Pasar al contenido principal

¿Cómo es conducir un DS electromod? Lo descubrimos probando el DS EV Électronique

¿Es posible cambiarle el motor a un Citroën DS por uno eléctrico y mantener ese 'no sé qué' tan característico? 

Un texto de Paul Horrell con fotos de Mark Fagelson

Detrás de mí, sentado en amplio asiento trasero, llevo pasajeros. Son los fantasmas de los creadores del Citroën DS 'Tiburón', pero no tengo sensación de algo siniestro. Seguramente están encantados, finalmente satisfechos de que después de todos estos años este es exactamente el Citroën DS electromod que habrían construido si hubieran podido.

Es indiscutible que el DS es uno de los coches más bellos de la historia. Pero también el más avanzado de su época, tanto estilística como técnicamente. Durante su aparición en el Salón de París, Citroen recibió 80.000 reservas, un récord que se mantuvo hasta la aparición del Tesla Model 3

Desde su debut en 1955, tenía un sistema hidráulico de alta presión para la suspensión autonivelante, la dirección y los frenos de disco (el primer coche fabricado en serie que los llevaba de serie). 

Funcionaba con neumáticos radiales; la carrocería monocasco tenía paneles desmontables y un ligero techo de fibra de vidrio. Más tarde, ese morro de tiburón recibió faros direccionales.

ds electrico

El Citroën DS de Electrogenic y otros restomod eléctricos

Pero de nada de eso vamos a hablar aquí porque en esa lista de avances falta la propulsión. El DS estaba destinado a tener un motor bóxer de seis cilindros, pero Citroen se quedó sin dinero, por lo que heredó el aburrido bloque del viejo Traction Avant. Por lo tanto, tiene sentido reemplazar eso con un motor eléctrico como han hecho en los talleres de Electrogenic de Kidlington, a las afueras de Oxford. 

Quizá puedes pensar que este tipo de modificaciones eléctricas son un sacrilegio: desalojar un maravilloso motor del Jaguar XK o un flat six de Porsche debería estar prohibido.

Quizá temes que una transmisión eléctrica reste valor al complejo compromiso de conducir un clásico. Los motores con carburadores parecen toser y carraspear; las cajas de cambio antiguas tienen una sincronización tirando a floja. Negociar con este lote requiere habilidad, y por eso es divertido. 

Quizá, por eso, electromod de una marcha podría ser aburrido. Algo sin alma. ¿No? Pues no. Este DS de Electrogenic tiene embrague y marchas. Funciona con un voltaje más bajo que los  eléctricos actuales, 110 voltios en lugar de 400 u 800, lo que simplifica la instalación. 

También significa que el motor tiene un rango de revoluciones más estrecho, por lo que vale la pena conservar la caja de cambios original. Por supuesto, el motor eléctrico, a diferencia de uno de combustión, puede bajar a cero revoluciones. 

Así, en la ciudad, si no hay subidas, puedes colocarlo en segunda o tercera y conducir como un coche eléctrico normal. Pero por interés y eficiencia, puedes utilizar las marchas más altas en zonas rápidas y reducir para obtener una regeneración adicional.

Al igual que con cualquier Citroen de mediados de siglo, la palanca de cambios no es convencional, es una vara grande que aparece desde la columna de dirección. En realidad, no es complicada de operar, ya que se abre paso con un suave 'clonc'. Pero si ya te has acostumbrado a avanzar sin cambiar de marcha, Electrogenic también puede diseñar y construir conversiones de una sola velocidad.

Un detalle gracioso es que este DS EV Électronique todavía tiene su accionador del estrangulador original. Si tiras hacia afuera y cambias el funcionamiento del motor y activas la marcha atrás. Ah, y una peculiaridad más: aunque usas el embrague para cambiar de marcha, no lo tocas para arrancar o parar porque, recuerda, la "velocidad de ralentí" del motor es cero.

Dentro de ese salón rodante que siempre ha sido el DS

Abro la puerta, me siento en la butaca y activo los sistemas. La carrocería se levanta volviendo suavemente a la vida. El acelerador tiene un recorrido largo, con una inclinación poco acentuada, por lo que es fácil conducir suavemente. 

Pero al hundir el pie derecho  recibes el tipo de impulso que, si bien no es exagerado, definitivamente es más utilizable que el original. La potencia es de 120 CV y la entrega de los 235 Nm par se ha mapeado cuidadosamente para preservar la transmisión, lo que significa que se acerca bastante al funcionamiento del motor OHV de carrera larga que había antes bajo el capó.

