Pasar al contenido principal

Viejas glorias: la historia del Citroën 2CV

Hoy hablaremos de uno de los pesos pesados del automóvil, el 2CV. Espera, pesaba 600 kg. Bueno, tú me entiendes...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Sin duda alguna el Citroën 2CV se encuentra entre los mayores iconos del universo del automóvil -aquí tienes unos cuantos GTI que marcaron una época-: gracias a su particular diseño y a una construcción tan espartana como ingeniosa, se convirtió en uno de los compañeros de viaje más fieles de su tiempo... lo que le sirvió para labrarse una gran reputación entre el público que rápidamente lo dejó entrar a formar parte de su imaginario colectivo. Amigos y amigas, tomad asiento: comenzamos un nuevo capítulo de nuestra saga de Viejas glorias. Sí, la misma en la que también te hemos hablado del Opel Kadett GSi, el Volkswagen Corrado, el Lancia Delta HF Integrale o el primer Golf GTI

Un proceso de diseño largo: ¡más de 10 años!

Aunque el modelo no vería la luz en su forma definitiva hasta 1948, lo cierto es que el Citroën 2CV comenzó a gestarse un poco antes. 14 años, concretamente: para encontrar los primeros prototipos de este afamado vehículo hay que remontarse al año 1934, cuando los ingenieros Pierre Jules Boulanger y André Lefevre asociados con el diseñador Flaminio Bertoni -quienes ya trabajaron juntos en el desarrollo del Traction Avant 7- decidieron crear una solución para una clase media que se veía obligada a moverse sobre cabezas de ganado. El proyecto, conocido inicialmente como TPV, estuvo prácticamente listo para ser presentado de manera oficial en 1939... pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Francia por las tropas de Hitler impidieron que viera la luz. 

La historia del Citroën 2CV - El prototipo

Durante la duración del conflicto se siguió trabajando en el coche, aunque de un modo secreto y con el temor a que sus vecinos lo descubrieran y se hicieran con él. En este período de tiempo se desechó la idea de emplear un bloque de dos cilindros opuestos refrigerado por agua por uno refrigerado por aire -como en algunos de los mejores Porsche de la Historia, sí- que, asociado a una caja de cambios manual de cuatro relaciones, era capaz de entregar nada menos que 9 CV con una cilindrada de sólo 375 centímetros cúbicos. 

Llega la puesta de largo del Citroën 2CV: el Salón de París de 1948

La historia del Citroën 2CV - En 1948 se presenta el modelo definitivo

Con una imagen verdaderamente personal, el nuevo modelo de la firma de los dos chevrones generó en prensa y público reacciones de admiración y rechazo a partes iguales -como Shakira, pero sonando mejor-: según se puede leer en la Red, incluso un periodista norteamericano no pudo evitar preguntar entre risotadas si con la compra se incluía un abrelatas para poder acceder al habitáculo. Pero no creas que fue un fracaso: gracias a su sencillez mecánica, a un espacio interior más que aceptable, una carrocería descapotable muy práctica y a unas capacidades en todo tipo de terrenos realmente sorprendentes -y no como las del SUV de tu cuñado-, el 2CV pronto se hizo un hueco en la lista de deseos de una generación completa de conductores... y también en unas cuantas posteriores. No olvides que sus cifras de ventas hablaron por sí solas: entre 1948 y 1990 se produjeron un total de 5.118.889 unidades, de las que 3.872.583 se comercializaron en forma de turismo y 1.246.306 como furgoneta. 

1959: la producción del 2CV llega a España

Tras más de 10 años de éxito del modelo francés, en 1959 llegaría su producción a la planta que la firma acababa de inaugurar en Vigo. Las primeras unidades en atravesar sus puertas para llegar al mundo tuvieron forma de furgoneta -conocida como AZU-, para después empezar a ensamblar las berlinas reconocidas por todo el mundo. Para cuando el Citroën 2CV comenzó a fabricarse en nuestro país ya incorporaría un nuevo bloque mejorado con una cilindrada de 425 centímetros cúbicos y 12 CV, que llegarían hasta los 18 en 1964. 

