Pasar al contenido principal

BMW M5, el Safety Car de MotoGP

Si nos dejaran conducirlo, aunque sólo fuera una vez...

Imagen de perfil de Noemí Alonso

El BMW M5 Safety Car de MotoGP se ciñe a los principios que rigen desde hace 18 años (el M2 también ha cumplido esta misión) la relación del fabricante alemán con Dorna, la empresa organizadora del certamen: ofrecer coches de altas prestaciones para satisfacer el más alto nivel de seguridad en el campeonato. Y el nuevo modelo lo cumple con creces…

 

 

Así es: el Safety Car de MotoGP 2018, que debutará en la última carrera de esta temporada, en Valencia (del 10 al 12 de noviembre), está basado, evidentemente, en el BMW M5. Sus cifras son de infarto: el motor 4.4 V8 biturbo ha sido revisado por los ingenieros de la división M para aumentar su potencia hasta los 600 CV y el par a los 750 Nm en la versión de calle, que no está nada mal. Necesita 3,4 segundos para pasar de 0 a 100 y consume 10,5 l/100 km (aunque la marca advierte que este dato es provisional y que variará según el neumático utilizado. En un circuito, imagina).

¿Cómo se transforma el BMW M5 ‘normal’ en el BMW M5 Safety Car de MotoGP? El vehículo conserva la tracción total M xDrive (utilizada en el M5 por primera vez en esta generación del modelo), el nuevo cambio automático de ocho marchas y el techo de plástico reforzado con fibra de carbono para ahorrar peso. Pero se le han añadido muchas piezas específicas de la rama deportiva de la marca (que, como señala convenientemente la nota de prensa, también puedes montar en tu M5 si así lo deseas) realizadas asimismo en fibra de carbono, como un difusor y un alerón trasero, la parrilla en forma de riñones, las carcasas de los retrovisores o las estriberas. Ese mismo material aparece en el tramo final de las salidas del escape, sistema terminado en titanio y específicamente diseñado para su uso en los trazados.

Las 11 mayores cagadas del safety car en el Motorsport: ¡qué peligro!

El equipamiento se completa con un ‘labio’ frontal desarrollado especialmente (se trata de un prototipo) para el BMW M5 de MotoGP, pasadores de capó, los bacquets del M4 GTS y las luces LED en el techo y en el frontal (aquí, con efecto flash).

Por cierto, el diseño del coche de seguridad de MotoGP se ha inspirado en el del BMW M8 GTE, el mismo que competirá en las 24 horas de Le Mans el año que viene.

 

Lecturas recomendadas