Pasar al contenido principal

120 años de Bibendum: ¡el muñeco de Michelin está de cumpleaños!

Doce décadas entre nosotros y en plena forma.

Bibendum, el muñeco Michelin, cumple 120 años

Pocas veces una herramienta de marketing ha triunfado de esta manera: el muñeco de Michelin cumple 120 años en plena vigencia, siendo el emblema de la marca de neumáticos con más historia en el Viejo Continente y representante de una de las guías más laureadas y seguidas del mercado. Bibendum cumple 120 años, mucho ha cambiado el mundo en este tiempo, pero parece claro que el tiempo no pasa factura a este emblema del marketing.

 

 

Te interesa: así luchará Michelin contra las muertes de ciclistas en la carretera

Bibendum nació en el año 1898 de la mano de los hermanos André y Edouard Michelin, que pensaron que el emblema de esta marca de neumáticos debía estar intrínsecamente ligado a los propios neumáticos. ¿Una figura humana formada de neumáticos? Simpático, bonachón, protector, incluso algo travieso. Esa idea original fue brillante, pero fue imprescindible el trabajo del artista Marius Rossillon, conocido en el mundo artístico como ‘O’Galop’, para plasmar esa idea sobre el papel.

El muñeco de Michelin triunfó desde su primera gran aparición pública, en la primera edición del Salón del Automóvil de París. Desde ese primer momento, el diseño original demostró su capacidad para generar admiración e imagen de marca y desde la empresa lo tuvieron claro: ¡Bibendum debía ser el mejor representante de Michelin! Con el paso de los años, el muñeco de Michelin se fue haciendo más humano, gracias a la inestimable colaboración de artistas como Hautot, Grand Aigle, Riz, Cousyn o René Vincent le fueron dotaron de carácter y perfeccionándolo poco a poco para representar de la mejor manera posible a la empresa.

 

 

Michelin tuvo claro que el marketing era clave para popularizar sus neumáticos y tanto fue así que desde 1920 incorporó un Estudio de Diseño para desarrollar este tipo de emblemas. Su carrera comercial comenzó muy pronto y en las sucesivas décadas recorrió todo el mundo promocionando a Michelin en los diferentes eventos en los que participaba la marca. Recorrió los mejores circuitos, las mejores carreras y los eventos más importantes del automóvil del Siglo XX. Hoy, 120 años después, Bibendum, el simpático muñeco de Michelin, sigue en plena forma y representando, como nadie, la imagen de Michelin en el mundo. ¡Hoy ya es un emblema del automóvil! Muchas felicidades.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear