Pasar al contenido principal

Prueba Jaguar F-Pace 25d AWD R-Sport 240 CV

El lord inglés es un buen compañero de viaje para los que buscan un SUV con una imagen impecable y un comportamiento fiable en carretera

Imagen de perfil de Javier Leceta

Antes de entrar en detalle en esta prueba del Jaguar F-Pace 25d AWD R-Sport quiero contarte algunos datos que debes conocer. Aunque con bastante retraso con respecto a otros competidores, Jaguar ha decidido sumarse a la fiesta de los SUV, ya que es absurdo despreciar el segmento de mercado más importante de los últimos años y de los próximos. Y lo ha hecho con el Jaguar F-Pace, un todocamino que apuesta por el refinamiento inglés al que ya nos tienen acostumbrados otros modelos de la marca.

Y el resultado, a tenor de lo visto, está muy logrado. Podemos decir -con algunos aspectos mejorables que te iré contando más adelante- que Jaguar ha dado con bastante precisión en el blanco. El Jaguar F-Pace 25d de esta prueba es un coche muy elegante tanto por fuera como por dentro, sus acabados están a la altura y su comportamiento, sin ser de los mejores dentro de su segmento, no está nada mal. Sin duda, es una apuesta segura para los fans de la marca que echaban de menos un SUV dentro de su gama de productos. Ah, si buscas algo más pequeño, tampoco te olvides del Jaguar E-Pace, aunque es más versátil el 'F'.

 

Prueba Jaguar F-Pace 25d AWD

 

A la hora de crear su primer SUV, Jaguar ha utilizado unas pocas gotas del ADN de su hermana Land Rover, pero solo unas pocas... Porque este F-Pace transita por un camino menos 'rudo', en el que la exquisitez británica pretende estar presente en cada uno de sus poros. Solamente el Range Rover Velar tiene un concepto en esa línea.

Así pues, a simple vista el Jaguar F-Pace es uno de los todocamino más señoriales que puedes ver ahora mismo. Un vehículo con un tamaño considerable (4,73 metros de largo y 1,93 de ancho) que cuenta con una distancia entre ejes relativamente larga (algo que beneficia su habitabilidad interior) y voladizos cortos. Y, que en este caso, viene complementado por el acabado R-Sport, que incluye entre otros elementos diferenciadores llantas de aleación de 19" (aunque las que ves en estas fotos son unas de 22” opcionales), Body Kit R-Sport con paragolpes delanteros y traseros R-Sport, guarnecidos de las puertas del color de la carrocería y acabados Grained Black, estribos de metal con inscripción 'R-Sport', Faros bixenón con luces diurnas LED con diseño 'J Blade', asientos deportivos de piel Grained y Technical Mesh e iluminación interior ambiental.

Más de lo mismo en el interior: acabados de calidad realizados con buenos materiales (piel, costuras decorativas, etc.) y un sistema de infoentretenimiento, denominado InControl Pro, que cuenta con una pantalla de 10,2 pulgadas muy intuitiva de utilizar pero que, eso sí, no es de las más grandes del segmento. Sus gráficos son nítidos, pero son mejorables si los comparamos con los más avanzados del mercado. Los asientos deportivos de esta versión resultan cómodos, ofrecen una buena postura de conducción y sujetan bien el cuerpo gracias a sus contornos marcados. Además, la visibilidad posterior es bastante buena.

 

Prueba Jaguar F-Pace 25d AWD

 

La banqueta trasera ofrece espacio para tres ocupantes y ofrece bastante altura al techo. Eso sí, la joroba del tunel central -en esta versión con tracción integral- resta comodidad al ocupante que viaja en el medio. Finalmente, el maletero cuenta con un volumen de carga de 650 litros o 1.740 con los asientos abatidos (para que te hagas una idea, el Macan ofrece 500 y 1.500).

