Pasar al contenido principal

Tu cara y tu huella dactilar serán las llaves de tu futuro coche

Abrirás tu coche... ¡por tu cara bonita!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
lector huella digital

Si tu cara y tu huella dactilar se convierten en las llaves de tu futuro coche, lo hacen con una razón: aumentar la seguridad. Por tanto, los mandos a distancia, catalogados como inseguros, podrían tener los días contados si esto evoluciona rápido. Porque ya ha quedado demostrado que entrañan muchos riesgos para los propietarios de los vehículos.

No te pierdas: Wikileaks cree que la CIA planeaba hackear coches para misiones secretas

Y es que los ladrones son capaces de hackear los vehículos a los que se accede sin llave e incluso grabar y copiar la señal de la llave cuando esta se encuentra en el bolsillo. ¡O incluso a través de un pared! De hecho, no son pocos los casos que se han registrado ya... 

Las compañías de seguros y los fabricantes ya son conscientes de esto, así que algunas compañías tecnológicas como Synaptics han visto la oportunidad de negocio y han comenzado a desarrollar el reconocimiento facial y las huellas dactilares como parte de los automóviles.

 

Las llaves de los coches del futuro: así funcionarán

Así, pretenden que en un futuro no muy lejano puedas acceder a tu coche con tu cara o tu dedo… o incluso arrancar el motor de esta forma. Total, si ya lo podemos hacer con nuestros teléfonos, ¿por qué no en los coches nuevos? De hecho, los automóviles son ahora ‘smartphones’ con ruedas.

 

 

El vicepresidente de la compañía, Godfrey Cheng, asegura que estos sistemas de apertura no trabajarán solos sino en combinación con otros dispositivos para que la seguridad quede reforzada.  “No volverás a confiar solo en un mando, será un mando y una huella dactilar. Cubriremos el tacto, la vista, el oído y la voz. Cubriremos todos los sentidos menos el gusto y el olfato”, explica Cheng. 

Además, también servirán estos nuevos avances para que los padres regulen la potencia del coche si se lo van a dejar a sus hijos menos experimentados o regular la posición de los asientos y las preferencias musicales de quien conduce con solo mostrar nuestro dedo. ¿Ficción o realidad? Lo sabremos muy pronto…

 

Lecturas recomendadas