Pasar al contenido principal

Viejas glorias: así nació el Volkswagen Golf GTI

Las mejores cosas siempre suelen llegar sin estar planeadas.

La historia del Volkswagen Golf GTI es una de esas historias emocionantes y con un cierto punto romántico, la historia de cómo una idea, a priori un poco estúpida y rompedora, terminó siendo una de las mejores ideas que jamás ha tenido el Grupo Volkswagen. El Volkswagen Golf GTI ha cumplido 40 años y lo ha hecho en plena vigencia: hoy sigue siendo una referencia entre los compactos deportivos, aunque esa idea inicial de coche sencillo, ligero, simple, pero con un toque de diversión ha derivado en un producto mucho más serio, eficaz y sólido, aunque siempre, siempre divertido. ¡Así nació el Volkswagen Golf GTI!

Te interesa: esta es la historia del Audi Quattro

Corría el año 1974. Eran tiempos complicados para el automóvil. La crisis del petróleo está golpeando duramente al mercado y las marcas deben reinventarse para sobrevivir. Volkswagen se encuentra en un momento crucial: las marcas francesas estaban renovando por completo su gama de coches humildes y eficaces, perfectos en esta época de crisis. El Renault 5, lanzado en 1972, fue el detonante para que los jefes en Wolfsburg viesen que el Volkswagen Beetle, el popular Escarabajo, necesitaba una renovación.

 

VÍDEO: No te pierdas el vueltón en Nürburgring de este Volkswagen Golf GTI Clubsport S

 

El Volkswagen Golf nacía en 1974 con ese espíritu de coche sólido, sencillo y confortable para satisfacer una necesidad de transporte de manera eficaz. En ningún momento nadie pensó en una posible versión deportiva de este pequeño utilitario diseñado por Giugiaro. Entonces, ¿cómo nació el Volkswagen Golf GTI? ¿Qué paso? Una idea, una de esas ideas que siempre suelen llegar cuando estás a solas con la almohada, una idea brillante. Un joven ingeniero y el director de Relaciones Públicas de la empresa tuvieron la misma: imaginaban una versión deportiva y divertida del pequeño Volkswagen Golf: aquí puedes ver el resultado actual, el Volkswagen Golf GTI 2017.

 

 

¿Hacia dónde vamos? Volkswagen Golf 2019

Sus nombres: Alfons Löwenberg y Anton Konrad, aquí puedes leer una entrevista con este último, considerado el padre del Volkswagen Golf GTI, realmente interesante. Ambos pensaron lo mismo: desarrollar un Volkswagen Golf más divertido, que mantuviese su simplicidad, su comodidad, pero con algo más de potencia y con una puesta a punto algo más eficaz para mejorar la diversión al volante. Ambos hombres tenían la idea clara en su mente, pero el consejo de la marca no lo iba a poner fácil: la idea fue tirada para atrás en varias ocasiones.

 

 

Como se suele decir, si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña: decidieron producir un primer prototipo de lo que tenían en mente. La verdad es que un ingeniero y un director de Relaciones Públicas (o de marketing) pueden tener mucho peligro juntos y en este caso fue así. Tomaron un Volkswagen Golf y le metieron el motor de 1.6 litros con dos carburadores Weber derivado del Volkswagen Scirocco, le metieron una suspensión más firme derivada de los coches de rally. Lo probaron y la conclusión fue que eso era inconducible. El proyecto parecía condenado al baúl de los recuerdos.

No te lo pierdas: ¿Merece la pena comprar un Peugeot 308 GTI de segunda mano?

No obstante, ni Lowenberg ni Konrad se rindieron y su idea fue convenciendo a otros trabajadores de la marca. Esa determinación por una idea fue el verdadero éxito y el verdadero origen del Volkswagen Golf GTI. Se creó un equipo de trabajo en la clandestinidad, el Sport Golf Team estaba formado por los dos miembros originales y por otros cuatro personajes clave a la hora de desarrollar un coche: Hermann Habitzel, desarrollador del proyecto Golf, Jürgen Adler, ingeniero de interiores, Herbert Schuster, jefe de probadores y Horst-Dieter Schwittlinsky, de marketing.

Sí, el primer Volkswagen Golf GTI nació en un garaje y el principal combustible de sus padres era el café y los bizcochos que preparaba la mujer de Anton Konrad. El equipo tenía claro dos cosas: debía ser conducible y relativamente confortable y debía ser económico. Aprovecharon piezas de otros coches del grupo, como la dirección del Scirocco, el motor de 1.6 litros del Audi 80 GT y los asientos de Recaro. A finales de 1974, el proyecto Sport Golf ya era un secreto a voces en los pasillos de Wolfsburg.

 

 

A comienzos de 1975 solamente quedaban dos dudas encima de la mesa: cómo lo iban a modificar estéticamente y cómo lo iban a llamar. Para el Salón de Frankfurt de 1975, el equipo de la marca había aprobado la presentación del coche. Finamente el Volkswagen Golf GTI fue presentado con un motor de 1.588 cc con inyección electrónica Bosch K-Jetronic que generaba 110 CV a 6.100 vueltas. Con un peso de 810 kg, el ‘Sport Golf’ era capaz de acelerar de cero a cien en nueve segundos. El éxito fue inmediato y el Volkswagen Golf GTI empezó una producción en masa que sigue a día de hoy, 42 años más tarde. 

Alfons Löwenberg y Anton Konrad fueron fieles a una idea, sabían que era una buena idea y pese a la crisis, sabían que había mercado para un coche económico, sencillo, pero con un toque deportivo. Gracias a su determinación y al de resto de colaboradores del proyecto hoy disfrutamos de uno de los mejores coches de la historia. Simplemente se puede decir una cosa: ¡gracias!


 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear