Pasar al contenido principal

Prueba del Nissan Z 2023: el mejor Z hasta la fecha

Prueba del Nissan Z

Un deportivo como los de antes que aquí no podremos tener

8 10

Nuestro veredicto

La saga Z de Nissan ha recibido un nuevo integrante y, aunque no llegará a Europa, ha llamado claramente la atención aquí. Por ello, hoy os traemos la prueba del Nissan Z 2023, el coche que llega para mantener al carácter ‘deportivo’ ligado a los modelos asequibles con cambio manual.

Lo que tenemos aquí es el último de los más de 50 años de coches Nissan Z. Todo comenzó en los 60 y fue evolucionando con los años, pero sin que cambiaran sus rasgos principales: un deportivo/mini GT biplaza, con motor delantero y tracción trasera. No es un GT-R, sino que está más enfocado al día a día.

Te interesa: Todo lo que sabemos del Nissan Z

Eso sí, este es un coche con un V6 biturbo de 3 litros con 400 CV bajo el capó, de manera que no es algo inofensivo. A este bloque se le puede asociar una caja manual de seis velocidades o una automática de nueve. Además, este deportivo cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado -salvo en el modelo base-, tracción trasera y dimensiones modestas

Por fuera tiene proporciones que nos son familiares, pero el Z es más esbelto que los que lo precedieron. Es más parecido a un 240Z que a un 370Z y hay muchos guiños a su pasado realmente encantadores. 

Prueba del Nissan Z

Verás el fantasma de los faros redondos del 240Z en las luces diurnas, los alargados pilotos rectangulares del Z32 atrás e incluso algunas formas que te hacen ver a un 200SX en los tres cuartos traseros. Tal vez solo somos nosotros, eso sí, pero lo cierto es que es un coche coherente y atlético sin ser demasiado llamativo. Y eso es algo muy bueno.

Aun así, lo que más hay en este coche es parte del 370Z, aunque no es demasiado. Sobre un 80% del coche ha cambiado, por lo que no es tanto un lavado de cara, sino una nueva máquina con una pizca de remanente técnico. En la carrocería tampoco se parece mucho a un 370Z, y tiene más potencia y par, lo que anula el ligero aumento de peso del modelo anterior. 

¿Qué hay por dentro?

Asimismo, también hay diferencias en el habitáculo, que es nuevo, pero sí deja entrever que este no es un coche de 60.000 euros -se ofrece a partir de unos 40.000 dólares en EE.UU-. En el interior del Nissan Z 2023 no hay malas sensaciones, con materiales bien utilizados, buena ergonomía y gran visibilidad. Sin embargo, notarás que hay algunas texturas de aspecto más económico, que no barato.

Hay acabados que no podrás dejar de percibir con el tiempo, pero puedes distraerte eligiendo algún color peculiar para el habitáculo. Puedes optar por negro, rojo o azul y no sabríamos decir si los más llamativos son brillantes o un horror.

Más allá de esto, estarás viendo todas las comodidades modernas, aunque algunas no sean necesarias, si somos honestos. Los asientos eléctricos con calefacción/refrigeración son agradables, por ejemplo, pero no esenciales en el Nissan Z. 

Prueba del Nissan Z

Aun así, en el equipamiento de serie verás: aire acondicionado, sensores de aparcamiento, botón de arranque, pantalla multimedia de 8” -de 9” de forma opcional-, Apple CarPlay/Android Auto, Siri, GPS, punto de acceso Wi-Fi, control de crucero... Como opciones premium, un estéreo Bose de 8 altavoces y toques de cuero aportan los detalles diferenciadores.

Por otra parte, dentro del Nissan Z hay una consola central de estilo retro, al igual que el volante, y una pantalla configurable de 12,3” con la que puedes jugar a tu antojo, con los modos "Normal", "Mejorado" y "Deportivo".

Así cambiarás las prioridades de información entre el GPS y la radio, y hacia un cuentarrevoluciones más grande a medida que cambias el modo. Como detalle curioso, en el Sport se añade una línea roja a las 12 en punto y una luz de aviso para el cambio. 

También hay tres relojes en la parte superior del salpicadero -presión del turbo, velocidad de la turbina y voltaje de la batería-, que son divertidos de ver. Pero no cuando están haciendo lo suyo, eso sí, o te estrellarás. 

Finalmente, en este coche encontrarás también un maletero de tamaño decente, aunque sea un deportivo. Eso sí, ten cuidado con lo que metes, ya que está bastante alto y no quieres que el equipaje aparezca repentinamente en la cabina durante la primera frenada fuerte.

En carretera, suave y divertido

Ahora bien, para hacer en condiciones una prueba del Nissan Z, hay que conducirlo. De entrada, la sensación es curiosa, ya que parece un coche más ligero que su predecesor, aunque no sea así.

Especificación por especificación, el Z es probablemente 30 kg más pesado que el 370Z, pero tiene más potencia y par, por lo que compensa con creces ese ligero aumento de peso. Es más rápido en todas las situaciones y, lo que es más importante, se siente más animado al cambiar de dirección y al frenar. 

