Maybach Exelero, uno de los concept cars más alucinantes

¿Un coupé de más de 2.500 kg capaz de superar los 350 km/h? ¡Qué barbaridad!

Pues sí amigos, el Maybach Exelero es uno de esos coches que son una auténtica locura en prácticamente la totalidad de sus cifras. Podríamos discutir si se trata de un concept car o de un one-off, quizás sea una mezcla entre ambos. Este tremendo vehículo nació mirando al pasado para conseguir nuevos retos en el futuro, lo que probablemente nadie esperaba era donde iba a terminar. ¡Siéntate, ponte cómodo y conoce todos los secretos del Maybach moderno más loco!

¿Un nuevo Maybach Exelero? Este es el nuevo concept car de Maybach

El Maybach Exelero nació en el año 2005 como un prototipo creado específicamente para que la marca de neumáticos Fulda Tyres pudiese probar en un vehículo pesado y veloz la resistencia de sus neumáticos más especiales. Necesitaban un coche que superase los 350 km/h y que tuviese un peso notable. Poner al límite la nueva generación de neumáticos fue el objetivo principal del nacimiento de este Maybach, algo que ya es bastante curioso de por sí.

Pero esta relación entre Maybach y Fulda no nació en 2005, lo hizo mucho antes. En los años 30, Fulda ya había acudido a Maybach para que le dotase de un vehículo de pruebas para poner al límite sus neumáticos. El antecesor espiritual del Exelero fue entonces el Maybach SW 38, el último modelo que realizó esta marca alemana antes de la Segunda Guerra Mundial y un coche que dejó a todos atónitos al ser capaz de superar los 120 km/h, una velocidad que se consideraba tremendamente peligrosa en aquella época.

Una vez recibido el encargo, Mercedes podría haber ofrecido un SLR McLaren con extra de peso o incluso un S65 AMG, pero pensó que era la ocasión perfecta para echar un vistazo al pasado y creado un modelo único con toda esa esencia de los grandes coupés de los años 30. Dicho y hecho: en Berlin se presentó por primera vez el Maybach Exelero, un descomunal coupé biplaza de 2,6 toneladas y un gigantesco propulsor bajo el capó.

Puro lujo: estos son todos los Rolls-Royce Phantom de la historia

Se basó en el Maybach 57S aunque las diferencias son muy notables. La estética se inspira en el art-decó y destaca por su perfil bajo, su gran capó y la espectacular caída tendida de la zaga. Un coche de gangster. Se decidió eliminar las plazas traseras y el interior se renovó completamente, con un diseño más deportivo. El motor V12 se modificó notablemente y la cilindrada pasó de los 5,6 litros a los 5,9. Gracias también a una nueva puesta a punto de la sobrealimentación mediante doble turbocompresor, la potencia alcanzó unos más que respetables 700 CV y 1.020 Nm de par a 2.500 vueltas. 

Las prestaciones, pese a su descomunal peso, son espectaculares: acelera de cero a cien en 4,4 segundos, pero sobre todo, la cifra que pone los pelos de punta es su velocidad máxima 351 km/h. Ale, Fulda Tyres ya tenía un nuevo vehículo de pruebas para sus neumáticos más anchos y capaces. Así pues, el 1 de mayo de 2005, el Maybach Exelero cumplió su primera (y única) jornada de pruebas para la que había sido diseñado. El piloto Klaus Ludwig se puso al volante en el circuito de nardo luciendo unos neumáticos Fulda 315/25 ZR23: consiguió alcanzar los 351,31 km/h. Esta cifra le convirtió en el vehículo de lujo más rápido del planeta.

Desde ese momento, el Maybach Exelero tuvo una vida algo tumultuosa. No te podría asegurar qué fue de él durante esos años, pero en el año 2011 un rumor recorrió las redes sociales: el rapero Birdman, conocido coleccionista de Maybach, afirmaba que había adquirido este ejemplar por 8 millones de dólares, más de 5,4 millones de euros en ese momento. Afirmó que lo pintaría en rojo, pero según la información que manejo, esta transacción jamás se realizó y el Maybach sigue en las mismas manos…¡y sigue pintado en su color negro original!

Tras echar un vistazo detallado a la galería de fotos puede hacerte pensar que es algo feo, especialmente para tratarse de un coche de ese precio y esa exclusividad. No te culpo, es peculiar y el paso de los años, con esas líneas tan marcadas, no le han sentado del todo bien, pero no te confundas: es una obra de ingeniería descomunal y un coche que por derecho propio se ha guardado un pedacito de la historia del automóvil. Un coche único, con un planteamiento único y uno de los coches más intimidantes de las últimas décadas. Solo por todo esto, merece nuestro máximo respeto.

 

Lecturas recomendadas