Pasar al contenido principal

¿Por qué los Volkswagen ID y otros modelos relacionados tienen frenos de tambor detrás?

futuro coches electricos movilidad chasis tecnologia

Cuestión de ingeniería

Mi primer coche fue un Volkswagen Jetta de 1991. Versión Pacific con motor 1.8 y aire acondicionado, ojo a eso. El caso es que me encantaba (salvo cuando había que aparcarlo; menuda dirección sin asistencia), pero había "algo" que no me dejaba descansar por las noches: los frenos traseros eran de tambor. 

En mi ingenuidad de "jovenazo", los discos traseros y las llantas de 15" era a lo que cualquiera debía aspirar. El caso es que las llantas de 15 ahora las llevan hasta los coches de batería los niños, pero los frenos de tambor, que virtualmente desaparecieron en cualquier modelo, empiezan a asomar la patita de nuevo. ¿Y por qué?

Primero, vayamos por partes. Muy rápidamente, vamos a ver las dos principales ventajas y los inconvenientes de cada uno:

Ventajas de los frenos de disco

  • Mejor refrigeración (y por lo tanto, mejor rendimiento)
  • Tienen mayor potencia de frenado

Desventajas de los frenos de disco

  • Duran menos
  • Son más caros

Ventajas de los frenos de tambor

  • Coste menor 
  • Mayor durabilidad de la zapata

Desventajas de los frenos de tambor

  • Son más complicados de mantener
  • Tienen menos potencia de frenado

Los discos no son necesarios

Así las cosas, en un deportivo de cuidado como era el Volkswagen Golf mk1 cuando apareció, el equipo de frenos estaba compuesto por discos y tambores, mientras que ahora su heredero, que casi pesa el doble y también le dobla la potencia, equipa, lógicamente, cuatro discos de freno ventilados.

Entonces, ¿por qué están apareciendo algunos coches en teoría más potentes y, sin duda mucho más pesados como son los eléctricos? La respuesta es sencilla: simplemente no los necesitan.

Volkswagen ID.4 GTX 2021

La razón es sencilla de comprender: en un eléctrico, la capacidad de retención de un motor eléctrico es muy alta. Tanto es así, que muchas veces cuando pisas el pedal central de un coche de este tipo, en realidad el equipo de frenos tradicional no está funcionando.

Es más: esa "desconexión" con respecto al equipo de frenos es la responsable de este tacto tan peculiar que tiene desde el Nissan Leaf hasta el propio ID.4 (prueba).

Y es que los modelos de la plataforma MEB, desde el ID.3 hasta el ya mencionado ID.4 o incluso el Cupra Born o el Skoda Enyaq, utilizan tambores detrás. 

Durante la presentación del nuevo Volkswagen ID.4 GTX (ya sabes, los GTX son los GTI eléctricos), encontramos la clave: según los ingenieros de Volkswagen, este equipo está diseñado para durar toda la vida útil del coche. Y aún más: nuestros compañeros de la publicación hermana AUTOBILD.es midieron una frenada de 100 a 0 de 34,5 metros, un valor sencillamente sobresaliente...

Además, también nos dieron un apunte: si optaran por unos discos de freno convencionales, los discos podrían llegar a deteriorarse por la falta de uso.

Así que, quizá, los que suspiramos porque coches como los de antes están despareciendo, a lo mejor que sí, que hay cosas "retro" que están volviendo. Lo único, que en nuestras plegarias a lo mejor no dejamos claro que parte de los 'retro' queríamos que volviera...

Etiquetas:

Práctico Motor

Y además

Buscador de coches