Pasar al contenido principal

Prueba Honda e 2020: fanático de la tecnología, deseas el Honda eléctrico y lo sabes

¿Lo quieres? Suelta 37.800 pavos y será tuyo
8 10

Nuestro veredicto

Primera prueba del Honda e 2020. Con el Honda eléctrico, la marca japonesa se adentra en una nueva y desafiante era. Y aunque pueda parecer una frase manida y extensible para el resto de marcas de automóviles, hay que tener en cuenta que Honda es el mayor fabricante de motores térmicos del mundo, pues produce al año más de 30 millones de propulsores de motos, automóviles, fuerabordas y otro tipo de vehículos. 

Si a eso se le añade que para 2030, Honda se ha comprometido a que dos tercios de los que vehículos que comercialice sean coches eléctricos (entre puros y electrificados), el reto sube muchos enteros.

Y el primer jalón de este camino es el Honda e. Ante todo hay que dejar claro que el Honda eléctrico es un coche urbano, para moverte por ciudad o ir a trabajar. Para distancias largas, Honda considera que un coche híbrido o el transporte colectivo tiene más sentido.

He de reconocer que personalmente me gustaba bastante más el diseño del concept del Honda e, que fue mostrado por primera vez en el Salón de Frankfurt 2017, Pero una vez que he visto el Honda e de serie en la calle, junto a otros coches, la verdad es que he empezado a verlo con otros ojos. Alguno pensará que algo tendrá que ver con el hecho de que cuando escribo estas líneas es el día San Valentín. Pero no, lo afirmo sinceramente.

Prueba Honda e 2020 TG

Interior Honda e

Y, claro, como la belleza está en el interior, mi enamoramiento se consolida. Los responsables de Honda tenían claro que su primer coche eléctrico debía tener un diseño icónico y ser muy tecnológico. Y en este sentido, el interior del Honda e 2020 es con lo que sueña cualquier fanático de la tecnología.

Prueba Honda eléctrico 2020
Así de moderno y tecnológico es el interior del Honda e 2020.

Es más, incluso se puede conectar una consola Nintendo y echar una partida del Super Mario Kart, por ejemplo. ¿El colmo del frikismo?

Prueba Honda eléctrico 2020

Al acceder al interior del Honda eléctrico y encontrarte con dos pantallas digitales de 12,3'' flanqueadas, además, por los displays que sustituyen a los espejos retrovisores (como en el Audi e-tron), uno siente adentrarse en una nueva dimensión.

Prueba Honda eléctrico 2020

El Honda eléctrico está disponible en principio con dos acabados: Honda e y Honda e Advance. Estos acabados determinan, además, las motorizaciones disponibles –según me confirman los ingenieros de Honda, no va a haber versiones deportivas del Honda eléctrico, pero sí habrá nuevos modelos de corte deportivo en la gama eléctrica y que llegarán en los próximos años–: Honda e de 100 kW (136 CV) y la Honda e Advance de 113 kW (154 CV) –que es la variante de la que ya se admiten pedidos y cuyas primeras unidades se entregarán en verano de 2020–. El Honda e Advance es precisamente el que voy a probar. En cualquier caso, ambas motorizaciones anuncian la misma autonomía: 222 km –en el caso del Honda e Advance con llanta de 17'' la autonomía se reduce a 211 km–.

Prueba del Honda eléctrico

Pulso el botón de arranque y, además del silencio, es como si una nave espacial entrara en funcionamiento. Al autonomía de partida es de 168 km. Inicio la marcha lento pero seguro, y no porque el Honda eléctrico no tenga empuje –su par inmediato es de 315 Nm–, sino porque la primera impresión al volante es una catarata de información. Es tanta la información que recibo a través de las 4 pantallas que me siento abrumado. Sin duda ninguna, requiere una cierta adaptación. 

Prueba Honda eléctrico 2020

Una vez que me voy a acostumbrando a tanta información, comienzo a descubrirle grandes virtudes. Y es que a sus menos de cuatro metros de longitud, se une un radio de giro de 4,3 metros (3,1 vueltas de volante entre topes), con lo que el Honda e se convierte en es un coche urbano ideal para el tráfico ratonero de cualquier gran ciudad.

Del mismo modo que otros coches eléctricos, el Honda eléctrico cuenta con el Single Pedal Control System. Este sistema  permite olvidarse del pedal del freno, pues en función del nivel de retención que se seleccione, recupera más o menos energía, toda vez que es capaz de detener el coche hasta parado sin tener que hacer uso del freno. Tras haberlo probado durante todo el test con el Honda e, te aseguro que es idóneo para el tráfico urbano, porque hace más cómodo el viaje, a la vez que se recargan las baterías.

En este sentido, gracias al tamaño compacto del Honda e, su tren de rodaje, con suspensiones independientes McPherson en cada rueda –de corto recorrido pero blanditas– y su tracción trasera, el Honda e es como un kart y se conduce como un kart. Es muy divertido.

Prueba Honda eléctrico 2020

¿Y qué tal con los espejos virtuales? Lo cierto es que, salvo que con la mano izquierda y según a la altura que la lleves colocada en el volante, puede tapar un poco la visión de la pantalla izquierda, la experiencia es muy buena, aunque como la cabra tira al monte hay querencia a mirar afuera para tomar referencias.

Para confrontar la experiencia con la vivida con el Audi e-tron, me metí con el Honda eléctrico en un parking con muy poca visibilidad. Mientras que con el SUV eléctrico de Audi la maniobra de aparcamiento es una auténtica locura –porque no ofrece buenas referencias al dar marcha atrás–, con el Honda e la maniobra hecha a la perfección.

Te puede interesar: Los 50 coches eléctricos que llegarán en 2020

Aunque la orientación del Honda e sea urbana, pruebo el Honda eléctrico en carretera. En ese terreno el Honda e muestra sus puntos flacos. Y no es que el Honda eléctrico no vaya bien: la dirección es sincera, toma las curvas con aplomo a pesar de su contenido tamaño y peso y los adelantamientos los supera sin problemas. Lo que sucede es que la autonomía comienza a desplomarse, sobre todo con el modo Sport, obviamente. Y entonces empiezan las angustias. No me hartaré de decirlo: para conducir un coche eléctrico hay que cambiar los hábitos al volante y también de mentalidad.

Consumo en carretera del Honda e

Al final de la ruta de prueba, y tras varios tramos pisando el acelerador con alegría, la pantalla del Honda e arrojaba un consumo medio de 23,2 kWh y una autonomía restante de 10 km. ¡Ufff! No hay que olvidarse del carácter urbano del Honda e y que está concebido como un segundo coche dentro de una unidad familiar. 

Sea como fuere, después de esta prueba, el Honda e 2020 me ha encantado. Lástima de precio, o mejor dicho, lástima no tener ahorros...
 

Y además