Toca romper el cerdito: ¡a la venta un Maybach Landaulet!

¿Te imaginas ir en una limusina descapotable con chofer? Todo el lujo que puedas imaginar este Maybach te lo da. Lo que hagas en sus dos butacas traseras con el cielo como techo, ya es cosa tuya…

Si eres joven, Maybach para ti no será más que una versión de carrocería larga del Mercedes Clase S. Pero si te aficionaste a los coches en la primera década de siglo, entenderás realmente cuál es el Maybach de verdad, el bueno. Hablamos de lo más-de-lo-más en el lujo sobre cuatro ruedas, la interpretación de Mercedes del ‘super-lujo’. El Maybach 62s Landaulet es el más caro, exclusivo, curioso y lujoso.

También ostentoso y opulento a más no poder. Posiblemente, este Maybach 62s Landaulet que se acaba de poner a la venta sea el coche más fastuoso del siglo XXI. ¿Por qué? Bueno, hay que tener en cuenta varios factores. Primero: el Maybach era ya uno de los coches más lujosos del mundo. La versión larga, de 6,2 metros, era, es y será símbolo de estatus: ¿en cuantos coches puedes viajar tumbado bajo un enorme techo de cristal que puede pasar de traslúcido a opaco en segundos? El Landaulet es el pináculo del lujo.

Lujo clásico (y deportivo): Aston Martin Lagonda, las dos generaciones cara a cara

Este Maybach recuerda y se inspira en los clásicos coches de lujo de los años 20. Esas enormes limusinas que se caracterizaban por sus colosales dimensiones, por tener muy bien dividido el espacio entre chofer y plazas traseras y por una curiosidad: poder tener la parte trasera descapotable. El Maybach 62s Landaulet recuperó esa original idea. Aunque eso sí: sentirte como John Rockefeller Jr. paseando por la Quinta Avenida tiene un precio. Alto. Muy alto.

El Maybach 62s Landaulet se lanzó como una locura en una serie realmente limitada: la marca nunca dijo cuántos llegó a fabricar, pero según el concesionario de California que acaba de poner un ejemplar a la venta, solamente se produjeron tres. Su precio sin impuestos era de 900.000 euros, aunque en España, pagando todos los impuestos, superaba los 1,2 millones de euros. Aproximadamente el doble de lo que costaba un Maybach 62s ‘normal’.

Ver galería

Lo dicho: la calidad y la exclusividad se paga. El lujo clásico, como las copas de champagne en plata, también. Este ejemplar que se acaba de poner a la venta (aquí lo puedes ver) mantiene la clásica combinación de colores en la que se presentó: blanco inmaculado en el exterior (llantas incluidas) con un interior en dos ambientes. El chofer conduce en un ambiente negro, mientras que las plazas traseras están tapizadas en un exclusivo cuero blanco de la máxima calidad: ¿es este el único coche del mundo en el que es casi un insulto conducirlo? Sí. Mejor detrás, siempre.

En el odómetro solamente lucen 8.540 millas, algo más de 13.740 kilómetros al cambio. ¿Su precio? La gran incógnita. Tendrás que llamar al concesionario para conocerlo, pero espera pagar más de un millón de dólares con total seguridad. El precio por ser el más chulo del barrio. ¿Del barrio? ¡Del mundo!

Lecturas recomendadas