Pasar al contenido principal

Tienes 5 millones de euros: ¿Ferrari F50 o Ferrari LaFerrari?

El ‘¿Cuál comprar?’ más loco de la historia.

hiperdeportivos a la venta negro deportivos italia

Tanto es así que no voy a utilizar todos los parámetros que normalmente utilizamos a la hora de elegir la compra de un coche: no es lo mismo elegir entre un Seat Ateca o un Mitsubishi Eclipse Cross que hacerlo entre dos de los coches más emocionantes de la historia, dos de los mejores modelos Ferrari: el Ferrari F50 y el Ferrari LaFerrari. ¿Cuál es mejor? ¿Cuál habría que comprar antes? Bueno, esto último es algo complejo ya que lo primero que debes hacer es tener suficiente dinero como para tener un presupuesto de cinco millones de euros para gastar en un coche. ¡Te podrías comprar 25 Mercedes-AMG GT R!
 

Ferrari F50 o Ferrari LaFerrari: diseño

Los dos son hiperdeportivos de Ferrari, los dos son agresivos, afilados y estéticamente abrumadores. Ahora bien, los dos son de épocas distintas y cada uno de ellos tiene sus matices. El Ferrari F50 es la evolución del Ferrari F40 que pude probar hace un tiempo y, en aquella época, para conseguir la mejor aerodinámica se necesitan grandes alerones que, de paso, se convertían en emblemas estéticos. El F50 es afilado y su apertura en el capó recuerda a los monoplazas de Fórmula 1 de la marca. Es muy bajo y ancho y en la parte trasera, una rejilla permite ver elementos técnicos como los amortiguadores o el colector de escape. ¡Qué maravilla!

 

 

El Ferrari LaFerrari es todavía más abrumador a nivel estético, más afilado y más agresivo, especialmente en el frontal. Es quizás menos dramático que el Ferrari Enzo y quizás se puede alinear más en la línea del F50, especialmente hablando de proporcionalidad y de elegancia deportiva. Prácticamente 20 años separan a uno y a otro, pero en el fondo, salvo pequeños matices, representan exactamente lo mismo y estoy convencido que dentro de unos cuantos años, los veremos como una clara evolución en el mismo sentido. 

 

Ferrari F50 o Ferrari LaFerrari: interior

Puertas adentro, las similitudes se mantienen: minimalismo y pasión por la conducción. Todo está pensado para estar pendientes de lo que hay que estar pendiente. Es cierto que con el paso de los años los superdeportivos han dulcificado un poco sus interiores y ahora son más lujosos: en el F50 los backets son casi de carreras, tapizados en cuero y alcántara y con numerosas inserciones en fibra de carbono. El conductor está ‘tumbado’ en el suelo y la sujeción lateral es total. El salpicadero se puede resumir en tres bocas de aire del sistema de climatización. Fin.

 

 

El Ferrari LaFerrari en cambio sí cuenta con más elementos de distracción, empezando por un volante con numerosos mandos desde el cual manejar desde los diferentes modos de tracción hasta los limpiaparabrisas. En el salpicadero también vemos un mando que controla la radio y otro que controla el climatizador. El maravilloso pomo metálico del cambio manual del F50 se sustituye por un ‘brazo’ de fibra de carbono con el botón de marcha atrás o del modo automático del cambio. Quizás sea más eficaz, pero pierde algo de romanticismo: es lo que tienen los coches nuevos.

 

Ferrari F50 o Ferrari LaFerrari: motor

20 años han pasado pero en ambos coches encontramos un V12 atmosférico. ¡Cómo no! No obstante, las semejanzas terminan ahí: el F50 es pasión mecánica, es brutalidad y es pasión por las altas prestaciones a la ‘vieja escuela’. El motor del F50 deriva directamente del propulsor V12 del Ferrari 641 de Fórmula 1, que aumenta su cilindrada hasta los 4,7 litros. Un motor nacido en la competición con un comportamiento brutal y emocionante. Sus 520 CV se envían a las ruedas traseras mediante un cambio manual de seis velocidades.

 

 

El Ferrari LaFerrari es otro asunto completamente diferente: el motor V12 es más grande, con una cilindrada de 6,3 litros y mucha más potencia: 800 CV. Ahora bien, por si esto fuera poco, se ha instalado un motor eléctrico que genera 163 CV extra en un sistema bautizado como HY-KERS: el par combinado es de 900 Nm, mientras que la potencia es de 963 CV, casi el doble que el F50. Por supuesto es más brutal, más rápido, pero no estoy muy seguro que sea mucho más emocionante.

 

Ferrari F50 o Ferrari LaFerrari: ¿cuál comprar?

Pese a sus muchas diferencias, hay algo en lo que concuerdan: el precio. Recientemente se han puesto a la venta dos ejemplares, uno de cada, los dos pintados en color negro y los dos con base en Nueva York. Ambos modelos son raros en color negro, aunque quizás lo sea todavía más el F50: hay que tener en cuenta que el F50 es más exclusivo, gracias a una producción menor: por ejemplo, solamente cuatro ejemplares se fabricaron en negro: aqui puedes ver los dos anuncios.

 

 

El Ferrari LaFerrari es algo más común en negro: a su favor hay que decir que es mucho más rápido y su imagen es absolutamente brutal. El F50 es más romántico, un producto más radical y difícil de conducir, con un motor derivado de la Fórmula 1 capaz de alcanzar las 10.000 revoluciones por minuto. La evolución está ahí y probablemente el LaFerrari sea mejor en todo, pero el F50 es mucho F50. Necesitaría mucho tiempo para decidirme entre uno y otro, pero como probablemente sea tu caso, no tendremos este problema, ya que estamos lejos de los 5 millones de euros necesarios para comprar estas joyas italianas.

Fotos: Hemmings

No te pierdas todos los Ferrari del mercado actual

Lecturas recomendadas