En cuanto a las baterías, se encuentran debajo del asiento trasero donde antes estaba el tanque de combustible (versión de 52 kWh), así como un paquete adicional sobre el motor debajo del capó (con el pack de 78 kWh). 

La autonomía es de unos 240 kilómetros, suficiente para que el propietario de este coche, que lo usa a diario, acabe de regresar de un hermoso recorrido por la Francia interior: no malgastarías la autonomía avanzando solo por la autopista, ¿verdad? 

Debido a que el DS eléctrico es de bajo voltaje, la carga rápida se cargaría las celdas de la batería, por lo que esta requiere 22 kW, suficiente para reponerse en poco más de dos horas. La variante de 400 V sí que permitiría este tipo de recarga. 

Un diseño inteligente y reversible

DS EV Électronique electromod eléctrico
Mark Fagelson
-

Top Gear

La conversión no roba ni un centímetro al interior. Tampoco al maletero. A menos que levantes el capó, la única señal que te pone sobre la pista de lo que ves es que falta el tubo de escape

El salpicadero también es como el original, aunque la guantera esconde una pantalla con la información de carga. Las conversiones de Electrogenic intentan evitar las acusaciones de algunos  de "vandalismo histórico" porque son totalmente reversibles. 

Comienzan desatornillando lo que va a sobrar (motor, radiador, escape, tanque de combustible) antes de escanear digitalmente en 3D la carrocería y el chasis originales. Luego diseñan un paquete de componentes eléctricos que se ajusten a esos espacios y se adapten a la distribución de peso original: baterías, motor, cargador, inversor, convertidor DC-DC y calefacción. 

En el caso del DS y de un Rolls Silver Shadow que también contaba con suspensión hidráulica, también construyeron una bomba accionada eléctricamente para controlar la altura de la carrocería.

Es costoso, por supuesto. A Electrogenic no le gusta ponerle un número a las cosas hasta que ha tenido una conversación honesta con un posible cliente sobre cómo se usará el nuevo clásico eléctrico. 

Curiosamente, nos cuentan que la a gente tiende a configurar el coche en exceso. No es un menú de precio fijo. La mayor parte de las conversiones de Electrogenic son personalizadas y ofrece muchas opciones en motor, tamaño de batería, voltaje y más. (Hay un kit directo más barato para Land Rover, como el que se usa en Worthy Farm de Glastonbury, y pronto habrá uno para Mini). 

En principio estaríamos hablando de un kit con un precio 50.000 euros. No es poca cosa, pero piensa en lo que se gasta la gente en dejar sus coches clásicos como nuevos y no decimos nada. 

En marcha es delicioso. En serio

Motor eléctrico y baterías del DS EV Électronique
Mark Fagelson
-

Top Gear

Este DS eléctrico tiene su origen en 1972 y ofrece un esquema de pintura inequívocamente de la época, con toda una gama de marrones, comenzando por la pintura. Las alfombras son de color crema, los asientos color chocolate... Y faros amarillos, por supuesto. 

El brutal volante de un solo radio parece estar envuelto en cinta de manillar de una bicicleta Gitane de los setenta. La visibilidad es perfecta, panorámica. Hay un montón de espacio, tanto que en las curvas más cerradas te mueves del asiento si las tomas de manera "vigorosa".

Bueno, digo "vigoroso", pero en realidad no hay mucho agarre, por lo que los ángulos de balanceo son menores de lo que cabría esperar y el cabeceo apenas es mayor que en, digamos, un Land Rover Discovery moderno. 

La dirección es muy precisa para un automóvil tan antiguo y el subviraje no es un problema. Los frenos de alta presión son mucho mejores que en la mayoría de los clásicos de su época. Pronto te acostumbras a su famoso "botón de freno" de recorrido casi nulo. Y la conducción... ¡Ah, menuda cosa! Los baches más gordos pueden entrometerse, pero en general flotas como en una alfombra voladora.

El DS EV Électronique de Electrogenic realmente está a la altura de su diseño. La ingeniería y el arte se cruzan en un lugar casi sobrenatural. Este impulso eléctrico silencioso lo eleva aún más, y los fantasmas pueden cabalgar en paz. Menuda experiencia.

Etiquetas:

coches clásicos

Y además

Buscador de coches