 

Prueba Jaguar F-Pace 25d AWD R-Sport 240 CV

Como ves, por apariencia el F-Pace en un SUV de chistera, pero ¿su comportamiento está a la altura de su elegante pose? En esta prueba del Jaguar F-Pace 25d AWD R-Sport 240 CV vamos a comprobarlo. 

Disponible en versiones con tracción trasera e integral, este Jaguar F-Pace 25d AWD R-Sport apuesta por esta última. Aunque no te líes: realmente es un trasera que, solo cuando necesita ayuda extra, tira del eje delantero (al que llega a entregar el 50% de la potencia).

Su motor Ingenium 2.0 i4 Biturbo Diésel de 240 CV es una de las mecánicas más interesantes de la gama. Acelera de 0-100 km/h en 7,2 segundos, alcanza velocidad máxima de 217 km/h y tiene un consumo combinado de 5,8 litros, que se dispara considerablemente si llevas un ritmo alegre. Sus emisiones son de 153 g/km. En marcha ofrece un funcionamiento suave y progresivo. No empuja mal pero esperaba un poco más de punch teniendo en cuenta sus 240 CV. Su cambio automático de 8 velocidades funciona perfectamente: no es el mejor de su categoría, pero sus marchas están bien escalonadas y recupera bien cuando es necesario.
        
¿Y cuando la cosa se anima? A ver, tampoco vamos a engañarnos. El F-Pace tiene una suspensión heredada del F-Type y un nombre similar a él, pero no su comportamiento.Ya sabes, cosas de la física… Pero el balanceo de su carrocería es muy contenido, incluso a velocidades elevadas (sobre todo cuando seleccionas el modo de conducción ‘Sport’), por lo que tiene buen aplomo. La dirección responde bien y es precisa, aunque me gustaría que fuera un poquito menos suave en modo normal y transmitiera un poco más lo que ocurre bajo las ruedas.

Tal y como he podido comprobar durante la jornada de pruebas de este Jaguar F-Pace 25d AWD es un todocamino en el que podrás ir rápido sin tener sobresaltos. Pero ojo, porque su planteamiento va de la mano de su imagen: es un SUV destinado sobre todo a viajar con clase, tranquilamente y preferentemente por vías rápidas. Su control de estabilidad, demasiado intrusivo, enseguida se encargará de decírtelo. Vale, está claro que el F-Pace no es un coche para entrar cruzado en una rotonda, pero es que en cuanto entras un poco más alegre de lo normal, empieza el festival de luces en el cuadro de instrumentos -incluso aunque lleves seleccionado el modo deportivo-. Sin duda, este es uno de los aspectos que menos me ha gustado en esta prueba del Jaguar F-Pace 25d AWD: su ESP entra demasiado pronto y sin necesidad. Incluso tratándose de un todocamino debería ser algo más tolerante. De todas formas, si eres de esos a los que les gustan las máximas sensaciones al volante -incluso aunque sea el del de un SUV-, el Macan, o el nuevo Alfa Romeo Stelvio son mejores opciones que este gentleman de Jaguar.

 

Prueba Jaguar F-Pace 25d AWD

 

Una última cosa que seguro no te sorprenderá tratándose de un todocamino. Pese a su parentesco con Land Rover, el F-Pace no es un tipo de campo. Sí, podrás meterte por caminos sin ningún problema, pero no fuerces demasiado las cosas. Entre otros motivos, por sus prominentes llantas de 22 pulgadas: son bonitas y quedan bien en un vehículo de estas dimensiones, pero no son los mejor para moverte entre rocas y trialeras. Elige mejor las de 20, quedan también bonitas y son un poco menos susceptibles de daños (sí, cuidado también con los bordillos de tu ciudad).

Conclusión

Tras probar este Jaguar F-Pace 25d AWD R-Sport una cosa me ha quedado muy clara. Si buscas uno de los SUV premium más elegantes del mercado, con ciertas dosis de dinamismo (pero no el mejor, ya que algunos de sus rivales son más finos a la hora de conducir) y los 66.460 € que cuesta no son un problema, el inglés puede ser tu coche.

Lecturas recomendadas