Pasar al contenido principal

Prueba Seat León 2017: el emperador de los compactos

Refinado, dinámicamente impecable, con un motor excelso y un diseño que se actualiza mínimamente.

Tenía ganas de esta prueba del Seat León 2017, lo confieso. Desde su lanzamiento, en 2013, el Seat León se ha convertido en uno de los compactos más interesantes del mercado y en uno de los mejores coches en relación calidad precio: por fin España tenía a un emperador a la altura. Sin duda, este coche ha supuesto una auténtica revolución dentro de Seat, marcando el camino a seguir: un camino de calidad de fabricación, de eficacia sobre el asfalto y de estética llamativa y poderosa. El Seat Ateca le siguió el año pasado y este año, con el Seat Ibiza 2017, la marca de Martorell cierra un círculo que la ha transformado por completo: el Seat Arona terminará de poner la guinda al pastel.

Seat León Cupra 2017: prueba de sus 300 CV

El Seat León 2017 también se ha visto sometido a un ligero restyling a mitad de su vida comercial, cambios ligeros para asemejarse al Ateca y modernizar tanto su aspecto como su interior, aportando más tecnología y equipamiento, así como un nuevo acabado que es muy interesante. Hoy lo voy a probar, con el motor de gasolina de 150 CV: esta es la prueba del Seat León 1.4 TSI XCellence y estas han sido mis impresiones.

 

Prueba Seat León 2017: ¿qué tenemos aquí?

El Seat León 2017 con el motor gasolina más potente que se puede comprar sin tener que recurrir al Seat León Cupra 2017 y sus 300 CV. Además, para la primera prueba del Seat León 2017 he decidido elegir el nuevo acabado XCellence, que se coloca junto al FR en lo más alto de la gama, pero a diferencia de este, más enfocado en la deportividad, su espíritu en este caso busca un mayor refinamiento, una calidad de rodadura y un equipamiento de primera para que el León incluso pueda ser atractivo para aquellos que busquen un Segmento D para viajar.

 

 

Sobre el papel, los cambios del Seat León 2017 son mínimos para la mayoría: estéticamente, los cambios, son muy justos: nuevos faros fullLED (los mismos que monta el Ateca), nuevos pilotos traseros con todas las luces de LED, un paragolpes modificado (aunque esto es más evidente en el acabado FR) y una nueva pantalla en el interior con una interfaz completamente renovada, que imita la pantalla de un Smartphone: además de ser visualmente más interesante, en la práctica resulta muy intuitiva y eficaz. Pero no busques muchos más cambios, el Seat León ya es un gran compacto y los años le han respetado muy bien.

 

Prueba Seat León 2017: ¿es ahora mejor coche?

Las comparaciones son odiosas y bueno, el coche sobre el asfalto es prácticamente el mismo: tendrás que ser un probador de Seat para notar diferencias importantes. El chasis es el mismo, las suspensiones son las mismas, incluso el motor es el mismo. Era bueno entonces y es bueno ahora: quizás la mayor novedad se pueda encontrar en este acabado XCellence, que es cierto que muestra un nivel de refinamiento algo superior al que podías encontrar en la anterior generación: el habitáculo está muy bien insonorizado y la suspensión filtra con mayor efusividad. 

Y es que el comportamiento del nuevo Seat León es digno de aplauso. El chasis es noble y jamás parece alcanzar sus límites. En un uso normal, esta versión XCellence filtra mejor el asfalto y es verdad que a veces incluso echo de menos esa conexión entre máquina/asfalto que resulta más evidente con un acabado FR o Cupra. Es muy cómodo y en los primeros kilómetros me da la sensación de que es un coche relajado y me da miedo que un tarado demasiado blando de la suspensión pueda mermar su excelente comportamiento dinámico.

Mención aparte merece el motor 1.4 TSI. De verdad, es el motor perfecto para mostrar al mundo que comprar un diésel en los tiempos que corren es un auténtico sinsentido. Silencioso, refinado, prestacionalmente impecable y con un consumo que más de una vez no te lo vas a creer. En los próximos meses debería llegar el nuevo 1.5 TSI que ya equipa el Volkswagen Golf 2017, aunque dudo que pueda ser mucho mejor que este 1.4 TSI.

 

Prueba Seat León 2017: llegan las curvas

Lo reconozco: este coche para viajar por autopistas es sensacional. Pero lo que más me gusta del León es su buen chasis y su comportamiento dinámico, así que decido acudir a una carretera de curvas para poner a prueba esta nueva versión XCellence. De primeras me da algo de miedo, pero muy pronto me doy cuenta que el espíritu del León, bajo esa suspensión algo más refinada, sigue intacto. El Seat León 2017 luce una serie de virtudes que ponen tierra de por medio respecto a algunos rivales directos: su chasis está perfectamente equilibrado, su eje delantero parece que jamás vaya a subvirar, la dirección es precisa, rápida y con una buena dureza, algo raro de ver hoy en día.

 

 

Vale, quizás en curvas el FR sea algo mejor y me cuesta describir mis sensaciones en este texto: el punto extra de dureza consigue que la relación entre hombre/máquina/asfalto sea más cercana, sientes mejor lo que pasa bajo las ruedas y las curvas se enlazan de una manera más precisa que en este acabado XCellence. Pero eso no significa que no sea bueno: en curvas el Seat León XCellence 2017 no sufre lo más mínimo y permite mantener un ritmo muy vivo, aunque si te gustan las carreteras de montaña o viajas habitualmente por ellas, yo te recomiendo el acabado FR: sigue siendo cómodo en rectas y es algo más eficaz en curvas.

 

Prueba Seat León 2017: cuéntame más del motor

Como te decía antes, los motores diésel cada día tienen menos sentido: tras la prueba del Honda Civic 2017 primero, con sus nuevos motores VTEC Turbo, y posteriormente la prueba del Seat León 2017, con el motor 1.4 TSI, no me quedan dudas: tanto uno como otro demuestran que la tecnología actual ha transformado por completo el comportamiento de este tipo de pequeños motores de gasolina: hace unos años torpes, lentos y gastones; hoy rápidos y con consumos de risa. ¡Cómo ha cambiado el asunto en una década!

El motor 1.4 TSI del Seat León 2017 despierta con calma y casi en silencio. El motor está muy bien aislado acústicamente y las vibraciones se mantienen a raya. Este propulsor puede estar asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o una caja automática de doble embrague de siete marchas. Mi ejemplar de pruebas equipa la segunda y tanto en modo automático como en modo secuencial, no se puede decir nada malo. Si en frío suena poco, en caliente todavía lo hace menos: a un ritmo tranquilo, con la radio apagada, lo único que llegará a tus oídos es el ruido de rodadura: a 130 km/h, el motor no supera las 2.400 vueltas y en el interior todo pasa en silencio.

Ahora bien, ¡un 1.4 para un compacto del tamaño del León! Hace unos años habríamos pensado que sería un ‘cepo’ de cuidado, incapaz de ofrecer ningún atisbo de emoción. El 1.4 TSI de hoy empuja con rabia cuando hundes el pedal derecho hasta la moqueta. Hay algo que se podría mejorar y eso es el tacto del acelerador: me da la sensación que a veces es un poco lento, un mínimo retardo que no es nada agradable. Pero salvando ese detalle, una vez que el turbo hace acto de presencia, tu cuerpo se hunde en el respaldo de una manera sorprendente: acelera de cero a cien en 8 segundos clavados. Quizás esto no te diga mucho, pero es medio segundo más rápido que el Opel Astra 1.4 Turbo de 150 CV o casi un segundo más rápido que el Ford Focus 1.5 EcoBoost de 150 CV. ¡Incluso es más rápido que su primo, el Audi A3 2017, con el mismo motor!

 

 

Ahora bien, si su empuje sorprende, todavía lo hace más su consumo. Homologa un consumo medio de 4,9 litros de media, una cifra que sobre el papel luce muy bonita pero que, ya sabes, al final siempre terminan siendo muy superiores. En la prueba del Seat León 2017 me ha quedado claro que las cifras oficiales, en este caso, no están tan lejos: un trayecto de 400 km en autopista, a 130 km/h de marcador, terminó con un consumo medio de 6,2 litros. En las calles de Barcelona, frenando constantemente en semáforos, se conformó con algo más de siete litros. ¡Espectacular!

 

Prueba Seat León 2017: conclusión

No te voy a decir que el Seat León 2017 suponga ninguna revolución porque no es así: el coche, en realidad, es prácticamente el mismo. ¿Es mejor? Bueno, los faros iluminan con algo más de potencia, los pilotos traseros con intermitentes de tipo LED (los puedes ver en la galería) le dan un punto moderno muy atractivo y la nueva pantalla más grande y con una interfaz más agradable, son cambios que van en la buena dirección. Pero en las cosas importantes, el Seat León 2017 apenas cambia y esa es, sin lugar a dudas, una gran noticia. El pasado año, el Seat León conquistó las ventas en España y no me cabe duda que esta actualización estética, no hará más que aposentar el poder del emperador español de los compactos. 
 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear