McLaren actualiza el Mercedes SLR: así es conducir este superdeportivo. ¿Aprovecha su segunda oportunidad?

McLaren Mercedes SLR MSO 2022
Foto del redactor Luis I. GuisadoFoto del redactor Luis I. Guisado

McLaren Special Operations (MSO) actualiza el Mercedes SLR que ayudó a crear hace 20 años para devolverlo al lugar que debería haber ocupado en su día. Y lo conducimos...

El Mercedes SLR fue el fruto de un matrimonio turbulento. Y apareció justo cuando los dos progenitores se disponían a divorciarse. Mercedes quería mantener la lealtad con su concepto Vision SLR de finales de los noventa y ofrecer una especie de GT al estilo de Marvel Comics

Por su parte, McLaren tenía todavía muy presente al todopoderoso F1. Y en general nadie, ni dentro ni fuera de la compañía, pensó en el 300 SLR como su sucesor. Eso hubiera sido absurdo, pero también suponía un problema para un superdeportivo que quizá nació en el momento equivocado.

No obstante, Gordon Murray insistió en un suelo completamente plano, razón por la cual el SLR que apareció en 2003 tiene ese llamativo escape lateral. Y exigió una distribución de pesos de 50/50, obligando al V8 con supercargador y 5,4 litros de cilindrada a una configuración de motor central delantero que alargaba su silueta.

Y así, el SLR se lanzó desdibujado a un mundo de superdeportivos en el que acababa de llegar el Ferrari Enzo y el Porsche Carrera GT, los cuales tenían ADN de carreras y mucha y muy alta tecnología. También estaba el loco pero hermoso novato, el Pagani Zonda: brutal y único en la categoría. 

El modelo anglo alemán no podía competir en manejo a pesar de su chasis de fibra de carbono y su rigidez estructural. Los probadores se quejaban de unos frenos complicados de dosificar, una dirección hiperactiva y un carácter generalmente conflictivo.

McLaren MSO revitaliza los Mercedes SLR y los acerca a sus rivales

Lo que era una especie de problema en aquella época, es una oportunidad ahora. Y la división de Operaciones Especiales de McLaren (MSO, McLaren Special Operations)  la está aprovechando por completo. Con sede en un polígono industrial realmente anodino en Woking, un equipo de 100 personas cuida de los F1 y entretanto desarrolla one-offs como el X-1 (en la foto de debajo). 

Pero también está respondiendo a un interés renovado entre los propietarios de SLR por una especie de aterrizaje del conocimiento moderno en un modelo que se acerca a los 20 años de vida.

McLaren X1

“Los propietarios de SLR sienten una gran pasión por los superdeportivos”, dice el gerente de patrimonio de McLaren, Tom Reinhold, quien también es la fuerza creativa y comercial detrás de esta diversificación de MSO. 

Tendrán tres o cuatro. Y al menos uno de esos es uno de los nuestros y nos lo han enviado para que trabajemos en él. Algunos podrían haber tenido un SLR en el pasado, lo vendieron y ahora lo quieren de vuelta, porque es un modelo muy deseable. Y luego están las personas que tienen un 300 SL original y un SLS, y ahora quieren completar la trilogía”.

Para todos ellos, ahora se puede elegir entre un menú de modificaciones desarrollados por MSO. No es poca cosa: hablamos de un paquete integral de aerodinámica, una revisión de la suspensión, un escape nuevo, un intercooler nuevo y más eficiente, ruedas nuevas, colores nuevos (la carrocería de carbono del SLR era notoriamente difícil de pintar) y un interior renovado. 

El Mercedes SLR McLaren tiene la particularidad de que viene del purgatorio, y solo ahora comienza a verse como un deportivo clásico... aunque con algunos reparos

Volviendo a las entrañas de Woking, varios miembros del equipo fueron fundamentales para el desarrollo y la fabricación del original, por lo que conocen bien los entresijos del coche; de hecho, la idea de un SLR resurgido tiene sus raíces en la edición de despedida que hizo MSO en 2009.

Una de las cosas con más encanto de este coche es que proviene de una era, la analógica, en la que las cosas eran un poco diferentes. Te golpea con fuerza en cuanto le pones los ojos encima. 

Sus proporciones son locas. Las puertas se abren casi en forma de alas de gaviota, pero no del todo. Dentro hay una atmósfera casi hasta cálida. No recuerdo haberlo pensado en ese momento, pero el habitáculo se queda escaso para un automóvil que nuevo costaba 450.000 euros en 2004. 

En la consola central están los controles giratorios para el tren motriz y un gran interruptor horizontal que activa el freno de aire. No importa la similitud con un SL de hoy en día: en realidad los controles del climatizador son los mismos que encontrarías en un Mercedes C200 de 1999. 

El Mercedes SLR llegó antes de que existieran las tomas USB y dejó de producirse justo cuando el iPhone estaba estableciendo la 'zona cero' para la conectividad. Ahí, MSO está trabajando para incorporar Apple CarPlay, aunque la radio original de este coche que estoy conduciendo en realidad no funciona.

Como volver 20 años atrás, pero bien

Tampoco es un problema. La satisfacción sónica es más que evidente. El V8 sobrealimentado y el nuevo sistema de escape del modelo de MSO hacen que cualquier otra forma de propulsión o ruido sea irrelevante

Es 30 kg más ligero que el original y el nuevo sistema de admisión ayuda a liberar aproximadamente 15 CV adicionales (unos 640 CV en total). Siempre gusta, pero no es el corazón de la historia aquí, no cuando hay tanto esfuerzo. 

Activa el pequeño botón 'ff' (para 'fortissimo') ubicado junto a la apertura de la puerta y el resultado es, sin duda, uno de los automóviles con mejor sonido jamás fabricado. 

Salir de Woking y entrar en la autopista acelerando ligeramente es una delicia: el SLR burbujea como si fuera un muscle car americano de los años sesenta. A través de los túneles el sonido es monumental, como si un escuadrón de Spitfire o Mustang P51 se nos hubiera unido para ametrallar el asfalto.

El SLR siempre fue un GT ideal para largas distancias. Era en terrenos angostos y sinuosos donde perdía su encanto. La actualización que hace ahora MSO añade una nueva bomba de dirección asistida y algunos detalles para eliminar el nerviosismo que aquejaba al sistema original

Nadie confundirá un SLR, aunque lo haya retocado en pleno siglo XXI MSO, con un Caterham o un BAC Mono, pero las modificaciones significan que puedes colocarlo con mucha mayor precisión

La calidad de conducción también ha mejorado con su nueva suspensión, pero todavía está lejos de la magia conjurada por los últimos Ferrari, por ejemplo. 

Reinhold dice que el trabajo aerodinámico (nuevo alerón delantero, difusor trasero y alerones varios) significa que el SLR es tres segundos por vuelta más rápido en Dunsfold, lo cual es una gran prueba de lo efectivas que son las modificaciones. 

Sin embargo, te hace preguntarte por qué no fueron adoptados en ese momento. Y más al escuchar a Reinhold decir que han abierto "un mundo de posibilidades para los propietarios de SLR en términos de hacer que sus coches sean verdaderamente únicos”.

Volviendo a la carretera, los frenos funcionan, pero solo después de que el conductor se emplee a fondo; el sistema de frenado por cable SBC (Sensotronic Brake Control) siempre ha sido problemático y aunque Mercedes lo abandonó en 2006, se mantuvo en los SLR y Maybach. 

Tampoco la caja por convertidor de par de cinco velocidades -la única en la marca que podría hacer frente al monstruoso par de 780 Nm- genera sensaciones especialmente positivas; es un recordatorio de lo lejos que hemos llegado con los cambios de doble embrague, aunque es divertido volver a familiarizarse con la tapa abatible y el botón de arranque debajo.

Todavía imperfecto. Supongo que sí. Pero esta especie de 'hot rod' de fibra de carbono también se siente más vivo que nunca; como si hubiera recibido un antídoto de carne cruda para los hiperdeportivos cada vez más veganos de 2022. 

Hoy, los SLR rondan unos precios de 350-400.000 euros, una ganga si lo comparas con los Ferrari o Porsche con los que rivalizaba en su día (los valores de Enzo están alcanzando los tres millones ahora, un buen Carrera GT está bien por encima del millón). 

A esto hay que añadir que los componentes 'SLR by MSO' no son baratos: por ejemplo, piden unos 48.000 euros por el repintado, 42.000 por los ajustes interiores o 21.300 por el paquete dinámico. Todo sin IVA, claro. 

Y los propietarios pueden y están felizmente gastando más, ya que el catálogo es muy amplio. Además, ¿qué precio tiene una de las experiencias superdeportivas más exuberantes de todos los tiempos?

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Superdeportivoscoches clásicos