Pasar al contenido principal

Vídeo: ¿puede un Dodge Charger de 1968 hacer drifting mejor que un BMW?

¿Pero qué demonios acabo de ver?

Imagen de perfil de Alex Aguilar
El Dodge Charger de Alexandre Claudin

Vale, sé que cuando piensas en ir por ahí de lado como si no hubiera un mañana un cacharro yanqui de más de cinco metros de longitud no es precisamente lo primero que elegirías... pero quizá no lo hayas reflexionado lo suficiente: ¿puede este Dodge Charger de 1968 hacer drifting como un auténtico campeón en las manos adecuadas? Este tipo quiere demostrarte que sí. Y lo hace con uno de los vídeos más brutales que verás hoy. Oh, sí: 

 

 

Este Evo haciendo drifting en el aire es lo mejor que vas a ver hoy

Por mucho que a ti te resulte mucho más interesante para driftar un Toyota GT86, un 200SX o un BMW antiguo con un historial de propietarios más sospechoso que la financiación de un partido político en España, lo cierto es que siempre ha corrido un refrán en el universo petrolhead que defiende que cualquier coche puede competir si se tiene el valor necesario... y ejemplos como el que nos ocupa o el de este 2CV a dos ruedas en una horquilla no hacen más que demostrarlo. 

¿Te interesa el Dodge Charger de 1968 haciendo drifting que acabas de ver? Se trata del artefacto elegido por Alexandre Claudin para disfrutar recortando la maleza de las cunetas con su impresionante alerón que, gracias a una longitud total semejante a la de un Audi A8 2018, prácticamente queda fuera del asfalto a cada nuevo golpe de gas. Como ya te habrás imaginado, el corazón que late bajo ese capó no es el original y ahora monta el mismo bloque V8 de cinco litros que en su día montara el E39, una de las mejores generaciones del BMW M5 jamás aparecidas en el mercado. ¿Te gustaría verlo por dentro? En el vídeo que te dejo a continuación puedes echar un vistazo. Sí, ese enorme bate de aluminio hace las veces de freno de mano. Porque sí. 

 

 

Te ha gustado, ¿eh? Espero que no vuelvas a despreciar a nadie por el coche con el que se dedica a hacer drifting. Te podrías llevar una abrumadora sorpresa. Melón. 

Lecturas recomendadas