Pasar al contenido principal

10 años del título de F1 conquistado por Kimi Raikkonen

3.653 días después, nos sigue emocionando Interlagos 2007

Imagen de perfil de Javier Prieto
Kimi Raikkonen, Campeón GP Brasil F1 2007

Tal día como hoy de 2007, Kimi Raikkonen se proclamaba Campeón del Mundo F1, tras vencer en el GP de Brasil en Interlagos. Conquistó el título contra todo pronóstico y por un solo punto de ventaja, en parte favorecido por la guerra civil de Fernando Alonso y Lewis Hamilton en McLaren. Sin embargo, no se le puede -ni debe- restar ningún mérito, puesto que supo pescar en río revuelto. Y como diría mi amigo Iñaki, ahí que estar ahí para llevarse el gato al agua. Pues éso es precisamente lo que supo hacer Iceman.

 

Dos aspirantes y 'medio' al trono 

El Autódromo José Pace fue el escenario del duelo al sol entre los tres pistoleros más rápidos del certamen. Aquel 21 de octubre todas las miradas estaban puestas en Hamilton (107 puntos) y Alonso (104 puntos), presuntos favoritos a la victoria final. Casi nadie incluía en las quinielas a Kimi Raikkonen, tercero en la general con 100 guarismos. En la parrilla de salida, Massa, Hamilton, Raikkonen y Alonso, coparon las dos primeras líneas.Todo estaba listo para el combate. Tras una arrancada trepidante, el asturiano superó al inglés, quien no soportó la presión y cometió un error -salida de pista- que lo mandó a la séptima plaza. Por delante, los Ferrari se escaparon con un ritmo inalcanzable para el resto. Kimi volaba detrás de su compañero y le metía 57 segundos al asturiano. Se abría el cielo para el escandinavo, con el británico perdido al fondo del pelotón después de sufrir problemas mecánicos.  

 

 

Todo se decidió en una disimulada orden de equipo en la que el corredor paulista de Maranello pasó primero por boxes. Esa maniobra táctica dejó el camino libre a Kimi para que tirara en solitario y se quedara con el primer puesto. Así fue, puesto que Massa se reincorporó a la pista detrás de él. De ahí al final fue coser y cantar para el de Espoo. Un puesto más abajo, la agonía para Alonso. Transitaba tercero, a tan solo una plaza que le habría entregado el título. Sin embargo, delante de él, Felipe le metía casi un minuto. No había nada qué hacer. Raikkonen terminó primero con un segundo de ventaja sobre Massa, Alonso cerró el podio y Hamilton, perdido en la séptima posición. Así fue cómo, después de haber acariciado la corona en 2003 y 2005, a la tercera fue la vencida. Kimi Raikkonen se proclamó Campeón del Mundo 2007 cuando tan solo dos Grandes Premios antes (Japón) tenía una desventaja de 17 puntos. 

 

 

Los números de Kimi hacia la gloria

En realidad, la lucha fratricida entre Hamilton y Alonso lo eclipsó todo. Tanto fue así que daba la sensación equivocada de que solo los chicos de Woking brillaron en 2007. Sin embargo, hay que recordar que Kimi Raikkonen firmó seis victorias (Australia, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, China y Brasil), por cuatro del español (Malasia, Mónaco, Europa e Italia) y otras tantas del inglés (Canadá, USA, Hungría y Japón). Además marcó tres poles (Australia, Europa y Bélgica) y seis vueltas rápidas ( Australia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Hungría, Turquía y Brasil).

 

 

A lo largo del año, Kimi Raikkonen estuvo al frente del pelotón durante 212 vueltas y 1.149 kms, que le sirvieron para entrar en el Olimpo de la Categoría Reina Y hay que incidir en que obtuvo esos números con el Ferrari F2007, un muy buen coche, pero quizás algo inferior al magnífico MP4/22. No obstante, pensamos que el secreto del éxito estuvo en su regularidad, ya que se subió al cajón en 12 de las 17 citas del certamen de Fórmula 1.

 

 

A día de hoy y durante 16 temporadas, Kimi Raikkonen ha disputado 268 Grandes Premios, logrando 20 victorias, 88 podios, 17 poles y 45 vueltas rápidas con Sauber, Lotus, McLaren y Ferrari. 

Esperamos que te haya molado este post en el décimo aniversario del Mundial de Kimi Raikkonen en la F1. Por cierto, debajo de estas líneas tienes una galería con algunas de la mejores actuaciones del genial deportista... fuera de la pista. 

 

    

  

Lecturas recomendadas