Pasar al contenido principal

Opinión: ¿Por qué se venden tantos SUV si no son mejores en nada?

Un fenómeno digno de estudio. ¡Ay las modas!

¿Por qué triunfan los SUV? Esta pregunta es probablemente una de las más recurrentes en el mundo del motor actual. Sin duda, son los coches de moda y lo más espectacular es que cada día que pasa ocupan un pedazo del mercado más y más grande. ¿Hasta dónde puede llegar este fenómeno? ¿A qué se debe? ¿Hay argumentos de peso para justificar este tipo de vehículos? Deja que antes de empezar este artículo de opinión ponga sobre la mesa algunas cifras que ponen de manifiesto el fenómeno SUV.

Opinión: ¿es el Porsche Cayenne el coche definitivo?

El segmento de los SUV es la gran revolución del automóvil. Para empezar este artículo de opinión he decidido echar un vistazo atrás y mirar la evolución de las ventas en este segmento. En el año 2002 había pocos SUV. Los todoterreno de siempre, el Nissan Terrano o el Mitsubishi Montero, se llevaban buena parte del pastel de los todoterreno. No obstante, el germen SUV ya había nacido, con el Mercedes ML (posterior Mercedes GLE), el BMW X5 o el Lexus RX como pioneros en este segmento. En el año 2002, en España se vendían 74.063 coches de este tipo.

Los años pre-crisis fueron los que popularizaron este segmento, especialmente con la llegada del Porsche Cayenne primero y otros SUV de lujo como el Volkswagen Touareg o el Audi Q7. En 2010 las marcas ya eran muy conscientes de la importancia de estos vehículos, aunque las ventas todavía no se habían disparado: ese año se vendieron 107.642 unidades, nada mal teniendo en cuenta la profunda crisis que vivía el país en aquellos momentos.

 

 

La cifra en 2016 asusta: 335.576 todoterrenos vendidos. Prácticamente se venden los mismos compactos que SUV compactos, ¿cómo puede ser eso posible? Pues es muy sencillo: todas las marcas han apostado claramente por este segmento y, a día de hoy, estos vehículos son la opción que más atraen a los compradores. Pero esto parece que no ha hecho más que empezar: en el mes de marzo de 2016 se vendieron 28.627, el pasado mes de marzo se superaron los 40.000 ejemplares. ¡Esto acelera señores! Y más viendo los SUV de 2017 tan interesantes que están llegando y por llegar.

¿Por qué se venden tantos SUV? Hay que ser consciente que son coches que no son lo mejor en prácticamente nada, pero en cambio conquistan a buena parte del mercado, aunque sus necesidades sean otras. ¿Se debe todo a la moda? Todo quizás no, pero gran parte sí, sin duda. Un coche entra por los ojos y los SUV dan una importancia capital a este apartado: un SUV es más impresionante, más intimidante, da una sensación de mayor poder y el conductor se siente más poderoso. Eso es así, guste o no.

Pero de una manera objetiva: ¿es mejor un SUV que su equivalente ‘normal’? Como en todo en la vida, depende de tus necesidades. Un buen ejemplo es el del Seat León y el Seat Ateca, dos auténticos superventas en nuestro país. El primero vendió 2.947 el pasado mes de marzo, el Ateca vendió 2.223 unidades. Acaba de llegar al mercado y ya está al acecho del superventas de Seat. Teniendo en cuenta que es más caro, es una cifra realmente impresionante.

¿Es mejor el SUV? Bueno, al cesar lo que es del cesar: un SUV es muy bueno en apartados prácticos como el maletero, la facilidad de carga o el acceso al interior. También consigue tener una posición al volante más alta y con algo mejor de visibilidad. Combina lo mejor de un coche familiar, lo mejor de la imagen del todoterreno clásico y un comportamiento dinámico que el 90% de conductores españoles apenas notarán diferencia, especialmente si optas por el Seat Ateca FR, la versión más deportiva de la gama. Además, tienes un extra de altura que puede sacarte de un apuro en conducción off-road, aunque siendo sinceros, casi nadie utiliza un SUV para un uso off-road.

 

 

No obstante, hay diferencias. Un compacto ofrece prácticamente el mismo espacio interior, aunque el maletero es algo menor, esto no justifica la compra. Un Seat León ST tiene prácticamente el mismo volumen de maletero que un Ateca: es un coche más estable, con consumos más moderados, mejor prestacionalmente y encima es más barato. Entonces, ¿por qué la gente se compra un Ateca y no un León ST?

Por imagen. Es así, no pasa nada. Hay que reconocerlo y poco o nada se puede hacer. Hay que reconocer que los SUV aportan muchos beneficios objetivos pero si dejas de lado el factor ‘moda/imagen’, probablemente sea más sensato comprar un coche tradicional. Toca responder a las preguntas: ¿Hay argumentos de peso para justificar este tipo de coches? Claro que sí, muchos y muy importantes. ¿A qué se debe? Principalmente es una cuestión de imagen apoyada en elementos objetivos para autoconvencerse de que es la mejor opción de compra. ¿hasta dónde puede llegar este fenómeno? Te confieso que me da miedo pensar en ello. 

Entonces: ¿Por qué triunfan los SUV? Sinceramente, creo que es una cuestión de imagen. Comprar un coche es como comprar un bolso, pero a lo bestia. Si no te gusta, no te lo compras. Hay que reconocer que la imagen de un SUV es muy potente y si cada día que pasa, siguen mejorando en todos los apartados objetivos que intervienen en tomar esta decisión, parece difícil que este segmento pueda echar el freno y dejar de comer terreno al resto de modelos. ¿Veremos en el futuro un mercado dominado por los SUV? Viendo la tendencia marcada, es lo más probable. ¡Al loro!

 

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear