Pasar al contenido principal

La guía de concepts de Top Gear: el Alfa Romeo Carabo

Alfa Romeo tuvo un superdeportivo con forma de cuña antes que Lamborghini. Te presentamos el loquísimo Carabo.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Craig Jamieson/Fotos: Bertone, Brian Snelson, nakhon100.

Si fueras a dibujar un superdeportivo ahora mismo, seguramente se parecería mucho al concept Alfa Romeo Carabo. Con su forma de cuña, esas tomas de aire y sus gruesas ruedas traseras, es justo en lo que pensamos cuando evocamos el diseño de los coches más llamativos de los años 70.

Aunque el Carabo no era de esa década. De hecho, debutó en los 60, cuando las líneas suaves y continuas del Lamborghini Miura, el Aston Martin DB6 y el Toyota 2000GT estaban de moda.

Más concepts de Top Gear: el Saab PhoeniX Concept

Empieza con Marcello Gandini, que ya es decir bastante. Casi tenía listo el Miura, junto a Paolo Stanzani, Gian Paolo Dallara y Bob Wallace. De su lápiz de dibujo salió, prácticamente, cada Lamborghini clásico, además del Alfa Montreal, el Lancia Stratos y el Bugatti EB110.

La guía de concepts de Top Gear: el Audi Avus quattro.

El Alfa Carabo, sin embargo, es el modelo con el que comenzó la revolución de las cuñas de Gandini. Con un morro bajo y plano, gracias a un V8 montado en posición central/trasera, el Carabo medía 98,8 cm de altura. Sí, 2,8 menos que el Ford GT40.

Por primera vez, se presentaban puertas tipo ‘ala’, pero con las bisagras en el pilar frontal, no en el techo, destinadas a convertirse en un rasgo que definió los superdeportivos muchas décadas después de que Gandini lo reviviera para el Countach.

La visión de esos neumáticos traseros rechonchos, con un perfil muy alto (venían del Alfa Romeo 33), incrustadas en una zaga llena de conductos, láminas y ranuras, nos provoca reacciones que no deben describirse en una web como ésta.

El V8 es diminuto para los estándares actuales, pues sólo tiene 2 litros de cubicaje. Pero su construcción de aluminio, su posición plana y su carácter de carreras significaban que podía alcanzar más revoluciones (por encima de 9.000 rpm, para ser exactos) que un V8 medio. Así, contaba con 233 CV para ofrecer, que podían impulsar el Alfa 33 Stradale (en el que se basaba el Carabo) de 0 a 100 en 5,5 segundos.

Bien, dicho 33 Stradale es, posiblemente, uno de los modelos más bonitos que Alfa ha fabricado –por algo está tras este concept-, pero el Carabo, más adelantado a su tiempo, no tiene nada que envidiarle. Y, al estar basado en un coche de producción, la marca y Bertone se preocuparon de que el prototipo fuera un vehículo completamente operativo. Efectivamente: desde su cambio manual de seis marchas a sus faros ‘laminados’, todo funciona. Según la definición italiana de esta palabra, en cualquier caso.

Por desgracia, el Alfa Carabo nunca pasó de ser un concept, pero el impacto de esa cuña en el mundo de los superdeportivos fue increíble. Gandini siguió repitiendo esas formas en el Lambo Countach, el Lancia Stratos y el Ferrari 308 GT, por ejemplo. Pero… ¿no es éste el mejor de todos?

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear