Hamilton quiere coronarse en el GP de Hungría 2016

Este fin de semana se disputa el GP de Hungría 2016, undécima prueba del año. Hamilton pretende asaltar el trono magiar mientras que Rosberg llega presionado y con un solo punto de ventaja.

Imagen de perfil de Javier Prieto
GP de Hungría 2016: Hamilton acecha a Rosberg


El Gran Circo llega al GP de Hungría 2016, y tras los resultados de Silverstone, con la cabeza de la clasificación más comprimida que nunca. Un solo punto separa a un menguado Nico Rosberg de su enrachado compañero Lewis Hamilton. El alemán, que solo ha ganado una de las últimas 5 carreras, atraviesa una crisis de resultados -y de nervios-. Por el contrario, el tricampeón británico, con 4 triunfos de 5 posibles, está en un gran momento de forma y quiere abandonar Budapest como nuevo líder

Pero que la pareja –malavenida- de Mercedes tenga cuidadito con las manchas azules. Hungaroring se adapta como anillo al dedo a las características del fantástico chasis del RB12. Si las flechas de plata se despistan podría haber sorpresa. Por debajo de ellos, la oscuridad de Ferrari. La Scuderia sigue sin encontrar el rumbo y no parece que la solución esté próxima. Todo hace indicar que en Hungría 2016 serán rebasados por los chicos energéticos. Los españoles, por su parte, sueñan con estar entre los cinco primeros en una de las citas más propicias de la temporada.

La oveja y el lobo: Rosberg y Hamilton
Los pilotos de Mercedes llegan al GP de Hungría 2016 con sensaciones opuestas. Nico Rosberg todavía es el líder del Mundial, pero está con el agua al cuello. Desde el choque de Barcelona solo ha conseguido un primer puesto. Su debilidad mental y ciertos problemas mecánicos, se han hecho patentes en sus últimas participaciones. Cada vez que asoma por su retrovisor el bólido número 44 le tiemblan las piernas. Y lo que es más preocupante, ha sufrido una metamorfosis. En las últimas carreras su anatomía deportiva se ha ido transformando hasta adoptar la figura de una oveja. Ya se sabe de la escasa fiereza del pacífico mamífero. Si todo sigue así, Nico, muy a mi pesar, podría perder inmediatamente el liderato. En el extremo opuesto -en todos los sentidos- se encuentra Hamilton.

El díscolo británico se ha subido a lo más alto del podio en 4 de los 5 últimos grandes premios. Y se ha convertido en un lobo -también de mar- que, tras olfatear la debilidad de Rosberg, quiere morderle la yugular. Y el Hungaroring es un territorio propicio para ello. Porque, el dueño de Roscoe y Coco ha ganado en 4 ocasiones allí. Y se encuentra a una victoria de convertirse en el corredor con más éxitos en dicho autódromo. Lewis está muy fuerte y con la moral a tope, especialmente tras el baño de masas que se dio ante sus paisanos en Silverstone. El marinero inglés se ha relajado esta semana navegando por aguas de Saint Tropez en un humilde velero.

  

Hamilton quiere coronarse en el GP de Hungría 2016

Red Bull, a la conquista del Imperio Austro-Húngaro
Nadie se puede abstraer de la grandiosidad monumental de Budapest. Por algo formó parte del Imperio Austro-Húngaro. Y en este marco incomparable, Red Bull podría lograr una importante conquista. Su chasis parece diseñado para disfrutar en trazados como el de Mogyoród. Aquí, la eficiencia aerodinámica es la reina de palacio, mientras que la potencia pasa a ser una cortesana más. Los chicos energéticos pretenden dejar atrás a Ferrari y acercarse a los dominios del monarca plateado. Daniel Ricciardo ya se coronó aquí en 2014. Y su compañero Verstappen también quiere pescar alguna buena pieza en el Danubio donde se mueve como pez en el agua. 

Camilo Sesto y Ferrari 
Una carrera más en Ferrari se vive la misma histo(e)ria. Los resultados no acompañan, mientras que las promesas, las excusas y las palabras vacías siguen inundando su box y sus oficinas. En el plano deportivo, y salvo sorpresa, ni están ni se les espera. Nadie confía en reeditar el éxito de Hungría 2015 con Vettel. Pero es que en el ámbito organizativo, la cosa todavía resulta más preocupante. El amigo Sergio Marchionne -presidente de la formación- está que se sube por las parades… de Maranello. De hecho, esta semana se ha pasado por el cuartel general sito en Módena. Y recordando al inimitable Camilo Sesto, ha gritado a su personal: “Y ya no puedo más, ya no puedo más, siempre se repite la misma historia”. El capo se ha dado una vueltecita de inspección general por la fábrica para analizar aquellas áreas susceptibles de mejora. Ufff, esta visita me recuerda a las purgas de la época de Stalin.

El jefe está muy nervioso y más cabreado que una mona porque ve que las expectativas creadas para esta temporada solo fueron parole, parole, parole. Y por si fuera poco, le crecen los enanos -automovilísticos- a la formación más laureada de la historia. Así, se acrecientan los rumores del abandono, o mejor dicho, de la huida de James Allison a finales de temporada. ¿Que quién es el Allison este? Pues ni más ni menos que el responsable técnico del desarrollo de los monoplazas rojos. Ante esta posibilidad, la preocupación ha sido tal que han tocado la puerta del jubilado de lujo Ross Brawn. Ya te puedes imaginar su respuesta.

Ah, y por último, parece ser que Sebastian Vettel estaría pensando en cambiar de aires -Mercedes- si el proyecto italiano no funciona en un par de años. Si esto es cierto, al teutón le ha durado la paciencia lo que dos peces de hielo en un whisky on the rock. ¿Y Kimi? Pues a lo suyo, tomando helados que es época de ello, y de paso, por delante del tetracampeón de los difusores mágicos. ¿Alguien recuerda cuándo tañeron por última vez las campanas a victoria en la iglesia de Maranello? El párroco no ha podido confirmar la fecha. 

Los españoles, ante una gran oportunidad
Nuestros compatriotas Fernando Alonso y Carlos Sainz tienen una gran oportunidad de brillar en Hungría. Las características del trazado magiar son muy favorables para sus monoplazas, escasos de potencia y sobradillos de aerodinámica. En cierta medida, Hungaroring recuerda a las pistas de karting, estrechas y reviradas en las que las manos del piloto son un plus. Tanto Alonso como Sainz aspiran a colarse entre los cinco primeros, un objetivo descomunal. Y puestos a soñar, ¿por qué no un podio? Por talento, `profesionalidad y ganas no va a quedar. Ocasiones como la que se les presenta este finde a los nuestros no pueden dejarse pasar.
El asturiano sumó su primera victoria en Budapest en 2003, y tres años después firmó una de las primeras vueltas más épicas de la historia de la F1. Algo invita al optimismo patrio.

Pero, antes de que comience el espectáculo cíngaro, repasa los horarios del GP de Hungría 2016. Y te invitamos a que eches un vistazo a los mejores adelantamientos de la Historia de la F1
 

 

Lecturas recomendadas