Pasar al contenido principal

Vídeo: Gymkhana a lo Ken Block con un camión de 1.100 caballos

Ya lo cantaba Loquillo en su temazo: "Yo para ser feliz quiero un camión".

Imagen de perfil de Javier Prieto
Truck drift del bueno

¿Harto del típico drifting con coches? Mira la gymkhana con un camión a todo trapo. Ummm. ¡Qué pasada! Aroma a goma churrascada, derrapes salvajes, donuts y un montón de piruetas imposibles. Éso y mucho más es lo que podrás disfrutar en el siguiente vídeo que hoy rescatamos para ti.

Las acrobacias corren a cargo de un Man TGS 11.800 cuyos 1.100 caballos de potencia, pueden catapultar sus 4,5 toneladas de peso a un máximo de 215 km/h de velocidad. No está mal, ¿verdad? El encargado de hacer danzar a la bestia del asfalto como si fuera una grácil bailarina del Teatro Bolshói se llama Michiel Becx.

Este holandés, propietario de una empresa de transportes, hace tiempo que se propuso ser el Ken Block de los camiones. Y a juzgar por las imágenes, ha cumplido con su objetivo.  

 

 

La pasión de Michiel por estos vehículos de gran tonelaje la heredó de su padre. De hecho, le salieron los dientes entre ellos. Y tanto le molaban los gigantes de la carretera que al final se ha dedicado a la misma actividad (logística) profesional que su progenitor.

La gymkhana con un camión arranca con una secuencia en la que se ve cómo el Man acelera por un tramo recto de carretera. Y para que no queden dudas de la velocidad a la que circula, la cámara enfoca el odómetro. Posteriormente, comienza la acción en un polígono industrial al que llega con una cruzada monumental. ¡Qué dominio!


Uno de los platos fuertes se produce cuando el Man, tras detenerse, das a tope. Entonces, sortea unos conos y con el eje posterior desintegra un mueble de cristal en cuya parte superior está de pie un joven. Evidentemente, el muchacho salta antes del porrazo y sale ileso. Las secuencias son de una plasticidad acongojante.

Pero entre las muchas flipadas de Michiel nos quedamos con una escena en la que comienza a hacer varios 360º y ¡se baja del camión en marcha!, mientras la bestia continúa marcando donuts en el asfalto ella solita.

Ésta continúa a lo suyo y el artista se toma un refresco para regresar al vehículo que continúa dibujando círculos sobre el asfalto. Impresionante. Mejor que lo veas y juzgues por ti mismo. Por cierto, ni se te ocurra pensar en emular esta gymkhana con un camión de 1.100 caballos.

 

Lecturas recomendadas