BMW se da un capricho mirando al pasado: BMW 2002 Hommage

BMW no falla y llega a Villa d’Este con otro concept de futuro que mira y homenajea al pasado. Un auto-regalo de cumpleaños.

En Villa D'Este también se ha visto un Rolls Royce Phantom Zenith Collection.. ¡con champán en el maletero!

El BMW 2002 Hommage es uno de los grandes protagonistas del Concurso de Elegancia Villa d’Este, un regalo que, cual soltero en día de San Valentín, la marca alemana se ha auto-regalado para celebrar dos motivos de celebración: el siglo de vida de la marca y, especialmente, el 50 aniversario del glorioso BMW 2002 Turbo. Aquí tienes siete concepts alucinantes revelados en el Concorso d'Eleganza Villa D’Este a lo largo de los últimos años.

Al final se va a convertir en tradición y yo que me alegro. Los BMW Hommage miran al pasado (hasta sobre dos ruedas, como en la BMW R 5 Hommage), para que no olvidemos y para que los ingenieros y diseñadores actuales no pierdan el norte y mantengan la tradición de la marca. El 2002 Turbo fue el compacto deportivo con el que cualquier jovenzuelo soñaba, algo similar al BMW M2 de hoy en día, precisamente el coche en el que se basa este concept.

No te lo pierdas: los mejores concept de BMW

“Hace 50 años, la era del 2002 inició una era de éxitos para BMW. Este coupé compacto es uno de los coches que han convertido a BMW en lo que es hoy.” Comentaba el gran Adrian Van Hooydonk, vicepresidente de diseño y padre de muchos coches interesantes de la marca, como el mítico BMW Z9.

Lo que puedes ver en la galería es básicamente un BMW M2 con aditivos estéticos para asemejarse al clásico BMW 2002. Las líneas rectas son protagonistas, presentes en el frontal, en el lateral y en la parte trasera. El elemento más representativo es la ‘boca de tiburón’ y su labio inferior, perfecto, por ejemplo, para utilizarlo de máquina quitanieves.

La trasera es brillante. El alerón integrado en el portón, los faros con líneas rectas y limpias, la cuádruple salida de escape: el conjunto representa fuerza y poderío. Los pilotos, completamente tintados en negro, dar un toque de horizontalidad que dota de anchura y robustez a la parte trasera. Encendidos, recuerdan al minimalismo de los años 70.

“El BMW 2002 Hommage te atrapa, empleando unas formas que recuerdan a los BMW más icónicos de la historia.” Comentaba Karim Habib, jefe de diseño de BMW Automobiles. “Al mismo tiempo, encapsula en un pequeño espacio la esencia de los BMW más deportivos, también la presencia del Turbo como factor de prestaciones.”

Las prestaciones es lo menos importante de este homenaje con ruedas. El BMW 2002 Hommage se monta sobre el M2 y su brutal seis-en-línea con 370 CV. Lo más probable es que este coche único irá a parar al museo de la marca, allí donde se guardan los mitos con ruedas de BMW. El 2002 Turbo seguro que está allí y ahora, 50 años después, tendrá también a su remake para hacerse compañía mutuamente. Orgullo BMW en su máximo esplendor.

Lecturas recomendadas