La historia del Citroën 2CV - En 1948 se presenta el modelo definitivo

Renovarse o morir

Durante la décadas de 1960 y 1970 el 2CV recibió unas cuantas modificaciones orientadas a seguir alargando la vida de un automóvil que, como demostraban sus todavía sanas cifras de ventas, seguía gozando de una gran aceptación entre el público. De este modo llegaron ligeros cambios estéticos como una nueva parrilla frontal o la añadidura de una tercera ventanilla lateral en el pilar C, a los que se sumarían novedades importantes como la introducción de los cinturones de seguridad para las plazas delanteras y nuevos colores para la paleta disponible en su carrocería. 

La historia del Citroën 2CV - Renovarse o morir

Y ahora, a lo que nos interesa: su motor. Con el paso de los años y la evolución del mercado los sencillos pero quizá demasiado comedidos bloques que movieron a las primeras generaciones del Citroën 2CV empezaron a quedar algo anticuados y escasos de potencia, a lo que la marca respondió incorporando a la gama el 2CV4 y 2CV6 a principios de los setenta, con potencias de 24 y 32 CV obtenidas gracias a motores de 435 y 602 cc de cilindrada, respectivamente. ¿Te parece poco? Este último obtuvo algunas mejoras hacia el final de vida del coche que lo vieron alcanzar los 35 CV. Piensa en que su peso rondaba los 600 kg. Sí, eso hace que su relación peso/potencia sea semejante a la que tiene la versión más modesta del Seat Ibiza 2017

Ocaso

La historia del Citroën 2CV - Charleston

Aunque el hecho de que un modelo perdure en el mercado durante 42 años sin prácticamente cambios relevantes es toda una proeza, toda bonita historia necesita un final. La del Citroën 2CV terminó en el año 1990 cuando la unidad con bastidor VF7AZKA00KA376002 y acabado Charleston abandonó la fábrica portuguesa de Mangualde, marcando el final de la vida del mito francés con más de cinco millones de unidades producidas. Quieres comprar uno, ¿verdad? Además de prepararte para escuchar las mejores perlas al buscar un coche usado, debes hacerte a la idea de que sus precios son tan variopintos como los distintos estados de conservación en los que te los vas a encontrar: unos 2.000 euros te permitirán hacerte con una unidad para restaurar... y ampliando un poco el margen podrás hallar piezas a las que sólo tendrás que darles un poco de cariño para dejarlas en buenas condiciones. ¿Buscas algo perfecto para no tener que meterle mano? Reúne los cerca de 10.000 que se piden por uno en estado de concurso. 

Versiones especiales 

A lo largo de su vida comercial el 2CV se ofreció al público a través de varias versiones especiales, entre las que destaca la conocida como Charleston. ¿Eres realmente petrolhead? Entonces la que más te interesará será la Sahara 4x4, que tenía tracción integral gracias a un diferencial electrónico la presencia de dos motores de combustión de 425 cc y 12 CV cada uno situados bajo el capó y su maletero. Te mola la idea, ¿verdad? Pues imagínatela en el año 1958, que es cuando este particular modelo vio la luz. Sé que estás interesado en uno. Y por eso debo decirte que en España hay a la venta una pieza por algo más de 90.000 euros. Sí: es el momento de salir corriendo al banco. 

La historia del Citroën 2CV - Versión Sahara con tracción integral... y dos motores

PUBLIRREPORTAJE

Audi Q8: Desafíos multiplicados por 8 >>

DesafíosAudiQ8_Mejoresimágenes

Desafíos Audi Q8: ¡Tenemos las mejores imágenes del rodaje de desafío Audi Q8!

PUBLI-REPORTAJE. Traemos las mejores imágenes del desafío Audi Q8, tres videos top creados por la BBC para Audi. Así se ha comportado el nuevo SUV de Audi.

Y además