Pasar al contenido principal

¿Un Dodge Challenger SRT Demon de 1.200 CV? Sí, gracias

¿Se puede ser más demoniaco? ¡Yo elijo susto!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Dodge Challenger Demon SRT

El Dodge Challenger SRT Demon de 1.200 CV es obra de Speedkore. El preparador quería volver al SEMA Show de Las Vegas con un homenaje al retirado deportivo americano, que terminó su producción a comienzos de año, y lo ha hecho a lo grande.

No te pierdas: ¿Sabías que las ruedas del Dodge Challenger Demon no caben en la cadena de producción?

Porque si ya de por si el Dodge Challenger SRT Demon estándar mete miedo, imagínate con esta carrocería de fibra de carbono. Elementos como el splitter delantero o las carcasas de los retrovisores, entre otros, han sido fabricados ahora en este ligero material. 

No han dicho ni una palabra sobre cómo de ligero es, pero está claro que gracias a ello habrá perdido unos cuantos dígitos por el camino. Y eso, sí tenemos en cuenta que la versión de fábrica del Dodge Challenger SRT Demon pesa 1.941 kg, son muy buenas noticias.

 

¡Es hora de divertirse con el Dodge Challenger SRT Demon!

 

Además, el Speedkore Dodge Challenger SRT Demon ha ganado potencia. Su motor es un Hemi V8 de 6.2 litros equipado con toma de aire frío, un nuevo cuerpo de aceleración, un supercargador más grande, nuevos inyectores y un sistema DiabloSport.

 

 

Gracias a todas esas modificaciones, ofrece 980 CV en el dinamómetro, que en la práctica vienen a ser, según la compañía, unos 1.200 CV en el banco de potencia. Demasiado como para no incorporar una jaula antivuelco...  

También se han añadido paneles de las puertas de fibra de carbono y llantas de 20 pulgadas HRE con neumáticos Pirelli P Zero Corsa. De momento, esto es todo lo que podemos contarte del Dodge Challenger SRT Demon de 1.200 CV, pero habrá novedades…

 

Dodge Challenger SRT Demon

 

Y es que Speedkore quiere que el deportivo sirva tanto para carreras como para la carretera, por eso está pensando en añadir una “suspensión más adecuada” y actualizar los frenos. ¡Nos ofrecemos voluntarios para probarlo!

Lecturas recomendadas