4-134 "Go-Devil") de cuatro cilindros, 2,2 litros, 60 caballos y 142 Nm, acoplado a una transmisión de tres marchas. Este jabato podía alcanzar los 105 km/h, recorrer 380 km sin repostar y mover con soltura los 1.040 kilos que pesaba. Con sus 3,36 m de largo, 1,57 de ancho y 1,82 de ancho podía 'conquistar' cualquier terreno. (Aquí tienes la prueba del Jeep Willlys que TopGear realizó en el desierto de Moab en Utah, Estados Unidos).

 

Dodge WC-54 Ambulancia

El ataque de las fuerzas aliadas comenzó a las 6:30 (la famosa hora H) de la mañana del 6 de junio de 1944. Poco después, con las primeras luces del alba el mar se había teñido -en sentido literal- con la sangre de los combatientes ingleses, americanos y canadienses. Imagínate el papel tan importante que desempeñaron los Dodge WC-54 o G505 estadounidenses. Dichos vehículos se encargaban del traslado de los heridos.

 

 

Este camión ligero 4x4, de 4,95 metros de largo, 1,98 de ancho y  2,30 de alto, y 2.690 kilos socorrió a un buen número de uniformados aliados. El Dodge WC-54 estaba equipado con una mecánica Dodge T214  de seis cilindros, 3,8 litros y 92 caballos, asociado a un caja de 4 relaciones. Poseía una velocidad punta de 85 km/h y autonomía de 380 km. La cabina disponía de una capacidad para dos tripulantes y en la parte posterior se podían alojar seis pasajeros tumbados o cuatro sentados.

 

GMC 6x6 Cargo, el camión más famoso

Conocido por los americanos con el apodo de 'Jimmy', el GMC CCKW 6x6 Cargo es junto al Jeep, uno de los más famosos vehículos del Desembarco de Normandía. Su mecánica GMC 270 de seis cilindros, gasolina, 4,4 litros, 104 briosos caballos, y 293 Nm, se transmitía a través de un cambio de cinco relaciones. Disponía de una autonomía de unos 240 km y rozaba los 45 km/h.

 

 

Medía 6,86 metros de largo, 2,24 m de ancho y 2,36 m de alto, y en la báscula daba 2,5 toneladas. Una de las características que lo hicieron inconfundible fue su espacio de carga, descubierto o cubierto con una lona. Sin duda, fue uno de los camiones más importantes en la ofensiva contra los nazis en Francia.

 

El camión Bedford MWD GS, la 'fiera' inglesa

Evidentemente, también los británicos tienen un espacio de honor entre los vehículos del Desembarco de Normandía. Uno de los más importantes fue el camión Bedford MWD GS.

Fabricado por General Motors en el Reino Unido, sobresalía por la sencillez de su diseño y buena estabilidad. La cabina inclinada hacia adelante para favorecer la visión del conductor, junto al espacio de carga de madera, constituían sus señas de identidad.

 

Sus 4,38 metros de largo, 1,99 de ancho y 1.93 de alto, permitían el transporte de diez combatientes, una gran capacidad para la época. Pesaba 2.100 kg, ideal su propulsor Bedford con seis cilindros, 3,5 litros y 72 caballos. También resultaba destacable su autonomía de 430 km y los 80 km/h de velocidad máxima.  

 

Las motos que caían literalmente del cielo

No queríamos despedir este recordatorio de los vehículos del Desembarco de Normandía sin mencionar a unos de los más peculiares: Welbike. Eran unas diminutas motocicletas británicas que lanzadas en pequeños contenedores desde los aviones al mismo tiempo que los paracaidistas, resultaron capitales para el contingente de fuerzas aerotransportadas.

 

The_British_Army_Desembarco Normandía

          (Foto: Wikimedia Commons)  

 

Aunque no siempre el hombre y su máquina de dos ruedas caían cerca, facilitaron las albores de los soldados. No en vano, su motorcillo Villiers de dos tiempos, 98 cc, refrigerado por aire y con una sola marcha, era capaz de 'animar' a la valiente scooter y a su conductor durante casi 100 kilómetros a 45 km/h. Desde luego que fue un invento muy práctico. Si te das cuenta en la foto, la Welbike que apenas pesaba 32 kilos, 'volaba' desmontada como si fuera un mecano en esos tubos a la espera de un feliz aterrizaje. 

 

 

Pero si hubo un vehículo ingenioso, no ya en la batalla de Francia, sino en toda la II Guerra Mundial, fueron estos tanques hinchables, es decir, más falsos que un euro de madera, destinados a confundir al enemigo. Con este 'jugue' los aliados consiguieron engañar a los aviones de reconocimiento alemanes que detectaron e informaron de la existencia de blindados  que en realidad eran un puro engaño visual.

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear