Pasar al contenido principal

El 'paseo' de Jacky Ickx que cambió para siempre la salida en Le Mans

Vísteme despacio que tengo prisa, pensó el piloto belga.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Salida tipo Ickx 1969

Aunque aquel 13 de junio de 1969 era un pipiolo de 24 'castañas', Jacky Ickx rompió con una tradición en las 24 Horas de Le Mans.

Mira los Récords de las 24 Horas de Le Mans

Hasta ese fecha, la salida de la famosa prueba se realizaba con los coches aparcados en diagonal en la recta de meta -enfrente de boxes- y los pilotos apostados al otro lado del asfalto. Tras la caída de la bandera francesa, los competidores cruzaban la pista corriendo en dirección a sus monturas, arrancaban y daban gas a fondo.

 

 

Imagínate el caos que se formaba en esos instantes con los coches cruzándose a toda velocidad en medio de la pista. Eso parecía el metro en hora punta. Por si dicha circunstancia no fuera suficientemente peligrosa, algunos corredores se abrochaban el cinturón de seguridad durante la primera vuelta para ganar tiempo. 

Y claro, el belga (Ickx) que era joven, pero no tonto, ya había advertido el riesgo que comportaba esta forma de dar comienzo a la mítica carrera. ¿Y qué hizo en la 37ª edición en el Circuito de Le Sarthe?

 

 

Pues a diferencia de sus rivales, él fue caminando despacio y con mucho cuidado de no ser atropellado, se montó el último en su Ford GT Mk.I número 6, uno de los mejores coches de las 24 Horas de Le Mans. Después se amarró el cinturón y pisó el acelerador.

Tras este gesto, que cambiaría para siempre el tipo de arrancada en Le Mans, vio cómo en la primera vuelta John Woolfe perdía la vida. El Porsche 917 nº 10 se estrelló en la zona de Maison Blanche. Tras el suceso, se comprobó que el malogrado inglés no llevaba puesto el cinturón de seguridad cuando salió despedido del interior de su máquina.

 

 

Increíblemente, la carrera no se suspendió y el vencedor fue Jacky Ickx quien pudo contener los hachazos del Porsche 908 de Hams Hermann y Gerard Larrousse, que intentó superar al Ford en el último giro en Hunaudires. Sin saberlo, había protagonizado uno de los mayores  hitos de las 24 Horas de Le Mans. Repitió éxito en seis ocasiones (1969, 1975, 1976, 1977, 1981 y 1982), lo que le valió el apelativo de Monsieur Le Mans y pasar a ser uno de los pilotos de F1 que han ganado en la legendaria cita

Al año siguiente (1970), aunque los coches seguían aparcados en diagonal, los pilotos aguardaban dentro de ellos la señal de inicio de la prueba.

 

 

Fue en 1971 cuando el protocolo de inicio se sustituyó por la llamada salida Indianápolis o lanzada en la que todos los vehículos parten en formación detrás del coche de seguridad, nunca mejor dicho. Sobre estas líneas tienes un vídeo que ilustra muy bien cómo se da inicio a la madre de todas las carreras.

 

Lecturas recomendadas