Pasar al contenido principal

Los guantes biométricos de los pilotos de F1 podrían salvarles la vida

El dispositivo de seguridad, un microchip, monitorizará las constantes vitales de los corredores desde esta temporada

Imagen de perfil de Javier Prieto
Guantes biométricos

Desde 2018, los guantes biométricos de los pilotos de F1 velarán por su salud mientras compiten en la pista.

El material de urgencias del coche médico

El nuevo dispositivo, compuesto por un microchip ignífugo, monitorizará y recogerá en tiempo real información de las constantes vitales de los corredores. Concretamente, captará el ritmo cardíaco (pulsaciones), el nivel de concentración de oxígeno en sangre y el grado de movimiento de los deportistas. En caso de accidente, sus valores se enviarán inmediatamente vía Bluetooth al coche médico. De ese modo, el doctor de la F1 dispondrá de unas valiosísimas cifras sobre el estado del 'paciente' antes de auxiliarle en el asfalto. Por cierto, las escuderías también tendrán acceso a esos parámetros de sus corredores.

 

Un sensor del tamaño de una uña

Con el objetivo de que su uso sea confortable durante la competición, el sensor estará cosido a uno de los guantes en la zona de la palma de la mano o en uno de los dedos. Para que te hagas una idea de su reducido tamaño, ocupa la superficie de una uña. De hecho, tiene un grosor de tres milímetros y solo pesa treinta gramos. Se alimenta de energía con una batería que se recarga por inducción (sin cables). Por eso mismo, cuando los pilotos se quiten los guantes deberán dejarlos en una zona asignada para realizar dicha operación. Y como el Gran Circo nunca deja de investigar, ya están estudiando futuras ubicaciones para alojar el chip en más partes del cuerpo del corredor.

Los coordinadores del proyecto han sido el delegado médico de la FIA, el Dr. Ian Roberts, y el conductor del 'medical car', Alan Van Der Merwe.

"Somos conscientes de que monitorizar a las personas resulta esencial en cuanto a su propia salud. Y los pilotos no son una excepción en este sentido. Hemos pensado que si monitorizamos al piloto, asistiremos al piloto lo más rápida y eficientemente que nos sea posible. En ocasiones, en un principio, no podemos acceder al corredor por la posición en la que ha quedado tras el accidente. Y desconocemos su situación", ha explicado el Dr. Roberts.

Tras leer las palabras del galeno de la FIA se nos viene a la cabeza el accidente sufrido por Carlos Sainz en el GP de Rusia 2015. Aquel día el piloto madrileño permaneció atrapado en las barreras de protección durante unos angustiosos minutos sin conocer nada de su situación hasta que fue rescatado. Esa circunstancia, con los guantes biométricos de los pilotos de F1 no se repetirá. 

La FIA ha aprobado el empleo de este elemento tecnológico después de testarlo en un par de Grandes Premios de la temporada pasada. Posiblemente tras su debut en la Categoría Reina, darán el salto a otras especialidades del Automovilismo Deportivo. Los guantes biométricos de los pilotos de F1 se suman así a otro nuevo sistema de seguridad, el Halo, que también será obligatorio en 2018.

Foto portada: FIA.com

 

Lecturas recomendadas