Los videojuegos (de coches, claro) te hacen mejor conductor

Así lo dice un estudio. Aunque muchos ya estaban convencidos de esto.

Un museo de coches homenajea ¡los videojuegos de carreras!

Videojuegos de coches como Forza Motorsport o Gran Turismo han tenido una utilidad doble: todas esas horas que has invertido dando vueltas a Nürburgring no eran sólo para pasar el rato, sino que te han convertido en un mejor conductor. Así lo asegura un estudio de la Universidad Nueva York de Shanghai, recogido por nuestros viejos amigos de motor1.com.

Estos efectos positivos no derivan únicamente de los videojuegos de coches, sino también de los de puntería, ya que disparar a objetivos en primera persona optimiza la combinación de controles motores y visuales (aunque tiene otras implicaciones, ejem): “Nuestra investigación muestra que practicar con títulos fácilmente accesibles durante unas cinco horas semanales puede ser una herramienta muy efectiva a la hora de ayudar a la gente a incrementar las habilidades empleadas en la conducción”, asegura Li Li, responsable principal del estudio, a la Asociación de Ciencia Psicológica.

Estos expertos llevaron a cabo dos experimentos para comprobar la unión entre los videojuegos de coches y los mencionados controles motores y visuales. En uno de ellos, los científicos examinaron un grupo de personas que, durante seis meses, estuvo entregado a títulos de acción de cinco a diez horas semanales. Después, lo compararon con otro que invertía su tiempo en otras ocupaciones. En una simulación de conducción, los jugadores fueron mejores a la hora de mantener un coche en el carril durante unas rachas de viento cruzado… virtuales.

Por otra parte, los investigadores encontraron que los resultados positivos sólo necesitaban un par de horas para surgir. En esta prueba, escogieron sujetos que no suelen tener un mando en las manos y los sometieron a diez sesiones de entrenamiento (de 60 minutos cada una): unos jugaron a Mario Kart y otros, a Roller Coaster Tycoon III, un título de estrategia. Los fieles a Mario sólo necesitaron cinco horas para batir a sus compañeros estrategas en un test de controles motores y visuales… y mejoraron aún más en diez horas. Los efectos fueron similares al examinar a personas que, en vez de entretenerse con videojuegos de coches, lo habían hecho con algunos de puntería.

Los resultados del estudio sugieren que “los títulos de acción pueden ser herramientas beneficiosas para las prácticas de conducción”. Así, los autores de esta investigación creen que pasar un poco de tiempo con la consola o el PC beneficiaría especialmente a los automovilistas más inexpertos, lo que probablemente es un buen consejo para los que acaban de entrar en la mayoría de edad. Esos que dejarían tu orgullo por los suelos en un simulador de conducción. Esos. Ajá.

Lecturas recomendadas