Seat León Cupra 290: el superventas soñado

¿Te imaginas un mundo lleno de Seat León Cupra 290? No es imaginación…¡debería ser así!

9 10

Nuestro veredicto

¿Un Seat León Cupra 290 ‘superventas’?

Sí, en mi mundo ideal, el coche ‘básico’ que todo ser humano debería tener es este Seat León Cupra 290. Tras esta prueba, no me cabe duda.

¿Y eso?

Para empezar, el Seat León Cupra 290 es el Seat más potente de la historia. Eso ya dice mucho, pero encima tiene otros muchos atributos para ser el coche perfecto.

¿Cómo por ejemplo?

Coincidirás conmigo en que la estética es algo personal, pero afortunadamente, el Seat León Cupra 290 no cuenta con ningún elemento extraño que te haga decir: “¡pero qué es esto!”. Su diseño es limpio, sencillo y actual, los faros de Led le dan el toque moderno y los detalles únicos de esta versión, como las llantas de 19 pulgadas, la mayores tomas de aire delante o el difusor con el doble escape detrás, todavía le dan un punto más atractivo.

¿Y el interior?

La solidez estética y de acabados del nuevo Seat Léon está fuera de toda duda. En el Cupra 290, los cambios son mínimos: un volante achatado, pedales de aluminio o los asientos deportivos son los principales. Esta actualización dota al León más potente del sistema de conectividad Seat Full Link, que incluye elementos como el Mirror Link o la app de Seat. El equipamiento en esta versión es generoso, aunque lo más interesante son los precios de las opciones, nada exagerados: el techo panorámico cuesta 883 euros, mientras que el sistema de navegación 3D con pantalla táctil de 6,5 pulgadas, se va a hasta los 1.112 euros.

Pero bueno, al fin y al cabo es una versión deportiva, ¿qué tal se mueve?

Hay que reconocer que la base del Seat León es muy buena. La plataforma MQB es un portento de la ingeniería y los ingenieros de Seat Sport han conseguido imprimir a este Seat León Cupra 290 un carácter que te conquista. Antes de entrar en los detalles dinámicos de la prueba del Seat León Cupra 290, deja que te recuerde uno de los mayores baluartes de los Seat Cupra: su compromiso entre deportividad y practicidad.

¿Es bueno para usar cada día?

Pues sí. Sin duda lo más interesante es el refinamiento general, conseguido gracias a los buenos materiales usados en el interior y a una suspensión sorprendentemente cómoda. Cuando quieres ir tranquilo, el coche se comporta como cualquier otro coche, olvida las incomodidades típicas de una versión deportiva: este Seat León Cupra no es duro, no es incomodo y encima, cuenta con un chasis activo que se adapta al estilo de conducción que necesites: selecciona el modo confort y podrás realizar largos viajes sin que tu espalda sufra.

Pero si es cómodo…¿también es deportivo?

He aquí la magia de la electrónica. Elige el modo Cupra Drive Profile y prepárate para alcanzar un nivel dinámico espectacular. Seat Sport ha preparado un cóctel del que es imposible resistirse: un motor maravilloso, un diferencial autoblocante con gestión electrónica en el eje delantero, un sistema de frenos más potentes, un escape más contundente y una puesta a punto en Nürburgring. ¿Necesitas más?

¿Con 290 CV en el eje delantero, no se va de morro?

El comportamiento del Seat León Cupra 290 es muy noble. Para comprobarlo durante esta primera prueba, los amigos de Seat me han cerrado un tramo de más de cinco kilómetros para sacarle toda la ‘chicha’. Empiezo con una larga recta donde compruebo la insistencia que tiene el motor para intentar que te quedes sin puntos cagando leches en un santiamén: sus 290 CV empujan sin cesar en cualquier condición apoyado por unos 350 Nm que ahora están disponible, de manera lineal, desde las 1.700 vueltas hasta las 5.800. ¡Una maravilla de la elasticidad!

En 5,6 segundos te plantas a 100 km/h desde parado y si sigues con el pedal derecho en la moqueta, no parará hasta llegar a los 250 km/h que tiene limitados electrónicamente. Pero llegan las curvas y aquí el Seat León Cupra 290 se comporta de una manera increíble: el cóctel del que te hablaba antes saca lo mejor de sí y el autoblocante se encarga de guiar a un eje delantero que es capaz de tragar con los 145 CV por rueda de manera incontestable. Enlazar una curva con otra a gran velocidad te provoca una sonrisa tonta de la que es difícil zafarse. Los frenos Brembo del paquete Performance con el que cuento (incluye también llantas específicas y neumáticos Michelin Pilot Sport Cup), son más que suficientes para detener con garantías al Cupra 290, aunque es cierto que en frenadas fuertes la suspensión algo más blanda de lo habitual hace que el cambio de masas sea más evidente.

Y encima me dirás que consume poco…

Bueno, no le pidas peras al olmo: el Seat León Cupra 290 tiene un motor que es una joya, el archiconocido 2.0 TFSI que también montan los Golf R y S3, aunque estos, a modo de sentirse superiores, cuentan con la cifra mágica de 300 CV. Está claro que en conducción agresiva el consumo se dispara, pero también te digo que cuando vas tranquilo, consigues cifras la mar de atractivas: por ejemplo, en un trayecto de unos 600 km, de Barcelona al Pirineo, su consumo medio ronda los siete litros: ¡una cifra más que respetable para un coche de casi 300 CV! El consumo oficial se queda en unos 6,4 litros que, quizás tras el rodaje y circulando con viento a favor, se pueden conseguir.

Pues sí que pinta bien, sí…¿Y el precio?

Pues fíjate que junto al compromiso que tiene el Seat León Cupra 290 entre la comodidad y la deportividad, el precio me parece otro de los grandes aciertos. El precio parte de los 34.050 euros en el caso de la versión manual, aunque con los distintos descuentos, este puede bajar hasta unos interesantísimos 28.362 euros. Por ponerlo un poco en situación: menos de lo que cuesta un Audi A3 1.8 TFSI con 180 CV y el acabado más austero.

Pues sí que parece el coche perfecto, pero algo malo tendrá….

A mi me parece un producto muy interesante por el hecho de poder contar con dos carácteres en uno. Un coche cómodo y rápido para viajar y un auténtico deportivo para cuando quieres pasártelo bien. Su precio es muy atractivo y su estética me parece también un acierto. Pero claro que tiene cosas que podrían mejorar. Por ejemplo, la dirección de dureza variable me parece demasiado blanda en el modo Cupra: teniendo un eje delantero tan voluntarioso, es una pena que la dirección no sea algo más dura y precisa.

También me ha vuelto a defraudar un poco el sonido que emiten sus escapes: en Seat aseguran que este ha mejorado en las versiones SC y cinco puertas. Es posible que algo se note, pero echo en falta el sonido radical y brutal de sus primos, especialmente del S3...

Por último, más que una crítica es una recomendación: si estás pensando en comprar el nuevo Seat León Cupra 290, te recomiendo que te gastes 1.268 euros más y elijas los asientos backet calefactados y tapizados en cuero y alcántara: agarran el cuerpo a las mil maravillas y no son nada incómodos, al contrario, casi me han parecido mejores que los normales. 100% recomendables.

Por último, no pases por alto la prueba del Seat León Cupra 2017 con 300 CV. Más y mejor.

Lecturas recomendadas