Pasar al contenido principal

Vídeo: un 2CV, una horquilla y un conductor pasado de vueltas... ¿qué podría salir mal?

El ser humano es extraordinario. Y no está bien de la cabeza.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Un 2CV, una horquilla y un conductor pasado de vueltas... ¿qué podría salir mal?

¿Eres de esas personas que creen que cualquier automóvil puede ofrecer diversión al volante si saben buscársele las cosquillas? Entonces te flipará este vídeo: el 2CV más loco del mundo devorando una horquilla de un puerto de montaña. Sí, se trata de la maniobra más brutal llevaba a cabo a lomos de un Citroën. Y sí, el término ‘devorar’ se ajusta completamente a lo que verás en el clip que te dejo más abajo. 

Una mente maravillosa: alguien ha incrustado un V8 de 320 CV en un Citroën 2CV

Cuando una marca de coches invita a un periodista a una presentación de un nuevo modelo, el esquema suele ser siempre el mismo: cita con desayuno en algún lugar interesante, una pequeña charla sobre el producto y... a conducir. Suena aburrido, ¿verdad? En ocasiones lo es, salvo que se trate de la primera vez que puedes poner las manos sobre el Volkswagen Up! GTI, te dejen dar una vuelta por un puerto de montaña brutal y por el camino te cruces con un zumbado que, a bordo de un Citroën 2CV convertido en furgoneta, quiere demostrarte que no se necesita la tecnología del siglo XXI para ser rápido en las curvas. Que es exactamente lo que le pasó a Andrew Brady ayer mismo según reza su cuenta de Twitter: 

 

 

Sé que no has podido evitar soltar una carcajada al ver el 2CV más loco del mundo tratando de plantar cara al nuevo artefacto de Volkswagen que, por desgracia, nunca llegará al mercado español -al menos por canales oficiales-. Y no sólo porque se trate de un automóvil muy especial que se convirtió en todo un icono de nuestro pequeño gran universo, no... sino porque la actitud de su conductor es salvajemente atrevida. ‘The pedal to the metal’, habrás pensado. ‘2CV on the rocks’, exclamaron los testigos. 

En cualquier caso, sé que te he alegrado el viernes y eso, teniendo en cuenta de que acabamos de enterarnos de cuánto nos costará el rescate de las autopistas de peaje, es una grandísima noticia. ¿No crees? ¡Larga vida para ese dos caballos!

Lecturas recomendadas