Pasar al contenido principal

Por qué el Cupra Leon puede competir con el BMW M135i

Y con lo que se ponga por delante.

El Cupra León 2020 es uno de los coches deportivos más esperados del año: es la primera generación en abrazar por completo a la nueva marca Cupra y su objetivo no es solo llegar a competir contra los compactos deportivos generalistas, sino también contra las versiones de las marcas premium, como el BMW M135i o el Mercedes-AMG. ¿Puede el Cupra León competir con el BMW M135i en condiciones? ¿Tiene alguna posibilidad?

 

Concepción premium

Algo que me llamó mucho la atención en la presentación del Cupra León es que se ha desarrollado como si de un coche premium se tratara, poniendo especial énfasis en los pequeños detalles: las inserciones de color bronce en el interior, la tapicería de cuero (también disponible en un exclusivo color azul) o un equipamiento muy tecnológico, con elementos que entran por los ojos como la iluminación ambiental de 360 grados.

Son esos pequeños detalles los que marcan la diferencia entre un producto premium y otro generalista. Y ahí, creo que el Cupra León parte con ventaja respecto a otras marcas para poder competir de tú a tú con las marcas premium alemanas. Lo mismo ocurre ya no solo a nivel de calidad interior y detalles, también en términos de diseño e imagen: diseños de llantas espectaculares, una completa gama de colores con los tonos más de moda y, sin ir más lejos, unos grupos ópticos espectaculares, especialmente los traseros.

 

Un motor contundente

En términos de motor no hay nada que objetar: con 300 CV, el Cupra León 2020 no tiene problema para hacer frente a los 306 CV del BMW M135i. Es un motor con mucho nervio y carácter, pero a su vez con un alto grado de refinamiento cuando no quieres ir a fuego. Un motor equilibrado que no deja de lado la eficiencia: lo mejor que tiene el Cupra es que es un coche súper versátil, bueno tanto en una conducción relajada en el día a día como eficaz en una carretera de curvas.

 

BMW M135i xDrive

 

Ese es el principal motivo de su éxito y ahí, buena parte de culpa la tiene también el chasis adaptativo DCC y toda la tecnología que no vemos pero que equipa bajo su elegante piel. El BMW es un coche pensado para aquellos que quieren deportividad en todos sus desplazamientos: esto es algo que mola, pero solo para los frikis que soñamos con curvas y gasolina 98. 

Para la inmensa mayoría, poder tener dos coches en uno es una gran ventaja. Mercedes, sin ir más lejos, ha copiado esta voluntad creando la gama 35 AMG, coches que son muy refinados, cómodos y utilizables en el día a día pero con un diseño deportivo y un comportamiento eficaz en curva, además de un motor de altas prestaciones. Es justo la fórmula en la que Cupra lleva confiando años.

Esa dualidad de comportamiento es lo que demanda el mercado de los compactos deportivos, ya que a día de hoy, pocos pueden permitirse tener un coche para el día a día y otro para el fin de semana. Un coche para todo: ahí el Cupra León puede plantar cara a cualquiera, por mucho que se llame Mercedes, BMW o Audi.

 

Un precio muy ajustado

Todavía no sabemos el precio final del Cupra León, pero si se mantiene en la línea vista en la anterior generación y no se va muy por encima de los 40.000 euros, estaremos hablando de un súper ventas. Hay que tener en cuenta que cualquier compacto deportivo premium se va por encima de los 50.000 euros con una facilidad rabiosa, algunos de ellos, a poco que abuses del equipamiento opcional, superarán los 60.000 euros.

Un Cupra León con 300 CV, una versatilidad total y un plateamiento premium te puede salir por unos 40.000 euros, un precio que sin duda puede marcar la diferencia en el segmento. El anterior Seat León Cupra ya fue un éxito incuestionable, con 44.000 coches vendidos en Europa y convirtiéndose, por méritos propios, en uno de los compactos deportivos más queridos, apreciados y vendidos del continente. Y eso no es por casualidad: ¡pocos ofrecen tanto por tan poco!


 

Y además