Pasar al contenido principal

Prueba del Mini Countryman 2017: un SUV compacto más que razonable

Ha llegado el miniSUV. ¿Lo pillas? Mini, SUV... bah.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Prueba del Mini Countryman 2017... ya he visto esto

Me temo que no, estimado lector. Puede que hayas leído recientemente los artículos que dedicamos al nuevo Mini Countryman 2017, ya fuera el de la gama al completo, el de su versión híbrida llamada S E Countryman All4 2017 o del espectacular John Cooper Works Countryman 2017, para quienes necesitan la deportividad de sus versiones más salvajes -aquí tienes la prueba del Mini Cooper S con el kit JCW instalado- bajo un disfraz de coche razonable. Para que te deje comprarlo tu pareja, hablando en plata. 

Ah, vale. Cuéntame más cosas...

El Countryman ha tenido tradicionalmente dos trabajos: ser el Mini ideal para quienes necesitan un todocamino... y ser el Mini ideal para quienes ya tienen un modelo de la firma perteneciente al Grupo BMW pero, por cuestiones varias, ahora necesitan más espacio -los hijos son lo que tienen-. Con esa necesidad cubierta más que de sobra con el nuevo Mini Clubman -aquí tienes una prueba del Cooper S y otra del JCW-, el personal de la marca ha decidido darle al nuevo coche un aire mucho más SUV... con mucho más tamaño: ahora es 20 centímetros más largo que antes. 

Me gusta su aspecto

Y es normal, porque el trabajo llevado a cabo en el nuevo modelo que hemos examinado en esta prueba del Mini Countryman 2017 ha sido concienzudo y, a nuestros ojos, acertado: ahora tiene una imagen mucho más musculada en el exterior y su habitáculo ha sido rediseñado para aportar una mayor sensación de calidad... sin renunciar a ninguna de las señas de identidad que ya todo el mundo reconocer en cualquier Mini del mercado. Y eso es muy bueno. 

¿Mucha gama?

Bastante: el nuevo Mini Countryman 2017 se ofrece en este momento -en junio está prevista la llegada del modelo híbrido y un poco antes la del JCW- en cuatro acabados distintos que pueden escogerse con tracción delantera o total. Los peldaños de la escalera hacia el SUV más refinado son Cooper, Cooper S, Cooper D y Cooper SD. Que pueden llevar el apellido All4 si optas por un 4x4. Pero quizá no sea buena idea. 

¿Cuál habéis probado?

Hemos tenido la oportunidad de realizar la prueba del Mini Countryman 2017 en su acabado Cooper S All4 automático, que equipa un bloque de dos litros y 192 CV capaz de alcanzar los 100 km/h en 7,2 segundos con una velocidad punta de 222, que no está nada mal teniendo en cuenta que el conjunto pesa 1.605 kg y que no está pensado precisamente para ser el coche más rápido en el cuarto de milla. 

Suena bien, ¿qué tal va?

Lo primero que nos llamó la atención cuando hicimos los primeros kilómetros fue el tacto de su dirección: incluso en el modo más suave -conocido como Green y que puede seleccionarse con un mando central que te permite elegir entre el más ecológico, MID y Sport- es pesada, pero al mismo tiempo tremendamente precisa y comunicativa. A la hora de enfrentarse a las curvas, el Countryman se comporta razonablemente bien y destaca frente a otros todocamino del mercado: el subviraje sólo aparece a ritmos muy altos o en superficies demasiado resbaladizas -donde los efectos de la tracción total se dejan notar... aunque ésta sea algo perezosa a la hora de entrar en acción-, y los movimientos de la carrocería están bastante bien contenidos teniendo en cuenta su peso y su elevado centro de gravedad. 

Es el Mini perfecto, ¿verdad?

El primer censo mundial de Mini ya está aquí

No: el Mini perfecto es el más potente disponible, con 231 CV... y tres puertas. Todo lo demás son aproximaciones que, como las de la Lotería de Navidad, te pueden dar una alegría de vez en cuando pero no te solucionan la vida. Realmente se trata de una opción muy razonable si necesitas un SUV de tamaño relativamente compacto y con una calidad general sobresaliente que aún no se vea demasiado por la calle. Aún... 

¿Precio?

La unidad probada tiene un precio oficial de 35.650 euros, que no es demasiado dinero teniendo en cuenta que es un Mini... y que está bastante bien equipado. En cualquier caso, hay opciones para todos los gustos y, aunque nosotros nos quedaríamos siempre con las movidas por motores de gasolina, lo cierto es que quizá la tracción total All4 no sea una opción obligatoria en este coche. No nos malinterpretes: va muy bien, pero para el uso general que tendrán estos coches la tracción delantera con unos buenos neumáticos de contacto podría ser más que suficiente. Si tienes pensado ir a Dakar con él quizá haya otras opciones mejores. Como un psicólogo. 

Necesito un veredicto final...

Mini ha hecho un muy buen trabajo con el nuevo Countryman: ahora que su gama es más razonable y completa que antes, la única salida para este modelo era desaparecer... o convertirse en lo que es ahora mismo, el SUV de Mini. Ya no se queda a medio camino entre un Mini cinco puertas y un todocamino, y ocupa un escalón más razonable dentro de las opciones que da la marca a sus potenciales clientes. Sí, compraríamos uno. Si tuviéramos el dinero. Y nos quedara sitio en el garaje para guardarlo junto al Porsche 911 R, el Lamborghini Huracán LP580-2 Spyder y el nuevo BMW M4 2017

Lecturas recomendadas