Estos son los riesgos de conducir un superdeportivo por la ciudad

En este vídeo vas a ver uno de los problemas más comunes con el que te puedes encontrar, si conduces con un McLaren P1 por el centro de la ciudad.

Conducir un superdeportivo como si se tratara de un compacto o de un urbano, tiene sus ventajas y sus desventajas. En el vídeo vas a ver lo segundo, los problemas que te puedes encontrar si conduces tu superdeportivo por el centro de la ciudad. Para lo primero, las ventajas, estás harto de escuchárselas a tu cuñado así que no te las voy a enumerar.

Lo más normal, es que después de gastarte una pequeña fortuna en un superdeportivo, no lo uses demasiado para no sufrir riesgos innecesarios. Es cierto que ya pudiste leer la noticia del hombre que iba a trabajar todos los días en un McLaren P1 como el del vídeo, pero como dice Matías Prats, permítame que insista: yo no lo haría.

También te puede interesar: El hombre que lleva 130.000 km en su McLaren 12C Spider

Si a pesar de todas las incomodidades y desventajas decides usarlo por la ciudad, tienes que entender que por ejemplo puedas ser aplastado entre un camión y la pared. Esto es lo que se encontró el propietario del McLaren P1 del vídeo de arriba, que conducía por las calles de Estocolmo.

No digo que sea una maniobra difícil, pero sí que más de uno no se atrevería a hacerla. Otro factor a tener en cuenta, es la nula ayuda de la gente que pasea por la acera. En lugar de hacer indicaciones, se limitan a hacer fotos o el mismo vídeo. Tampoco pasa desapercibida la maniobra del conductor del camión. El ‘ya si eso te mueves tú’ se refleja en su cara y asiste a la maniobra del McLaren P1 con total tranquilidad sin mover un centímetro su camión.

Sin embargo, hay que tener en cuenta también que toda la gente que ha conducido y probado el McLaren P1, dice que se maniobra muy bien en él y que es más pequeño de lo que parece, con lo que ese extra de confianza ya lo tiene ganado.

De todas formas la pregunta es: ¿Si tuvieras un superdeportivo lo usarías igual?

Lecturas recomendadas