Pasar al contenido principal

¡Lo han conseguido! The Stig supera los 160 km/h en un coche de choque

La locura de Colin Furze y la valentía de The Stig dan como resultado un récord espectacular.

Hace unas semanas ya os hablé de la nueva locura de Colin Furze y The Stig: el coche de choque más rápido del mundo. El encargo de Top Gear era claro: crear una máquina diabólica para intentar conseguir un récord de velocidad. Dicho y hecho, no hay nada mejor como combinar el talento de un ingeniero loco y la destreza de un piloto sin miedo a la muerte (y sin sentimientos). El vídeo que está sobre estas líneas te va a provocar una mezcla de pavor y envidia, mucha envidia.

Te interesa: diez récords Guiness del mundo del motor, ¡flipa!

Te refresco un poco la memoria de este proyecto, aunque te recomiendo que entres en la primera parte que puedes ver en el primer link de este artículo: allí verás el vídeo completo del comienzo de esta historia. Colin Furze es un loco de la mecánica y es especialista en crear artilugios de lo más extraños, desde una bici que vuela hasta otra con un reactor. Barbaridades salidas únicamente de la mente de un loco, ¡benditos locos! El caso es que cuenta con casi cuatro millones y medio de seguidores y en países como Gran Bretaña es un auténtico ídolo.

 

 

El encargo de la BBC era claro: crear un vehículo especial para que The Stig pudiese conseguir algo grande. Lo que le vino a la cabeza parecía ridículo de primeras, pero terminó siendo algo realmente chulo: el coche de choque más rápido del mundo. Para ello tomó un viejo coche de choque de los años 60, con ese toque ‘vintage’ tan atractivo, y le colocó el motor de 600 cc de una Honda CBR. ¡A lo loco!

Para ello creo un chasis completamente nuevo y metió el motor como pudo: como puedes ver, te sientas prácticamente encima del propulsor. La complejidad técnica para que la cosa funcione es digna de admirar, pero también hay que aplaudir a The Stig para ponerse con algo así a más de 160 km/h. ¡De locos! La verdad es que viendo el vídeo me entran unas ganas locas de poder probarlo, aunque me da a mí que lo tengo complicado. ¡Gran trabajo Colin Furze! ¡Felicidades The Stig! Sois muy grandes.

Lecturas recomendadas