Pasar al contenido principal

Prueba Subaru XV 2018: Este SUV mola más de lo que puedas creer...

Lo sé… ya hay mogollón de SUV. Pero échale un vistazo a este. Te va a gustar… y lo sé.

Imagen de perfil de Alfredo Rueda
Prueba Subaru XV 2018

El panorama SUV ha crecido exponencialmente desde hace ya varios años. A él han llegado representantes de, prácticamente, todas las marcas. Y los hay muy interesantes, eso no te lo niego. Pero en esta prueba del Subaru XV 2018 comprobarás que éste también lo es, incluso más que muchos, y no solo porque sea uno de los mejores SUV en relación calidad/precio.

¿Por qué es tan interesante?

Los mejores todoterrenos baratos de 2018

Para empezar, por la seguridad que incorpora. Todo comienza con la tracción integral simétrica y permanente de Subaru, denominada ‘Simmetrical All Wheel Drive’ y continúa con el sistema X-Mode y el reparto activo de par. ¿El resultado? Una tracción sin igual en todo tipo de adherencia. Porque este Subaru manda el par motor en un 60% al eje delantero y en un 40% al trasero en condiciones normales, aunque puede variar al 50% en cada eje y, además, gracias también al ESP, se puede variar en cada rueda y hacer que llegue más fuerza a la que tenga más tracción por lo que, por ejemplo, en virajes, se hacen con más agarre y, por lo tanto, con más confianza.

Prueba Subaru XV 2018
Prueba Subaru XV 2018

Otro sistema de lo más interesante es el EyeSight. Se trata de un componente de seguridad que se basa en dos cámaras dispuestas en el parabrisas y que monitorizan y reconocen objetos, vehículos o peatones a diferentes distancias, avisando al conductor de su presencia y tomando las medidas oportunas si este no reacciona para evita o en último caso reducir los daños de un posible impacto.

¿Tiene motor diésel?

Va a ser que no. Solo llega con dos bóxer de gasolina y ambos sin turbo. Se trata de un 1.6 de 114 CV y un 2.0 de 156 CV. El primero, se me antoja algo escaso. El 2.0 es nuevo al 80% y ya sí se muestra más ágil al mover todo el conjunto.

Prueba Subaru XV 2018
Prueba Subaru XV 2018

No me ha gustado tanto su cambio automático de tipo variador continuo Lineartronic que también se ha refinado y metido en báscula, consiguiendo ocho kilos menos de peso. Por lo menos, tiene siete velocidades prefijadas (seis en el 1.6) que desahoga un poco el motor en aceleración, ya que estos cambios tienden a colocarse al máximo de revoluciones hasta que no quites presión del acelerador.

¿Qué más cambios tiene?

Su estética cambia poco: faros, paragolpes, rejilla frontal y algunas medidas, como la longitud, que es 15 mm mayor hasta llegar a los 4.465 mm o la distancia entre ejes, que aumenta en 30 mm, por lo que su dinámica en línea recta se nota algo más aplomada y estable.

Por dentro cuenta con unos asientos que han renovado su ergonomía y que son calefactables de serie, una nueva generación de infotainment cuyo elemento estrella es la pantalla táctil central de ocho pulgadas y, en general, con mejores materiales, acabados y espacio para los pasajeros.

Respecto a su equipamiento, no echarás de menos grandes cosas, como puedes ver en la siguiente fotografía.

Prueba Subaru XV 2018
Prueba Subaru XV 2018

Además, su precio, como también puedes ver y que comienza en los 21.900 euros (con campaña descuento incluida) es de lo más atractivo.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear