Pasar al contenido principal

Robert Kubica y Nico Rosberg vuelven a subirse a un f1… en Goodwood

¡Qué lujo ver a estos dos pilotazos por los prados de Lord March!

Imagen de perfil de Javier Prieto
Robert Kubica en Goodwood 2017

El pasado domingo y con motivo del Goodwood Festival of Speed 2017, los pilotos Robert Kubica y Nico Rosberg se volvieron a subir por un día a un fórmula 1.

Estos son los mejores f1 del Goodwood Festival of Speed

El corredor polaco, muy querido y recordado por la afición, se puso al volante de un Lotus Renault E20, haciendo las delicias de los asistentes a la famosa subida a la colina en Chichester.

Se da la circunstancia de que este bólido es el mismo que empleó hace un mes Robert Kubica en los test que realizó en el Circuito de Cheste (Valencia).

Aquel día de junio fue la primera ocasión en la que se sentaba en un coche de la Categoría Reina después del accidente sufrido hace seis años en el Rally de Andora (Italia).  

Con su presencia en el Festival de la Velocidad de Goodwood 2017, el ex de BMW-Sauber continúa dando pequeños pero significativos pasos para un hipotético regreso a la F1.

 

 

Pues según parece, se mostró muy confiado con su montura negra y amarilla. Tanto es así que en un momento del recorrido se permitió saludar al ‘respetable’ con su mano izquierda y mantener el volante con la derecha, que es la que sufrió graves lesiones tras el porrazo de 2011.

El propio Robert Kubica, explicó su experiencia con una sonrisa de oreja a oreja muy reveladora: "Las sensaciones son buenas. Es uno de los mejores sentimientos que he tenido en los últimos años. Fue una experiencia fantástica".

Y sobre el evento dijo: “He oído grandes historias de este festival. Fue un placer haber estado aquí. Es un evento impresionante, lo he disfrutado mucho y espero que los aficionados lo disfrutaran tanto como yo". Solo hay que ver la cara del deportista de Cracovia después de la exhibición para comprender cómo se lo pasó.

 

 

 

Bueno, y el otro ‘ex’ y gran estrella en la jornada dominical en el Condado de West Essex fue Nico Rosberg. Un año más, el Campeón del Mundo de F1 2016 cumplió con su cita en Goodwood House, uno de sus eventos automovilísticos favoritos. Allí, en los jardines de Lord March, se lo pasó pipa rodando con un Mercedes W05 de la temporada 2014.

 

 

 

Así explicó cómo lo vivió: "Ha sido divertido. Este año para mí es diferente, hacía tiempo que no conducía un Fórmula 1. Ha sido una oportunidad especial y ha sido divertido llevarlo al máximo”.

Tras la exhibición salió a saludar desde el balcón de la humilde morada del dueño del sarao. Una vez allí, no perdió la oportunidad de conversar con Mark Webber sobre el incidente de Sebastian Vettel en el GP de Bakú.

 

Sobre su adiós, Rosberg, que ha pasado unos días en Ibiza con su familia celebrando su 32º cumpleaños, ha declarado que no tiene ninguna intención de volver a los circuitos.  Lógico. A ver, si nosotros tuviéramos su pastizal, una familia y una heladería en esa hermosa isla, tampoco nos jugaríamos el pellejo en ninguna carrera.

La tercera pata de la espectacular mesa del domingo llegó de la mano del compañero de Valteri Bottas. El finés no dejó pasar la oportunidad de dar gas a fondo ni de firmar algunos de los mejores 'donuts' del Goodwood Festival of Speed 2017 y que pintaron la sonrisa en las gradas.

 

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear