Pasar al contenido principal

Prueba: BMW i8 Roadster 2018, ¡que viene el destape!

Eleva su potencia a 374 CV y acelera de forma instantánea

Imagen de perfil de Kike Ruiz
BMW i8 Roadster

La primera prueba del BMW i8 Roadster 2018. Sobran las palabras... ¡Y el sol acompaña! ¿Se puede pedir más? ¿me envidias? No te preocupes que nos vamos a tostar juntos la cabellera. Te pongo en antecedentes: El BMW i8 marcó una revolución en términos de tecnología, diseño y fabricación. Formas imposibles, mucha aerodinámica... A mí personalmente me encantaba.

¡Que llega el Supra! La pesadilla de su hermano el BMW Z4

Una pregunta más. ¿Te acuerdas del BMW i8 Concept Spyder? Fue el germen del i8 Roadster 2018. Con respecto al coupé sigue manteniendo el mismo sistema de propulsión: aunque con diferencias: bajo el capó en la parte trasera se encuentra el mismo un tres cilindros, con 1.499 cc y 231 CV y 320 Nm. Pero hasta aquí las similitudes.

La batería tiene ahora mayor capacidad (de 7,1 a 11,6 kWh) y alimenta un motor eléctrico con 12 CV más que antes (143 CV). La autonomía eléctrica da un poco más de sí: hasta 53 km. Todos esos kilómetros a 0 emisiones de CO2, lo que te permitirá acceder al centro de las contaminadas ciudades, ya que gozará de la etiqueta ‘0’.

i8 Roadster: más potencia a cielo abierto

Vamos al grano: abro el coche con sus espectaculares puertas tipo ala de gaviota y me deslizo al interior. La potencia total del conjunto es de 374 CV. Palanca a la 'D' y me empiezo a mover con total mutismo. Solo si coloco la palanca en el carril secuencial arranca el motor activando el modo Sport.

VÍDEO: BMW i8 Roadster y Coupé, juntos pero no revueltos