El V6 responde con la dulzura suficiente, los turbos se aceleran relativamente pronto, en algún lugar por debajo de las 2.500 rpm, y el impulso está bien administrado: no hay una gran aceleración, sino un impulso muscular hasta la línea roja de 6.800 rpm. De hecho, esa es una buena manera de describir este automóvil: es musculado en lugar de musculoso. 

Prueba del Nissan Z

Probablemente, el aspecto más útil es correr a una velocidad media. Aquí hay una hermosa banda de potencia con la que puedes jugar sin exprimir constantemente las tripas del motor. Rara vez hay una marcha "incorrecta" aquí, y definitivamente se adaptaba a las carreteras secundarias americanas en las que lo probamos.

Otra cosa sería en Europa, eso sí. En nuestras pequeñas carreteras, cambiar de dirección en el Nissan Z 2023 puede sentirse como algo perezoso. No hay nada malo en la forma en la que hace las cosas, pero tiene una tendencia a tener que dejar que fije la suspensión a medida que avanza en una curva, y le gusta apoyarse en la rueda delantera exterior cuando pasa sobre su propia diagonal. 

Aun así, cuando te acostumbras tiene mucho agarre y aporta buena comunicación, por lo que no hay nada preocupante. Es solo que, en la configuración de EE.UU. se ha incluido algo de suavidad de dirección. Eso lo convierte en un coche muy fácil, por lo que va por el camino correcto. 

Prueba del Nissan Z

Sea como fuere, el tránsito en las carreteras secundarias de Nevada fue muy divertido, a pesar de que alcanzas velocidades ligeramente antisociales si no tienes cuidado. No olvides que tienes 400 CV. Suena como un coche divertido y lo es.

Una cosa que se destaca es que realmente puedes hacer que el coche se deslice un poco sin amenazarte a ti ni a nadie más. Pisa los frenos y el Nissan Z te dará una generosa propina hacia adelante, y si te comprometes y giras mientras aún estás cargando el peso, el coche te presentará un sobreviraje al gusto.

¿Lo mejor? Es fácil, controlable y divertido. Sin embargo, este deportivo tiene el poder de mantener las cosas en marcha si lo deseas. También tiene suficiente bloqueo de dirección como para pivotar fuera de ángulos bastante grandes si te las arreglas para ser demasiado arrogante al conducir, según dicen…

Prueba del Nissan Z

Por otra parte, la caja manual es dulce y corta, mientras que la automática hábil y fácil. Además, hay ‘Launch Control’ para ambas y rev-matching para la manual. Como un coche en el que participar, aunque posiblemente no sea tan rápido como el automático, el manual es el que debes tener. 

Esta opción, a menos que esté manejando una gran parte del tráfico, es un poco más envolvente, y el embrague es lo suficientemente ligero como para que no sea demasiado intrusivo. Lo único que realmente necesita el Nissan Z es un poco más de ruido, de turbo, de heavy metal para el escape.

Nissan ya lo sabe: nos dimos cuenta de que uno de los modelos de prueba en la presentación ya tenía un escape deportivo 'prototipo' más sonoro y brutos... Saben lo que hacen, estas personas…

Prueba del Nissan Z

Entonces, ¿cuál es el veredicto tras la prueba del Nissan Z 2023? El último de la gama antes de la electrificación es el mejor hasta ahora. Tiene la cantidad justa de potencia para que sea rápido y no está tan sobrecargado como para que tengas que confiar en una gran potencia para mantenerte en el juego.

Este es un coche con un manejo lúdico en lugar de una tontería demasiado dura y sesgada por los circuitos. Es la sensación de volver a lo básico sin tener una cabina que te lleve a lo básico, y con una excelente relación calidad-precio.

También tiene una dualidad útil en el sentido de que sería un buen coche de diario o un GT compacto pero utilizable. Pero, cuando llegas a un lugar interesante, tiene suficiente amplitud dinámica como para divertirte un poco. Sí, hay cosas que cambiaríamos, pero casi se siente como si Nissan hubiera dejado algo de margen para ajustar el coche a tu gusto.

Prueba del Nissan Z

Para Europa, quitaríamos un poco de la suspensión y lo haríamos girar un poco más rápido. Ajustaríamos la ya dulce acción de cambio de marchas en el manual, también los turbos y haríamos que sonara un poco más afrutado. Pero es algo encantador tal cual viene: es una pena que las emisiones y la eficiencia hagan que no llegue a Europa.

Ver otros acabados de Nissan 370Z
  • Precio

    45.430

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    3.696 cc

  • Par motor

    371 Nm /5.200 rpm

  • Potencia

    344 cv /7.400 rpm

  • Cambio

    Manual

  • Tracción

    Trasera

  • Capacidad maletero

    235 L / 0 L

  • Aceleración 0-100

    5,2 s

  • Velocidad máxima

    248 km/h

  • Consumo oficial

    15,3/7,9/10,6 l/100km

  • Garantía

    3 Años

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Y además

Buscador de coches