Prueba Mercedes GLE 63 AMG: la envidia de todos los padres

El SUV alemán es uno de esos coches que no dejan indiferente a su paso. Descubre en esta prueba del Mercedes GLE 63 AMG por qué todos los padres del colegio de tus hijos se morirán de envidia -y no precisamente sana- contigo.

8 10

Nuestro veredicto

Está claro que los todocamino no son, precisamente, un objeto de deseo entre los amantes de las sensaciones deportivas. Generalmente son tanques de grandes dimensiones y peso que no te hacen la boca agua cuando los conduces... Sin embargo hay excepciones -cada vez más-, y el Mercedes-AMG GLE 63 4MATIC -sí, este complicado nombre es el oficial del modelo- es uno de ellos. ¿Por qué? Tal y como he comprobado en esta prueba del Mercedes GLE 63 AMG, el todocamino alemán es de esos SUV que no deja indifente a su paso: por su imponente aspecto, por el sonido de su motor y, como no, por las codiciadas siglas (AMG) que luce por todos los lados.

¿Qué es el Mercedes-AMG GLE 63 4MATIC?

Todo menos un SUV al uso. Por hacer un juego de palabras fácil pero muy significativo, el GLE 63 AMG es un SUV-pervitaminado. Cuenta con un motor de ¡557 CV! que acelera de 0 a 100 en 4,3 segundos y su precio de salida es de 129.800 euros. Una potencia y un precio descomunales que ya indican que este coche no está al alcance de todas las manos y de todos los bolsillos.
Y es que, el 63 AMG es, junto con su hermano S (585 CV), lo más radical a lo que puede aspirar un propietario del sucesor del Mercedes ML: por deportividad y exclusividad.

Mercedes GLE 63 AMG (4)


Antes de ponerme manos a la obra con esta prueba del Mercedes-AMG GLE 63 4MATIC, echo un vistazo a esta bestia. A simple vista, varios detalles revelan que este GLE no es un cualquiera: la leyenda 'V8 biturbo' en los guardabarros, el kit estético específico AMG, las prominentes llantas de 20", los gigantescos discos de freno, los cuatro escapes cromados... En el habitáculo, más de lo mismo: los buenos acabados made in Mercedes con el toque de pimienta AMG: asientos deportivos calefactables de diseño específico, cuadro de instrumentos AMG con display multifunción de 4,4", pedales de acero, una fina tapicería de cuero napa, un volante Performance...

Prueba Mercedes GLE 63 AMG: una bala, pero...

Vale, estéticamente el GLE 63 AMG es un animal espectacular, pero ¿qué transmite al volante? Arranco, y el bramido de sus dos escapes dobles me recuerda los 557 CV que esconde este V8 biturbo. Caballos y más caballos: esta es sin duda el arma más poderosa del SUV alemán, su impresionante potencia. Pisar a fondo el acelerador y notar una sacudida en tu cuerpo es todo uno. Pero ojo, porque esto no quiere decir que lleves entre manos un deportivo, ni mucho menos: su poderío bajo el capó se ve limitado por las cualidades dinámicas. Vale, es un AMG, tiene varios programas de conducción, frenos de altas prestaciones, etc. Pero a fin de cuentas se trata de un todocamino de casi 2.400 kilos (lo mismo que pesa por ejemplo un Jeep Grand Cherokee 2017 que ya hemos probado), con unas dimensiones muy respetables (4.852/1.971/1.762 mm) y con un centro de gravedad no precisamente bajo. Y los ingenieros de Mercedes-Benz hacen bien su trabajo, pero no son una especie de Mago Merlín que puedan con las leyes de la Física...

Mercedes GLE 63 AMG (2)


Eso sí, el Mercedes-AMG GLE 63 4MATIC es un SUV muy rápido en casi cualquier carretera y con él los adelantamientos son cosa de niños. El coche ha mejorado el comportamiento con respecto a su predecesor. Con sus lógicas inercias, mantiene su aplomo en el paso por curva y los balanceos de la carrocería son muy contenidos. Aquí juegan un papel decisivo la regulación activa del balanceo Active Curve System (varias estabilizadoras en el eje delantero y trasero compensan la inclinación de la carrocería), y el sistema Dynamic Select con cinco modos de conducción (Confort, Sport, Sport+, Calzada resbaladiza e Individual), que varía la configuración del motor, el cambio de marchas, el tren de rodaje y la dirección.
Con el programa Confort, el GLE ofrece el típico placer de marcha de los modelos de la marca de la estrella. La cosa cambia con el selector en Sport y, sobre todo, en Sport+. Ahí sale el GLE más rabioso: una dirección más directa, un tarado más duro de la suspensión y aún mayor capacidad de respuesta del motor. Y es que, como te comentaba antes, aunque no es un deportivo, sí puede resultar un coche divertido. Su eficaz cambio de doble embrague y la suspensión neumática Airmatic también ayudan a ello. Eso sí, no olvides lo que llevas entre manos, porque si no te puedes llevar un susto de consecuencias imprevisibles...

¿Y en el campo, qué?

Fuera de la carretera hay opciones mejores que el GLE AMG. Sin embargo, éste ofrece la posibilidad de montar una reductora con bloqueo de diferencial (Paquete On&Offroad, 2.934,92 euros), algo que algunos de sus rivales no tienen. Por lo demás, y para adentrarte por algunas pistas y trialeras no demasiado complicadas, no tendrás problema. La elevación de la carrocería gracias a la suspensión neumática también viene bien.

Mercedes GLE 63 AMG vadeo


Mucha tecnología y un extra muy apetecible

Como broche, el equipamiento tecnológico de este buque insignia está a la altura. Un avanzado equipo de infotainment, alerta de colisión con servofreno de emergencia, detector activo de cambio de carril (un extra que funciona de forma algo intrusiva) y un sinfín de opciones tan amplio como tu cuenta corriente te permita. ¿Uno de los más apetecibles? El pack AMG Driver, que incluye aumento de la velocidad máxima a 280 y un curso en la AMG Driving Academy (4.170 €). Si estás pensando en comprarte este coche, seguro que puedes pagártelo sin problema...

¿Qué nos ha parecido?

Sin duda alguna, el AMG GLE 63 es uno de los SUV más exclusivos del mercado: por potencia, acabados y, cómo no, por su precio. Su empuje es brutal cuando pisas el acelerador, pero no es necesaria tanta potencia en un coche de estas características, ya que no podrás exprimirlo todo lo que te gustaría. Eso sí, si puedes permitírtelo, te convertirás en uno de los padres más envidiados del colegio de tus hijos. Además, siempre podrás vender en casa que necesitabais un coche grande y seguro...

Lecturas recomendadas