Pasar al contenido principal

Los Campeonatos de F1 ganados por un solo punto, pero ¡qué puntazo!

Hoy repasamos los 8 Campeonatos del Mundo de F1 ganados por un punto en los 67 años de competición. Schumacher, Raikkonen o Hamilton fueron algunos de sus protagonistas.

Imagen de perfil de Javier Prieto

¿Sabes cuáles son los Campeonatos del Mundo de F1 ganados por un punto desde la creación de la competición en 1950? Tranqui, que aunque esta es una pregunta para nota, aquí estamos nosotros para responderla.

Pues en concreto han sido 8 los títulos -1958, 1961, 1964, 1976, 1981, 1994, 2007 y 2008- de la Categoría Reina que se han resuelto por la mínima diferencia. Algunos de los mejores pilotos de la F1, como Niki Lauda o Michael Schumacher, y de los corredores más fiesteros de la historia, como James Hunt y Kimi Raikkonen, protagonizaron esos finales de curso tan ajustados.

1958: Hawthorn, el primer campeón británico en la historia de la F1

El británico Mike Hawthorn (Ferrari) se adjudicó en 1958 el primero de los 8 Campeonatos del Mundo de F1 ganados por un punto. El y su paisano Stirling Moss (Vanwall) se presentaron en el GP de Marruecos -última carrera del año-, como aspirantes a la corona final.

Y aunque Moss ganó en el Circuito de Ain-Diab (Casablanca) sólo alcanzó 41 puntos en la clasificación total de la temporada. Hawthorn, que fue segundo, sumó 42 y se llevó el Título. 

El inglés de Ferrari y Keke Rosberg, son los dos únicos pilotos que necesitaron solo una victoria para conseguir el Título de la Categoría Reina.   

1961: La triste corona de un yanqui

Ferrari llegó a la penúltima parada del curso de 1961 que se disputaba en casa al frente de la clasificación de pilotos y de equipos. Sin embargo, la tragedia tiñó de negro el rojo de los bólidos italianos.

Su corredor estrella y líder hasta ese momento de la general, el alemán Wolfgang Von Trips, falleció en Monza. Su monoplaza impactó con el Lotus de Jim Clark y salió volando hasta impactar contra las protecciones de la pista y contra el público. Como resultado del siniestro, además de Von Trips, murieron doce espectadores.

En el plano puramente deportivo, la desgracia del alemán, que contaba con 33 puntos en el momento de su muerte, entregó el Mundial a su compañero Phil Hill, quien ya había conseguido 34. Así las cosas, los de Maranello, ya tenían en el bolsillo su primer Mundial de Constructores...y asegurado el de Pilotos.

Tras hacer estas cuentas y en señal de duelo, La Scuderia decidió no acudir a la siguiente y última escala del certamen, el GP de USA.

Y de ese modo tan triste, Phil Hill -presente en las gradas del Autódromo Watkins Glen, Nueva York-, se convirtió en 1961 en el primer corredor estadounidense en alzarse con el Mundial de F1.  

1964: Surtees y la ayuda de un compi

El GP de México 1964 acogía la última escala del calendario en la que los británicos Graham Hill (BRM) Jim Clark (Lotus-Climax) y John Surtees (Ferrari) pugnaban por el título. Hill contaba con 5 puntos más que Surtees que no le sirvieron para nada. En la carrera, el compañero de Surtees, Lorenzo Baldini, chocó casualmente con Hill, mandándole a la cola del pelotón.

Surtees acabó la prueba segundo y consiguió 40 puntos por los 39 de Hill, que llegó en novena posición. Así, John sumó a los varios títulos de motociclismo que ya poseía, uno de automovilismo. Nadie ha igualado su gesta deportiva sobre dos y cuatro ruedas.

1976: Hunt y la traición del Monte Fuji

Entre los Campeonatos del Mundo de F1 ganados por un punto, el de 1976, fue uno de los más dramáticos y polémicos. Ahora contamos el porqué. La temporada estuvo marcada por el gravísimo accidente de Niki Lauda en Nurburgring del cual se han cumplido ya cuarenta años. Lauda (Ferrari) y James Hunt (McLaren) iban a competir en el GP de Japón, última escala del año, por el trono.

El austriaco tenía 3 puntos de colchón sobre el inglés, que al final no fueron suficientes. Hunt conquistó el campeonato -69 puntos- ante la retirada de Lauda, que se quedó con 68. El piloto vienés había considerado que las condiciones en el trazado del Monte Fuji, azotado por un diluvio, eran muy peligrosas.

Según parece, previamente a la salida, la parrilla había llegado a un acuerdo para retirarse en las primeras vueltas de la prueba. Pero la mayoría incumplieron ese pacto, entre ellos Hunt. Si quieres conocer detalladamente cómo sucedió todo, haz clic en este link en el que analizamos en profundidad las claves del Título Mundial de James Hunt en el GP de Japón 1976.

1981: Piquet, un César en Las Vegas

El trazado urbano de Las Vegas acogió la última carrera de 1981. Allí, en las inmediaciones del Hotel Cesar´s Palace, el argentino Carlos Reutemann (Williams-Ford) y el brasileño Nelson Piquet (Brabham-Ford) lucharon por ser el mejor del año. Fue Piquet quien se llevó al agua. Finalizó la prueba el quinto y el año, con 50 puntos, mientras que Reutemann llegó octavo y se quedó con 49 en la clasificación general.

1994: El choque de Schumi con Hill

Michael Schumacher (Benetton-Ford) demostró en el GP de Australia 1994 que su ambición superaba todas las líneas deportivas. Tras una leve salida de pista del alemán, Damon Hill, su rival por el título con un punto menos, trató de adelantarle. El Káiser embistió al Williams del británico y los dos quedaron fuera de combate. Así fue cómo selló el teutón con 92 puntos, uno más que su adversario, logró su primera corona... y eso solo fue el principio.

2007: Kimi, el campeón inesperado

En 2007, todas las miradas estuvieron puestas en la lucha fratricida Fernando Alonso y Lewis Hamilton, líderes en la clasificación hasta la última parada en el GP de Brasil. ¿Y qué pasó? Pues que Kimi Raikkonen, a la chita callando, se llevó el gato al agua. Ganó en Interlagos, ayudado por el segundo puesto de su compi Massa, y por la guerra entre Alonso, tercero y Hamilton, séptimo aquel día. El de Ferrari se coronó con 110 puntos, uno más que el español y el inglés.

2008: Hamilton, Massa y el destino 

En el GP de Brasil 2008 todo estaba a favor para que el héroe local, Felipe Massa consiguiera el Mundial ante sus fans. Sin embargo, el destino, a veces cruel y caprichoso, viró el resultado. Y Lewis Hamilton recibió lo que le había negado un año antes. En la carrera, Massa cruzó la meta el primero y durante unos instantes las gradas y el box de Ferrari estallaron de felicidad. Sin embargo, la alegría se mudó repentinamente en desolación.

Hamilton había adelantado en la última curva de la prueba a Timo Glock y obtenía el quinto puesto que le otorgaba la gloria. Fue alucinante. El británico tenía 98 puntos y Massa 97. Esta fue probablemente la resolución más emocionante de todos los Campeonatos del Mundo de F1 ganados por un punto.

Por cierto, la menor diferencia por la que se ha decidido el título de pilotos se produjo en 1984. Aquel año, NiKi Lauda alcanzó su tercera y última corona por tan solo medio punto de ventaja sobre su compi en McLaren, Alain Prost. Pero esa historia te la contamos otro día.

Lecturas recomendadas